Central de Turnos:     4821 6900
Turnos por Whatsapp:   11 3700 8000

Revistas

Contacto

Servicios

Diagnóstico Pediátrico





Pediatría - Ecografía abdominal pediátrica



La ecografía o ultrasonografía es un método de exploración que obtiene imágenes del interior del cuerpo usando ondas sónicas de alta frecuencia. Los ecos producidos por estas ondas al incidir en los distintos tejidos del organismo son reflejados y recogidos para formar una imagen. La ecografía se realiza en tiempo real, es decir que permite observar el movimientos en los tejidos y órganos internos, como puede ser la sangre circulando o el movimiento de las asas intestinales. Esta característica permite diagnosticar un abanico amplio de patologías.
La Ecografía no usa radiaciones ionizantes.

En los niños, las indicaciones de la ecografía abdominal son muy amplias ya que permite estudiar muy bien todos los órganos abdominales como son el apéndice cecal, el hígado, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas, los intestinos, los riñones y la vejiga.
La ecografía es muy útil para valorar el dolor abdominal en el niño. La apendicitis aguda es la causa más frecuente de cirugía urgente abdominal en el niño después de los traumatismos y la ecografía es una técnica rápida, no dolorosa y fiable para diagnosticarla.
En general, la ecografía ayuda al médico a identificar la causa de dolor abdominal, mostrando cálculos en la vesícula o en el riñón, abscesos o apendicitis. Sirve para guiar procedimientos intervencionistas como son las punciones con aguja fina de lesiones para su estudio citológico o bacteriológico. Ayuda a identificar la causa de agrandamiento de un órgano abdominal y a localizar líquido anormal dentro del abdomen.

Debe vestir a su hijo de forma cómoda, con ropa amplia. La preparación varía dependiendo de la región a examinar y de la patología que se sospecha. Según el caso, se le indicará que el niño guarde una ayuna de alimentos sólidos y líquidos desde 12 horas antes de la exploración o bien que beba seis vasos de agua dos horas antes del estudio y no orine para poder estudiarlo conla vejiga llena. Generalmente no se precisa sedación.

Un aparato de ultrasonidos (o ecografía) consiste en una consola, que contiene el ordenador del equipo, un monitor semejante al de la televisión, en el que se ven las imágenes ecográficas, y un transductor que es un dispositivo de pequeño tamaño, con forma de pastilla, que está unido al equipo por un grueso cable y que se desliza por la piel de la zona a estudiar. El radiólogo, o el técnico radiólogo que realiza la exploración, extiende un gel acuoso y transparente sobre la piel cuya misión es facilitar la transmisión de las ondas sonoras. Seguidamente desliza el transductor sobre la piel y las imágenes de los tejidos y órganos que se encuentran debajo comienzan a aparecer en el monitor.

La ecografía o ultrasonografía se basa en el mismo mecanismo que emplean los radares.
El sonido enviado en una dirección choca con los objetos y rebota en forma de eco de ondas sonoras que dan información sobre el objeto, a que distancia se encuentra y como es su superficie.
El transductor funciona como emisor y receptor de ondas sonoras. Cuando se aplica sobre la piel envía ondas de alta frecuencia, no apreciables por el oído humano, hacia el cuerpo. Estas ondas son reflejadas en mayor o menor grado dependiendo de la naturaleza de los tejidos en los que inciden, y son recogidas por el transductor que las envía al computador situado en la consola para ser procesadas y transformadas en una imagen. Este proceso se realiza en tiempo real, es decir la imagen en el monitor cambia constantemente reflejando en cada momento los movimientos que se producen.
En la ecografía-doppler, el transductor recoge las variaciones en las ondas creadas por el movimiento de la sangre circulante en los vasos arteriales y venosos, y es capaz de establecer la velocidad del flujo sanguíneo y su dirección.
La imagen puede ser detenida en el momento oportuno y capturada para ser impresa en una película radiográfica.
El paciente se tumba en una camilla y el radiólogo o el técnico aplican el gel sobre la piel del abdomen para facilitar la transmisión de las ondas sónicas. A continuación se presiona suavemente el transductor contra la piel y se mueve lentamente realizando un barrido de la zona a estudiar. Al mismo tiempo, las imágenes ecográficas van apareciendo en el monitor. Una vez terminado el procedimiento el paciente puede irse, no precisando ninguna recomendación ni cuidado especial.
La exploración no producedolor y generalmente dura menos de 30 minutos.

