Central de Turnos:     4821 6900
Turnos por Whatsapp:   11 3700 8000

Revistas

Contacto

Servicios

Ecografía y Doppler





Ecografía abdominal



La ecografía abdominal, también llamada ultrasonografía, es un método que obtiene imágenes del cuerpo humano enviando ondas sonoras de alta frecuencia, indetectables por el oído humano, hacia el abdomen. Estas ondas rebotan en los distintos tejidos del abdomen y son parcialmente reflejadas en forma de eco y recogidas y procesadas en un ordenador para formar una imagen ecográfica.?La ecografía se basa en los mismos principios físicos que el radar usado por los murciélagos o los barcos; el eco producido por la onda sonora incidiendo en un tejido nos da información sobre la distancia a la que se encuentra, su tamaño, su forma y su composición (sólido, líquido, mixto).?La imagen ecográfica se muestra en tiempo real, es decir refleja los movimientos que se están produciendo en la zona que está siendo estudiada, por lo tanto permite estudiar la circulación de la sangre por los vasos arteriales y venosos.?La Ecografía-Doppler estudia los vasos sanguíneos y muestra obstrucciones vasculares por coágulos, estrecheces o bucles en los vasos, que puedan causar falta de riego sanguíneo a los tejidos; también permite calcular el grado de estenosis y el volumen y la velocidad del flujo sanguíneo en un punto determinado. Por lo tanto es útil para valorar si el paciente precisa tratamiento de sus lesiones vasculares y cuál es el más adecuado.

El ecógrafo consiste en una consola, que contiene los mandos y el ordenador, un monitor parecido a una televisión en el que aparece la imagen ecográfica, y un transductor, que es un dispositivo con forma de pastilla que está unido a la consola por un grueso cable y que tiene dos funciones: emite las ondas sonoras y recoge los ecos que se producen al chocar éstas con los tejidos.?La imagen ecográfica del monitor también puede detenerse y capturarse para ser impresa en una película radiográfica o en papel especial.

La ecografía se emplea para estudiar los riñones, el hígado, el páncreas, el bazo y los vasos sanguíneos del abdomen. La ecografía es muy útil para diagnosticar las causas de dolor abdominal como la litiasis biliar o renal (piedras en la vesícula biliar o en el riñón) o la apendicitis. Muestra el aumento de tamaño de los órganos abdominales y la presencia de masas tumorales y su naturaleza, sobre todo diferencia entre masas sólidas y quísticas. También sirve para estudiar la ictericia ya que permite diagnosticar la dilatación de los conductos biliares.?Se usa para guiar procedimientos intervencionistas como son las punciones con aguja de las lesiones abdominales (sirven para obtener un diagnóstico histológico o realizar un análisis microbiológico) y la colocación de catéteres para drenar abscesos u otras colecciones líquidas.?La Ecografía-Doppler se usa para estudiar los vasos abdominales, tanto arteriales como venosos y diagnosticar trombos, placas arterioescleróticas, estenosis, anomalías congénitas, etc.

Debe vestirse con ropa cómoda y ancha. Las instrucciones a seguir dependerán del tipo de ecografía que le vayan a realizar. Probablemente le pedirán que no coma ni beba desde unas horas antes de la exploración. También pueden indicarle que no orine para realizar la exploración con la vejiga llena.La exploración es indolora, rápida y cómoda para el paciente. Se le tumbará en una camilla y el radiólogo, o técnico que realice la exploración, le extenderá un gel acuoso sobre la piel de la zona a estudiar. Este gel facilita la transmisión de las ondas sonoras. A continuación realizará un barrido del abdomen, presionando y deslizando el transductor sobre la piel y, al mismo tiempo, las imágenes ecográficas irán apareciendo en la pantalla del monitor.La exploración dura unos 30 minutos.

El radiólogo, que es un médico especializado en diagnóstico por la imagen en ecografía y otras técnicas radiológicas, analizará las imágenes, emitirá un informe con los hallazgos encontrados y el diagnóstico más probable y lo enviará a su médico quién le entregará a usted los resultados.

Beneficios:– La ecografía es una técnica no invasiva (normalmente no se utilizan agujas ni inyecciones), indolora y rápida.– No utiliza radiaciones ionizantes. Por ello está indicada en la mujer embarazada y en el estudio del feto.– Es asequible y tiene bajo coste económico. Es fácil de realizar.– Sirve para guiar procedimientos invasivos como las punciones o drenajes.Riesgos:– No se conocen riesgos derivados de sus aplicaciones en medicina.Limitaciones:– No permite estudiar el estómago ni el intestino ya que el aire no transmite el sonido. Los pacientes con mucho gas abdominal son malos candidatos para el estudio ecográfico de estructuras abdominales profundas, como la aorta o el páncreas, ya que el gas enmascara estos órganos.– La obesidad limita la calidad de la ecografía.– No permite estudiar el interior de los huesos ya que las ondas sonoras no los pueden penetrar.



Ecografía obstétrica



La ecografía o ultrasonografía es un método diagnóstico que emplea ondas acústicas de alta frecuencia (ultrasonidos) y obtiene imágenes de los órganos internos al captar el eco de estas ondas. Es una exploración que no emplea radiación ionizante.?La ecografía obstétrica se usa para diagnosticar la existencia de embarazo y valorar la situación del embrión o el feto.

La ecografía obstétrica se debería hacer únicamente en aquellos casos que haya indicación clínica. Algunas de las indicaciones son:?• Establecer la existencia de un embrión/feto vivo?• Estimar el tiempo del embarazo?• Diagnosticar malformaciones congénitas?• Valorar la posición del feto?• Valorar la posición de la placenta?• Determinar si es un embarazo múltiple (gemelar)

Es conveniente llevar ropa suelta y si es posible de dos piezas. Durante la exploración sólo hay que descubrir la parte baja del abdomen, y si lleva ropa de dos piezas evitará tener que desnudarse del todo. Si la ecografía se hace al principio del embarazo es necesario que tenga la vejiga llena para que el aire del intestino no interfiera el paso del sonido e impida el estudio del útero y del embrión/feto. Aproximadamente hora y media antes de la prueba debe orinar y después beber hasta 6 vasos de líquido (aprox. 1,5 litros) y no orinar durante este tiempo. En embarazos avanzados (2º-3º trimestre) no es necesario tener la vejiga llena.?En ocasiones al principio del embarazo se puede hacer la ecografía por vía transvaginal, en este caso la vejiga tiene que estar vacía.?Cuando pida la cita para la ecografía debe preguntar por el tipo de preparación que tiene que hacer.

El ecógrafo es un equipo con un y transductor o sonda conectado a un monitor por un cable. El transductor o sonda es un dispositivo parecido a un micrófono. El radiólogo administra un gel sobre la zona a explorar y aplicará la sonda sobre la piel. La imagen aparece inmediatamente en la pantalla. A veces la propia paciente puede ver el monitor.

La imagen ecográfica se basa en el mismo principio que el sonar que usan los buques para detectar submarinos o los barcos pesqueros para detector bancos de peces.?Se lanza un haz de ultrasonido hacia un objeto y el eco que produce se usa para saber a qué distancia está el objeto, que forma tiene y su estructura interna (sólido, líquido o mixto).?El transductor tiene dos funciones, actúa como altavoz emitiendo el sonido y como micrófono, registrando el eco.?En una ecografía obstétrica cuando se aplica el transductor en la piel se produce un haz de sonido de alta frecuencia inaudible (ultrasonido) que se dirige hacia la pelvis y la zona inferior del abdomen. Las ondas ultrasónicas que forman el eco del feto y de los tejidos que lo rodean (útero, placenta) son captadas por el transductor. Las pequeñas variaciones de estas ondas se usan para reconstruir la imagen en el monitor. Estas imágenes son en tiempo real, es decir se puede ver el movimiento de las estructuras y órganos estudiados. Las imágenes en tiempo real se pueden grabar en un video. Además, normalmente, se “congelan” algunas de las imágenes para obtener una serie de imágenes estáticas que se pueden imprimir en una placa o en una impresora de papel.?Las imágenes de la ecografía convencional representan cortes finos (como rebanadas de una barra de pan). La ecografía 3 D (tridimensional), gracias a los modernos ordenadores, permite obtener imágenes tridimensionales (como si reconstruyéramos la imagen de la barra de pan desde las rebanadas). Y el último avance es la imagen 4D que se trata de imágenes 3D en movimiento (tiempo real).?La ecografía Doppler consiste en la aplicación de los ultrasonidos para detectar el flujo de la sangre, determinando la dirección y velocidad de la sangre dentro de un vaso sanguíneo. Basándose en el efecto Doppler se puede estudiar el flujo sanguíneo midiendo el cambio de la frecuencia de los ecos reflejados por las células sanguíneas.?El movimiento del feto y su latido cardíaco se puede ver como una película “ecográfica”. Casi todos los ecógrafos pueden convertir el latido cardíaco y el flujo de la sangre por los vasos sanguíneos del feto y del cordón umbilical en sonidos audibles por el oído humano.

La paciente tiene que tumbarse boca arriba en la camilla descubriendo la parte inferior del abdomen. El radiólogo aplicará un gel sobre la piel, que permite una mejor transmisión del ultrasonido impidiendo que se interpongan pequeñas burbujas de gas entre el transductor y la piel de paciente, además facilita el deslizamiento de la sonda por la piel.?A veces se puede hacer la exploración por vía transvaginal, en estos casos el transductor se introduce en la vagina. Esta técnica mejora el detalle de las imágenes del útero y ovarios, es especialmente útil en el primer trimestre de embarazo.?La exploración dura aproximadamente 20 minutos.

Es una exploración indolora, se puede notar más o menos la presión de la sonda en el abdomen lo que puede producir alguna molestia sobre todo si tiene la vejiga llena. A veces el radiólogo tiene que apretar un poco más para acercar la sonda al embrión/feto. También se puede notar una sensación desagradable cuando se aplica el gel frío sobre la piel.?Cuando la exploración se realiza por vía transvaginal se puede notar una ligera molestia cuando se introduce la sonda o cuando ésta se mueve dentro de la vagina.

Un radiólogo, que es un médico especialista en ecografía obstétrica y otros exámenes radiológicos, analizará las imágenes y realizará un informe que se mandará debidamente firmado al médico que ha solicitado el estudio ecográfico o bien se entregará a la paciente para que se lo lleve a su médico.?La tecnología digital permite la distribución de los informes y las imágenes vía Internet.

La ecografía no emplea radiaciones ionizantes por lo que no se radia ni a la madre ni al feto? No se han demostrado efectos perjudiciales para la madre ni para el feto, ya que los equipos de ecografía diagnóstica están diseñados para evitar que se deposite energía calórica en el feto ni en la madre? De todas formas la ecografía solo se debe realizar cuando haya una indicación clínica y sea solicitada por un médico.

La ecografía obstétrica no detecta la totalidad de las anomalías fetales, por lo que cuando exista sospecha clínica o analítica de anomalías congénitas habrá que realizar pruebas invasivas no radiológicas como la amniocentesis (toma de una muestra de líquido amniótico que rodea al feto) o una muestra de vellosidades coriónicas (estudio del tejido de la placenta) para determinar el estado del feto. Otra opción es que el médico que controle el embarazo remita a la paciente a un ginecólogo especialista en embarazos de alto riesgo.



Ecografía testicular



Los ultrasonidos son emitidos a través de una sonda, se reflejan y vuelven en forma de imagen. No son radiaciones ionizantes y las imágenes se obtienen en tiempo real, lo que permite ver el movimiento de los órganos o el flujo sanguíneo.?Es la primera prueba diagnóstica en pacientes con dolor testicular, inflamación, masa palpable o trauma.

La valoración del epidídimo ( colector del esperma producido en el testículo), el teste y la próstata.?Una causa de dolor agudo e inflamación suele ser debida a epididimitis. Si no se trata rápidamente puede evolucionar a un absceso y pérdida sanguínea testicular.?Un testículo no descendido aparece en el 3% de los nacidos a término. Su diagnóstico precoz es muy importante por su alta probabilidad de desarrollar neoplasia.?La torsión testicular supone una urgencia quirúrgica. Está relacionada con una alteración en el desarrollo fetal y se manifiesta en la adolescencia con un fuerte dolor que puede llevar a la necrosis y pérdida del teste.?La mayoría de las masas palpables se encuentra en el escroto, fuera del teste y suelen ser benignas, las patologías malignas se caracterizan por ser masas intratesticulares y se pueden acompañar de colecciones líquidas anormales o vascularización anómala.