El radiólogo es un médico especialista en ecografía y en otras técnicas de imagen. Él analizará las imágenes ecográficas, emitirá un informe con el diagnóstico más probable y lo enviará al médico que solicitó la exploración que será quien le comunique a usted el resultado.

Los beneficios son los siguientes:

Es una exploración rápida y fiable para estudiar situaciones urgentes abdominales como puede ser la apendicitis aguda.
Es una exploración que causará a su hijo menos miedo y nerviosismo que la resonancia magnética (RM) o la tomografía computarizada (TC). No es necesario que el paciente esté absolutamente inmóvil durante el estudio como ocurre con la TC y la RM.
Es una exploración indolora, con un coste bajo y no es agresiva. No expone a su hijo a radiaciones ionizantes.

La ecografía no sirve para estudiar lesiones dentro de los huesos (para ello debe realizarse TC o RM). Tampoco sirve para estudiar el estómago o los intestinos ya que están llenos de aire y el aire no transmite bien las ondas sonoras.



Pediatría - Cistouretrografía retrógrada pediátrica



Es una prueba de imagen que consiste en administrar contraste diluido, a través de un catéter que luego se retira. Se valora el paso de orina por vejiga y uretra y se diagnostican anormalidades del tracto urinario inferior.

El reflujo vesicoureteral. Se trata de una anomalía en las valvas ureterales que no impiden el reflujo de orina desde la vejiga. Se relaciona con infecciones derepetición. Se aprecia en el 40% de recién nacidos y en el 25% de niños. La mayoría de las veces es congénito o asociado a alta presión en vejiga o a infecciones previas.

Ropa desprovista de objetos metálicos.
La sedación no se suele utilizar para evitar la micción del niño durante la intervención.

Mesa movible con tubo fluoroscópico para obtener imágenes a tiempo real que se están visualizando en un monitor. La presencia de un técnico y un radiólogo.

Obtiene una imagen de densidad aumentada por la administración de contraste que permite valorar anormalidades.

La enfermera coloca al niño sobre la mesa y éste debe mostrarse colaborador.
Se obtienen imágenes previa introducción de contraste.
Se limpiará la zona con sustancias específicas y se introducirá un tubo estéril a través de la uretra hacia la vejiga. El tubo se conecta a una bolsa de contraste que va cayendo por gravedad hasta que la vejiga está llena.
El radiólogo visualiza si existe reflujo hacia los uréteres. Después se obtienen una serie de imágenes y se permite al niño evacuar completamente y se obtienen varias imágenes postevacuación.

Es indolora. Puede sentir frío durante la esterilización y en algunos casos pequeñas molestias al introducir el contraste. Se permitirá a los padres permanecer en la sala.

Un radiólogo que remite su diagnóstico al pediatra.

Beneficios:

Nos da información detallada en el manejo de estas anormalidades lo que permite evitar el daño renal.
Es mínimamente invasiva y las complicaciones son raras.
Suficiente información para tratar la alteración de forma conservadora y evitar cirugía.
Rápida , indolora y más barata que RM o TC.

Riesgos:

Exposición a los rayos X.
Adecuada colimación.
Dosis radiante.
Estos riesgos son minimizados con el uso de aparatos de alta velocidad, el establecimiento de stándares y el control del método.

No es una técnica adecuada en la valoración de la obstrucción renal.
No se debe realizar en el momento de infección urinaria activa.