No es necesaria ninguna preparación especial.

Ecógrafo, ecografista experimentado y gel conductor de sonido.

El transductor actúa como un amplificador y un micrófono, las ondas vuelven y se obtienen imágenes de las distintas estructuras testiculares. El gel permite una mayor transmisión del sonido.

Se obtienen imágenes en tiempo real, pasando el transductor por la piel del escroto y valorando las distintas estructuras durante un tiempo aproximado de 30 minutos. El ecografista le explicará y le hará las cuestiones que crea oportunas acerca de los síntomas.

El radiólogo que es un médico experto en ultrasonidos, emite su informe y se lo hace llegar a su médico de atención primaria o especialista relacionado con la patología.

Beneficios

Primera prueba de depistaje de patología testicular.
No invasiva
Disponible fácilmente
No utiliza radiación ionizante
Puede valorar la estructura, movimiento y función de órganos y vasos
Exploración en tiempo real que constituye una excelente herramienta como guía en procesos mínimamente invasivos como la toma de biopsias

Riesgos
No se conocen riesgos con este procedimiento.

Limitaciones de la prueba
Relacionadas únicamente con la imposibilidad del paciente de permanecer en la postura adecuada.



Ecografía pélvica



La ecografía o ultrasonidos se refieren al envío de ondas de sonido a través del cuerpo. Las ondas sonoras son reflejadas por los órganos internos. Los reflejos son interpretados por instrumentos especiales que posteriormente crean una imagen de una parte anatómica. En la imagen ecográfica no se utilizan radiaciones ionizantes (rayos x)?Para las mujeres, la ecografía pélvica es el método más frecuente de examen del útero y ovarios y, durante el embarazo, para monitorizar la salud y el desarrollo del embrión o feto. En el hombre, la ecografía pélvica se centra en la vejiga y la próstata. Las imágenes de la ecografía se capturan en tiempo real, por ello, pueden demostrar movimiento de los tejidos internos y órganos, así como el flujo sanguíneo de arterias y venas.

Millones de padres expectantes han visto la primera “foto” de su hijo aún no nacido gracias a la ecografía del útero y feto (ver la página Ecografía Obstétrica). Sin embargo, la monitorización del desarrollo fetal no es la única razón del examen ecográfico pélvico.?Para la mujer, las exploraciones ecográficas pueden ayudar a determinar las causas de dolor pélvico, sangrado anormal, u otros problemas menstruales. Las imágenes ecográficas pueden también ayudar a identificar masas palpables tales como quistes ováricos o fibromas uterinos, así como cánceres ováricos o uterinos. Ecohisterografía (ecografía con infusión salina) es una relativamente nueva en la que la solución salina estéril se inyecta en el útero mientras se realiza una ecografía transvaginal. El propósito es distender la cavidad uterina (cavidad endometrial) en busca de pólipos, miomas, o cáncer, en especial en pacientes con sangrado uterino anormal. Otras indicaciones incluyen la evaluación de la cavidad uterina buscando anomalías uterinas (formas uterinas anormales desde el nacimiento) o cicatrices. El suero salino delimita la lesión y facilita la visualización y las medidas. Algunos médicos la utilizan también en el estudio de la infertilidad. La inyección de suero salino y aire permite al médico buscar aire pasando a través de las trompas de Falopio, indicando permeabilidad de las trompas.?En el hombre, la ecografía pélvica es una valiosa herramienta para la evaluación de la próstata y las vesículas seminales.?La ecografía pélvica puede ayudar en la identificación de cálculos, tumores y otras enfermedades en la vejiga urinaria tanto en hombres como en mujeres. Ya que la ecografía proporciona imágenes en tiempo real puede ser usada como guía en procedimientos como biopsias con aguja, en ella se usa una aguja para tomar muestras de células de una zona anormal para ser estudiada en el laboratorio. Ecografía Doppler es otro método ecográfico que puede usarse para evaluar el flujo sanguíneo de los vasos pélvicos.

Deberías vestirte de forma confortable, con ropa poco apretada. Para algunas exploraciones, le pueden pedir que beba hasta 6 vasos de agua las dos horas previas a la exploración, de manera que la vejiga se encuentre llena cuando comience la exploración. La vejiga llena ayuda en la visualización del útero, ovarios y la pared de la vejiga. Para las exploraciones transvaginales no es necesario que la vejiga se encuentre llena.

El equipo consiste en un transductor y un sistema monitorizado. El transductor es un aparato pequeño, manejado por la mano que se parece a un micrófono. El radiólogo o ecografista extiende un gel lubricante en la parte inferior del abdomen, donde están localizados el útero y los ovarios, y presiona entonces el transductor firmemente contra la piel. En la ecografía transvaginal se utiliza un transductor alargado como una varilla, cubierto y lubricado que es colocado en el interior del canal vaginal.?La imagen ecográfica es inmediatamente visible en una pantalla cercana que se parece mucho a una pantalla de ordenador o de un televisor. El radiólogo o ecografista mira la pantalla durante el examen y captura las imágenes representativas para guardarlas. Frecuentemente el paciente es capaz de verlas también.

La imagen ecográfica se basa en los mismos principios que el sonar de los murciélagos, barcos y pescadores con detectores de pescado. Como un sonido controlado rebota contra un objeto, sus ondas ecogénicas pueden ser usadas para identificar un objeto lejano, determinar su forma, tamaño y consistencia interna (líquido, sólido o mixto).?Las funciones del transductor son tanto como altavoz (para crear sonido) como micrófono (para grabarlo). Cuando un transductor es presionado contra la piel, dirige al interior del cuerpo un flujo de ondas sonoras de alta frecuencia, inaudibles. Como las ondas sonoras resuenas (como el eco) en los tejidos y líquidos corporales, el sensible micrófono del transductor registra la longitud y el carácter de las ondas reflejadas. Con el ecoDoppler, el micrófono captura y registra pequeños cambios en la intensidad y dirección de las ondas. Las ondas son medidas y dibujadas en el momento por un ordenador, creando en tiempo real un cuadro dinámico en el monitor. Las imágenes pueden ser grabadas en video o en un disco. Además, cuando interesa, se pueden “congelar” determinados momentos de la exploración, de forma que se consiguen una serie de imágenes, resumen de la ecografía realizada. Estas imágenes “congeladas” se usan para obtener medidas y para documentar los puntos esenciales del estudio.?EcoDoppler es una aplicación de la ecografía diagnóstica para detectar células sanguíneas en movimiento dentro de los vasos y medir la dirección y velocidad de su movimiento.

Hay tres métodos para realizar la ecografía pélvica: abdominal (transabdominal), vaginal (transvaginal, endovaginal) en la mujer y rectal (transrectal) en el hombre. Se aplican en cada uno los mismos principios de sonido de alta frecuencia.?Para la exploración transabdominal, el paciente tiene la vejiga llena y está estirado en la mesa de exploración. Se aplica un gel en el área que va a ser examinada. El gel ayuda a que el transductor realice un contacto seguro y elimine bolsas de aire entre el transductor y la piel, ya que las ondas de sonido no pueden penetrar el aire. El radiólogo presiona firmemente contra la piel y lo mueve en uno y otro sentido hasta obtener la imagen de los órganos pélvicos. Puede realizarse ecografía Doppler con el mismo transductor. Más abajo se encuentra un ejemplo de transductor transabdominal.?La Ecografía transvaginal consiste en la introducción del transductor en la vagina después de que la paciente vacíe su vejiga y se le realice algo muy parecido a un examen ginecológico. El transductor es menor que un espéculo estándar usado en la toma de una citología vaginal. Se coloca una cubierta protectora al transductor y es lubricado con un poco de gel, después se introduce en la vagina. Sólo entran unos cm. Del transductor. Las imágenes se obtienen desde diferentes orientaciones para conseguir las mejores imágenes del útero y los ovarios. A través de un transductor vaginal puede conseguirse un EcoDoppler, es el mismo transductor usado cuando se realiza una ecohisterografía. Debajo se puede ver una foto del transductor. La ecografía transvaginal se usa estando la paciente acostada en la camilla y las piernas flexionadas como en un examen ginecológico.?La glándula prostática (próstata) está localizada directamente delante del recto, por ello se realiza su examen a través del recto (transrectalmente). Se coloca un protector al transductor, se lubrica y se introduce en el recto, de manera que las ondas sonoras deben recorrer un corto espacio. Se obtienen imágenes desde diferentes orientaciones para intentar conseguir la mejor imagen de la próstata. La posición más frecuente del paciente es colocado sobre su lado izquierdo sobre la camilla, manteniendo las piernas flexionadas, con las rodillas cerca del tórax.?Si se identifica una lesión sospechosa, se realiza una biopsia dirigida con la ecografía. Se hace avanzar una aguja hacia la próstata mientras el radiólogo la sigue con el ecógrafo. Se toma una pequeña muestra de tejido para que pueda ser estudiada al microscopio. Más abajo se puede ver una foto del transductor transrectal.?Cada método tiene sus ventajas. La aproximación transabdominal nos ofrece una visión de la pelvis completa, mostrando las relaciones entre las distintas estructuras internas. Ya que cuando utilizamos los transductores transvaginal o transrectal, vemos muy de cerca las estructuras, en determinadas ocasiones podemos necesitar estas aproximaciones. Puede ser útil para localizar el latido del corazón del embrión en un embarazo incipiente, para evaluar la consistencia del útero o medir un quiste en un ovario. Su médico o radiólogo decidirá si se utilizará una o una combinación de los diferentes modos ecográficos referidos en cada caso particular.?Cuando se completa el examen, puede pedirse al paciente que se vista y espere mientras son revisadas las imágenes que se han obtenido en las placas o en el monitor. Aunque, lo más frecuente sea que el ecógrafo o radiólogo ha sido capaz de revisar las imágenes ecográficas en tiempo real mientras son adquiridas, y el paciente puede marcharse inmediatamente.

La imagen ecográfica de la pelvis debería ser indolora. En la ecografía transabdominal estará estirado de espaldas sobre la camilla. El radiólogo o ecografista extenderá un poco de gel sobre la piel y presionará firmemente contra su cuerpo, moviéndolo hasta que las imágenes deseadas sean obtenidas. Puede sufrir alguna molestia de la presión del transductor sobre su abdomen, especialmente si ha de estar con la vejiga llena.? En la ecografía transvaginal, aunque la exploración se realiza en busca de la causa del dolor pélvico, la ecografía no debería provocar por sí misma dolor o aumento significativo de su dolor habitual. Una ecografía vaginal es generalmente menos molesta que una exploración ginecológica? Si no es necesario realizar una biopsia, la ecografía transrectal de la próstata es similar a un tacto rectal realizado por su médico. Si se realiza una biopsia, la molestia producida por la inserción de la aguja es mínima ya que la pared del recto es relativamente insensible en la región de la próstata? Casi todos los estudios duran menos de 30 minutos.

Un radiólogo, que es un médico experimentado en ecografía y otras exploraciones radiológicas, analizará las imágenes y enviará un informe firmado con sus interpretaciones al médico personal del paciente. El paciente generalmente recibe los resultados del médico que ha solicitado la exploración. En algunos casos el radiólogo puede discutir los resultados preliminares con él antes de establecer el informe definitivo. Nuevas tecnologías pueden facilitar la distribución del informe diagnóstico y las imágenes pueden pasar a una red que facilite y permita la rápida comunicación entre el radiólogo y el médico.

Beneficios
La ecografía es una exploración generalmente indolora (sin utilización de agujas o inyecciones, en la mayoría de los casos).
La ecografía está ampliamente disponible y es fácil de usar
La ecografía no utiliza radiación ionizante para obtener las imágenes, y es la modalidad preferida para el diagnostico y monitorización de mujeres embarazadas y sus hijos aún no nacidos.
La ecografía pélvica puede ayudar a identificar y evaluar una variedad de enfermedades urinarias y reproductoras en ambos sexos, sin el riesgo mínimo de la exposición a los rayos-x
La ecografía proporciona imágenes en tiempo real, convirtiéndola en una buena herramienta para guiar procedimientos mínimamente invasivos, como infiltraciones de cortisona, biopsias con aguja
La Ecografía puede visualizar estructuras, movimiento y función de los órganos, vasos sanguíneos y el desarrollo del feto.

Riesgos
Para la ecografía diagnóstica estándar no hay efectos perjudiciales en humanos.

Las ondas sonoras son reflejadas por aire o gas. Sin embargo, ecografía no es la exploración ideal para el intestino. Exploraciones con bario o scanner pueden ser los métodos de elección para los problemas de intestino.?La ecografía penetra con dificultad en el hueso y, por lo tanto, puede ver solo la superficie externa de las estructuras óseas y no puede penetrar dentro o más allá. Para visualizar las estructuras internas de los huesos o ciertas articulaciones, deben seleccionarse otras modalidades, como la RM.



Ecografía venosa



Una exploración ecográfica utiliza ondas y ecos de muy alta frecuencia para obtener imágenes de estructuras del interior del cuerpo. Se obtienen diferentes señales cuando dirigimos el haz de sonido a un determinado sitio y las ondas rebotan desde diferentes tipos de tejidos y líquidos del cuerpo. El cuadro de ecos resultantes forma un determinado cuadro o dibujo de lo que se esté examinando, en este caso las venas del cuerpo que llevan sangre al corazón. Los ultrasonidos difieren de los rayos-x en un aspecto muy importante: no hay exposición a radiaciones ionizantes. Otro término usado en vez de ecografía son ultrasonidos.
El principio de los ultrasonidos es similar al del sonar, un método utilizado por los barcos para detectar submarinos (o por los barcos de pesca para detectar bancos de peces). El eco característico que producen las ondas sonoras de regreso de chocar con un determinado objeto proyecta un determinado cuadro o dibujo de fondo. Otro ejemplo es el murciélago, cuando sobrevuela, sustituye los ojos por un sistema de sonar que le impide colisionar con los objetos cercanos y encontrar insectos que comer. En medicina, este procedimiento se utiliza para detectar enfermedades que producen cambios en la apariencia de órganos o tejidos, o masas anormales como tumores. Cuando un coágulo de sangre se desarrolla dentro de una vena, la ecografía venosa puede mostrarnos el coágulo o el enlentecimiento u obstrucción completa del flujo de la sangre que ha causado.

La indicación más común para la realización de una ecografía venosa es la búsqueda de coágulos sanguíneos, especialmente en las venas de las piernas. Estos coágulos pueden desprenderse y llegar a los pulmones, y pueden ser la causa de una situación muy peligrosa llamada embolismo pulmonar. Si actuamos a tiempo, hay tratamientos que pueden prevenir estos acontecimientos.

Encontrar la causa de hinchazón de piernas de largo tiempo de duración. En gente con venas varicosas, una situación común, las valvas que mantienen la corriente sanguínea en dirección correcta pueden no funcionar bien, y la ecografía venosa puede ayudar al cirujano a decidir la conducta a seguir.
Ayudar a la colocación de una aguja o catéter en una vena interior importante. Ecografía puede llegar a localizar el lugar exacto de la vena y evitar complicaciones tal como sangrado o aire en la cavidad del tórax.
Dibujar un mapa de las venas de las piernas y brazos de los que puedan extraerse segmentos para usarlos para realizar un bypass en una zona enferma. Un ejemplo de lo anteriormente explicado sería un bypass de alguna arteria coronaria estrechada.
Examen de un injerto de vaso sanguíneo usado para diálisis en el caso de que el funcionamiento no sea el adecuado; pudiendo ser la causa una estenosis (estrechez).

Debería vestirse de forma cómoda, aunque deberá sacarse la ropa y las joyas de la zona que va a ser examinada. Aparte de eso no debería tomar ninguna medida especial. Es posible que haya oído que era necesario ayunar, pero esto sólo es importante sólo si se va a realizar la exploración de las venas del abdomen. En este caso, le podrán pedir que no tome alimentos o líquido entre 6 y 8 horas antes.

Será conducida a una sala de examen en donde habrá una máquina que le parecerá un ordenador con un televisor. Un aparato pequeño, manual, denominado transductor, parecido a un micrófono, se le colocará sobre la zona a estudiar. Existen transductores adaptables a las diferentes partes del cuerpo, como las piernas, para realizar una ecografía venosa. Sus tamaños son variables, pueden parecerse a un lápiz gordo o a una baraja de cartas. Una vez comienza la exploración, se puede ver la imagen en el monitor, en blanco y negro (o en color si se realiza un tipo especial de exploración, llamado “flujo color” o ecografía Doppler, se dibuja el flujo de las venas en el monitor).

El transductor del ecógrafo genera ondas sonoras que atraviesan la piel además de servir de micrófono que graba los sonidos de retorno (ecos). Cuando lo presionamos contra la piel, el tranductor dirige ondas sonoras de alta frecuencia hacia las venas que estamos estudiando y graba cualquier cambio en la intensidad y dirección de los ecos que retornan. Los ecos que rebotan y regresan, o la señal, son automáticamente medidos por el ordenador y convertidos electrónicamente en una imagen que enseña lo que está ocurriendo al momento, creando lo que se llama imagen en “tiempo real” en el monitor. Estas imágenes pueden ser grabadas en video o pueden ser congeladas al momento para obtener fotos instantáneas. Si se está realizando un estudio Doppler, los cambios en el flujo sanguíneo pueden verse en color en el monitor y oír un cambio en la intensidad del sonido.

El paciente se coloca en la camilla de exploración ajustable, se aplica un material tipo gel sobre la piel para permitir un contacto perfecto entre la piel y el transductor, eliminando bolsas de aire. Esto asegurará que las ondas de sonido se conducirán libremente al interior del cuerpo. El radiólogo presionará firmemente el transductor a la piel y lo moverá en uno y otro sentido para obtener imágenes completas de la zona que interesa. Se estudiará la zona completa, obteniendo imágenes desde diferentes perspectivas. A veces el examinador puede querer obtener imágenes mientras permaneces de pie. Se le pedirá que permanezca tranquilo durante la exploración. El radiólogo puede preguntarle sobre temas relacionados con su salud durante la exploración y puede repetir algunas imágenes para aclarar los hallazgos.

No oirá ni la emisión ultrasónica ni sus ecos, aunque puede escuchar los sonidos como latidos durante la realización del eco-Doppler. Probablemente se encontrará estirado de espaldas sobre la camilla de exploración, que puede ser inclinada o movida para permitir un mejor acceso a una determinada zona. Puede ser que tenga que permanecer de pie durante el estudio. A menudo tendrá la oportunidad de ver el monitor al mismo tiempo que la persona que lo está examinando, aunque no le será fácil entender lo que está viendo. La mayor parte de los estudios no duran más de media hora. La ecografía venosa es generalmente indolora. Pero si su pierna está hinchada y dolorida, la presión del transductor puede aumentar discretamente esta sensación dolorosa.

Cuando el estudio haya concluido, se le pedirá que se vista y espere hasta que el radiólogo pueda revisar las imágenes. Si no se necesitan imágenes adicionales podrá marcharse. Será un radiólogo con experiencia en ultrasonidos quien interpretará el estudio e informará a su médico. Después de recibir un resumen de los hallazgos, su médico le explicará lo que significa y cual será el próximo paso. Hoy en día algunos hospitales pasan las imágenes y el informe mediante Internet, abreviando el tiempo considerablemente.

Beneficios
La ecografía está ampliamente disponible y es menos cara que otras exploraciones. Es rápida y no utiliza radiaciones. Además, es un procedimiento no invasivo, no siendo necesarias punciones ni pinchazos de la piel ni de cavidades corporales.
La ecografía nos proporciona una foto clara de las partes blandas que supera a la de las imágenes con rayos-x.
La ecografía venosa ayuda a identificar coágulos en las venas de las piernas antes de que se desprendan y lleguen a los pulmones. También puede enseñarnos el movimiento de la sangre dentro de los vasos.
Comparado con la venografía, que requiere la utilización de contraste en la vena, la ecografía venosa es casi lo más preciso para detectar coágulos en la pantorrilla y podemos decir que lo más preciso en detectarlos en el muslo.
La ecografía es fácil de realizar, indolora y no causa problemas de salud. Puede ser repetida cuantas veces sea necesario.

Riesgos
De la ecografía diagnóstica estándar no hay descritos efectos perjudiciales para los humanos.

Pueden ser difíciles de ver de forma clara las venas que se encuentran cerca de la piel, especialmente en la pantorrilla. Puede ser difícil de identificar un coágulo que obstruye totalmente una vena o que deja pasar a su través una muy pequeña cantidad de sangre.

Los ultrasonidos o ecografía utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para representar una determinada región u órgano del cuerpo o para monitorizar la circulación. Es una exploración no invasiva que no causa molestias. Las ondas sonoras son dirigidas a una zona del cuerpo, y los ecos que regresan son procesados por un ordenador que las transforma en imágenes claras y exactas de la región del cuerpo que está siendo estudiada. Las ondas sonoras reflejadas, o ecos, nos muestran la forma y tamaño de las estructuras, si son sólidas o líquidas o contienen algo en su interior. En el estudio de las carótidas, se estudian las arterias carótidas, los grandes vasos del cuello que llevan la sangre al cerebro. La ecografía carotídea puede mostrar placas que estrechen la arteria y reduzcan el flujo de sangre que llega al cerebro.
A diferencia de los rayos-x, la ecografía no conlleva exposición a radiación ionizante, lo que significa que puede repetirse la exploración sin preocupación por la acumulación de radiación. Además, ultrasonidos de carótida es una técnica en tiempo real que nos indica cómo está el flujo sanguíneo en el momento de realizarse la exploración.

La razón más frecuente para realizar un estudio de carótida es detectar estrechamientos o estenosis, de la arteria carótida, que aumenta sustancialmente el riesgo de infarto. Si su médico de cabecera detecta elevación de la presión en la arteria o un soplo (sonido anormal en el cuello que se detecta con el fonendo-estetoscopio), puede ser necesario realizar una ecografía de la zona. Otros factores de riesgo que pueden demandar una ecografía son edad avanzada, diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto, historia familiar de infarto cerebral o enfermedad cardíaca.
Si la exploración muestra estenosis de una o ambas arterias, su médico puede sugerir medicación, angiografía no invasiva o una operación para restablecer el flujo normal al cerebro. De esta manera se puede prevenir un infarto.

Localizar un hematoma, colección de sangre coagulada que puede, en ocasiones, bloquear la circulación.
Detectar disección de la arteria carótida, una separación de las capas que forman la pared de la arteria que puede conducir a la obstrucción de la corriente sanguínea o debilitar la pared de la arteria.
Realizar un control de la arteria carótida después de una intervención quirúrgica para restaurar la circulación.
Verificar la posición de un stent (tubo metálico) colocado en el interior de la arteria para mantener la circulación.

No se necesita ninguna preparación especial para la ecografía de la carótida. Vestirse de manera cómoda, con una prenda abierta en el cuello. Se le pedirá que se quite joyas o cualquier objeto colocado alrededor del cuello.

El aparato de ultrasonidos portátil es del tamaño de un aparador pequeño. Recibe y procesa las señales de eco que dibujan en un monitor las arterias carótidas así como el movimiento de la sangre en su interior. Un transductor de mano, se parece a un micrófono, se usa para emitir los ultrasonidos y recibir las ondas sonoras reflejadas, que son enviadas a un ordenador del aparato de ultrasonidos que crea la imagen.

La ecografía se basa en el mismo principio que el sonar que usan los barcos de la armada para detectar objetos grandes debajo de ellos como submarinos, o por los barcos pesqueros para localizar bancos de peces. Un ejemplo de ellos en la naturaleza es el murciélago, que usa un sistema similar al sonar en vez de la vista que le permiten evitar chocar con los objetos o para encontrar insectos para comer.
Para realizar la exploración, se presiona el transductor contra la piel a ambos lados del cuello desde la clavícula hasta el ángulo de la mandíbula. Al moverlo, dirige una corriente de ondas de alta frecuencia hacia las arterias carótidas.
Las ondas sonoras se reflejan a una frecuencia que varía con la velocidad de la sangre en el interior de las arterias. El transductor cambia las señales eléctricas en un flujo de ondas sonoras de salida hacia las arterias carótidas.
Estas señales son medidas y analizadas en el ordenador, proporcionándonos una imagen a tiempo real de las estructuras de la carótida y su circulación. El transductor, en realidad actúa como un altavoz para crear vibraciones sonoras y como un micrófono para grabarlas. Las imágenes pueden ser grabadas en cinta de video, pueden obtenerse también instantáneas fotográficas. La mayor parte de las veces, las imágenes en blanco y negro son suficientes, pero existe un tipo especial de ecografía, llamada Doppler, que es capaz de obtener imágenes en color para demostrar la circulación en arterias y venas.

La ecografía carotídea se realiza como una exploración ambulatoria. Se le pedirá que se extienda de espalda en una camilla que puede bascular y moverse. Puede ser necesario inclinar o rotar su cabeza para mejorar la exposición. También puede ayudar bajar el brazo y hombro. Su cabeza será sujetada para que se mantenga fija.
Un gel templado en parte constituido por agua se aplica sobre la piel para eliminar bolsas de aire y asegurar el contacto perfecto entre el transductor y la piel. El radiólogo entonces moverá el transductor arriba y abajo a todo lo largo del cuello para obtener la visión de la arteria desde diferentes perspectivas. La exploración se repetirá de la misma manera del otro lado del cuello. Después de revisar los hallazgos, el radiólogo puede querer obtener más imágenes para aclarar los hallazgos.

No sentirás ni dolor ni molestias durante la exploración ecográfica de las carótidas. Estarás extendido sobre la camilla de exploración en una habitación semioscura. Puede escuchar algún sonido similar a latidos dependiendo del tipo de ecografía que le realicen. Puede que tenga la oportunidad de ver el monitor al tiempo que la persona que le está realizando la ecografía. Generalmente una ecografía de carótida se haya completado en media hora, aunque en ocasiones se alarga hasta una hora. El gel le limpiará el gel de su piel, y usted puede marcharse e inmediatamente reincorporarse a su actividad normal.

Un radiólogo con experiencia en ultrasonidos analizará todas las imágenes y enviará un informe a su médico de cabecera. Su médico le explicará los hallazgos.Con la tecnología actual, su médico puede ver las imágenes y leer el informe del radiólogo por Internet.

Beneficios
Las exploraciones de ecografía, a diferencia de otras formas de imagen, no conlleva exposición a radiación. Es una exploración indolora y no invasiva no tiene complicaciones conocidas o efectos colaterales. Se evitan las reacciones adversas al contraste.
Los ultrasonidos no utilizan radiaciones ionizantes, y es la modalidad de imagen de elección para el diagnóstico y monitorización de mujeres embarazadas. La ecografía de carótida demuestra estenosis de una o ambas carótidas, pueden tomarse medidas para restaurar el flujo de sangre al cerebro. Se previenen de esta manera muchos infartos cerebrales.
La ecografía es una exploración menos costosa que el método de imagen alternativo, el escáner.

Riesgos
En casi 50 años de experiencia, la ecografía de carótida ha demostrado ser un procedimiento libre de riesgos.

La ecografía de carótida puede ser difícil o imposible de realizar si un paciente tiene un apósito cubriendo una herida o una cicatriz en el cuello.
Puede ser difícil de explorar un determinado paciente por el tamaño o contorno del cuello.
Presencia de calcio en la pared de la arteria carótida puede hacer difícil la evaluación del vaso.
Es posible que una placa blanda y pequeña produzca ecos de bajo nivel que puedan no ser detectados.
La ecografía puede no detectar de forma clara el segmento final de la arteria carótida, pero éste es un punto raro de enfermedad.



Qué es la ecografía



Es una prueba médica que usa ultrasonidos, que aunque nosotros no podemos percibirlos, los aparatos utilizados componen con ellos imágenes del cuerpo; estas imágenes son estudiadas por el médico ecografista que analiza la forma, tamaño y función de los órganos estudiados.

Probablemente la ecografía sea la prueba más inocua e indolora que se realiza para el estudio de enfermedades. Los ultrasonidos utilizados no producen ningún daño a adultos, niños o embriones; la potencia de emisión de los aparatos utilizados, garantiza que no producen daño a la salud

Probablemente la ecografía sea la prueba más inocua e indolora que se realiza para el estudio de enfermedades. Los ultrasonidos utilizados no producen ningún daño a adultos, niños o embriones; la potencia de emisión de los aparatos utilizados, garantiza que no producen daño a la salud

Su nombre viene de “eco”, la sonda que se coloca sobre el paciente emite sonidos y recoge el “eco” de éstos después de rebotar en nuestros órganos. De este eco, el ecógrafo es capaz de producir imágenes que posteriormente se estudian

El desarrollo de esta tecnología ha sido enorme en los últimos años; inicialmente se utilizó para el control de los embarazos, precisamente por no ser peligrosa; pero en la actualidad no hay especialidad médica que no la utilice en sus métodos diagnósticos.?Sólo en las estructuras del cuerpo que tengan hueso o aire, la ecografía no es útil.

Esta dependerá del tipo de ecografía y se le indicará cuando se le cite para su realización. Varía desde ninguna preparación en las ecografías de extremidades, corazón, ojo, cuello… hasta acudir en ayunas, realizar una dieta y enemas de limpieza, en las de abdomen y pelvis. Como norma general se recomienda acudir con una ropa fácil de quitar y una higiene adecuada

Sí, el doppler es un tipo especial de ecografía, que siguiendo los principios generales de la ecografía añade la posibilidad de ver y estudiar el movimiento de la sangre, por lo que se utiliza para estudiar arterias, venas y la vascularización de órganos.

El gran desarrollo de esta técnica hace que su uso esté muy extendido, será el médico el que indique su realización, para conocer si hay o no hay enfermedad y en su caso, la extensión, tipo, tamaño… de la lesión.?En muchos casos será la primera prueba a realizar y con sus resultados se decide si son necesarias más pruebas

Siempre debe ser un médico especialista; los Servicios de Radiodiagnóstico centralizan muchas de las ecografías que se realizan en Hospitales y Centros de Salud, pero hay otras especialidades médicas que la utilizan habitualmente: Ginecología, Cardiología, Urología, Oftalmología…

Normalmente se realiza a través de la piel, colocando un gel acuoso que sirve de contacto con la sonda que maneja el médico, el cual visualiza las imágenes en un monitor.?Para determinados órganos es necesario introducir sondas especiales en el recto o la vagina para el estudio, así ocurre en los estudios de próstata o ginecológicos.?Pregunte todas sus dudas el ecografista, que se las responderá.

Sí, la ecografía sirve en numerosas ocasiones como guía para realizar punciones y biopsias para el estudio de enfermedades, incluso para realizar drenajes de colecciones.?El médico le indicará siempre al paciente cuando se van a realizar y cuales son los objetivos de estas intervenciones.



Ecografía pélvica



La ecografía o ultrasonidos se refieren al envío de ondas de sonido a través del cuerpo. Las ondas sonoras son reflejadas por los órganos internos. Los reflejos son interpretados por instrumentos especiales que posteriormente crean una imagen de una parte anatómica. En la imagen ecográfica no se utilizan radiaciones ionizantes (rayos x)
Para las mujeres, la ecografía pélvica es el método más frecuente de examen del útero y ovarios y, durante el embarazo, para monitorizar la salud y el desarrollo del embrión o feto. En el hombre, la ecografía pélvica se centra en la vejiga y la próstata. Las imágenes de la ecografía se capturan en tiempo real, por ello, pueden demostrar movimiento de los tejidos internos y órganos, así como el flujo sanguíneo de arterias y venas.

Millones de padres expectantes han visto la primera “foto” de su hijo aún no nacido gracias a la ecografía del útero y feto (ver la página Ecografía Obstétrica). Sin embargo, la monitorización del desarrollo fetal no es la única razón del examen ecográfico pélvico.
Para la mujer, las exploraciones ecográficas pueden ayudar a determinar las causas de dolor pélvico, sangrado anormal, u otros problemas menstruales. Las imágenes ecográficas pueden también ayudar a identificar masas palpables tales como quistes ováricos o fibromas uterinos, así como cánceres ováricos o uterinos. Ecohisterografía (ecografía con infusión salina) es una relativamente nueva en la que la solución salina estéril se inyecta en el útero mientras se realiza una ecografía transvaginal. El propósito es distender la cavidad uterina (cavidad endometrial) en busca de pólipos, miomas, o cáncer, en especial en pacientes con sangrado uterino anormal. Otras indicaciones incluyen la evaluación de la cavidad uterina buscando anomalías uterinas (formas uterinas anormales desde el nacimiento) o cicatrices. El suero salino delimita la lesión y facilita la visualización y las medidas. Algunos médicos la utilizan también en el estudio de la infertilidad. La inyección de suero salino y aire permite al médico buscar aire pasando a través de las trompas de Falopio, indicando permeabilidad de las trompas.
En el hombre, la ecografía pélvica es una valiosa herramienta para la evaluación de la próstata y las vesículas seminales.
La ecografía pélvica puede ayudar en la identificación de cálculos, tumores y otras enfermedades en la vejiga urinaria tanto en hombres como en mujeres. Ya que la ecografía proporciona imágenes en tiempo real puede ser usada como guía en procedimientos como biopsias con aguja, en ella se usa una aguja para tomar muestras de células de una zona anormal para ser estudiada en el laboratorio. Ecografía Doppler es otro método ecográfico que puede usarse para evaluar el flujo sanguíneo de los vasos pélvicos.

Deberías vestirte de forma confortable, con ropa poco apretada. Para algunas exploraciones, le pueden pedir que beba hasta 6 vasos de agua las dos horas previas a la exploración, de manera que la vejiga se encuentre llena cuando comience la exploración. La vejiga llena ayuda en la visualización del útero, ovarios y la pared de la vejiga. Para las exploraciones transvaginales no es necesario que la vejiga se encuentre llena.

El equipo consiste en un transductor y un sistema monitorizado. El transductor es un aparato pequeño, manejado por la mano que se parece a un micrófono. El radiólogo o ecografista extiende un gel lubricante en la parte inferior del abdomen, donde están localizados el útero y los ovarios, y presiona entonces el transductor firmemente contra la piel. En la ecografía transvaginal se utiliza un transductor alargado como una varilla, cubierto y lubricado que es colocado en el interior del canal vaginal.
La imagen ecográfica es inmediatamente visible en una pantalla cercana que se parece mucho a una pantalla de ordenador o de un televisor. El radiólogo o ecografista mira la pantalla durante el examen y captura las imágenes representativas para guardarlas. Frecuentemente el paciente es capaz de verlas también.

La imagen ecográfica se basa en los mismos principios que el sonar de los murciélagos, barcos y pescadores con detectores de pescado. Como un sonido controlado rebota contra un objeto, sus ondas ecogénicas pueden ser usadas para identificar un objeto lejano, determinar su forma, tamaño y consistencia interna (líquido, sólido o mixto).
Las funciones del transductor son tanto como altavoz (para crear sonido) como micrófono (para grabarlo). Cuando un transductor es presionado contra la piel, dirige al interior del cuerpo un flujo de ondas sonoras de alta frecuencia, inaudibles. Como las ondas sonoras resuenas (como el eco) en los tejidos y líquidos corporales, el sensible micrófono del transductor registra la longitud y el carácter de las ondas reflejadas. Con el ecoDoppler, el micrófono captura y registra pequeños cambios en la intensidad y dirección de las ondas. Las ondas son medidas y dibujadas en el momento por un ordenador, creando en tiempo real un cuadro dinámico en el monitor. Las imágenes pueden ser grabadas en video o en un disco. Además, cuando interesa, se pueden “congelar” determinados momentos de la exploración, de forma que se consiguen una serie de imágenes, resumen de la ecografía realizada. Estas imágenes “congeladas” se usan para obtener medidas y para documentar los puntos esenciales del estudio. EcoDoppler es una aplicación de la ecografía diagnóstica para detectar células sanguíneas en movimiento dentro de los vasos y medir la dirección y velocidad de su movimiento.

Hay tres métodos para realizar la ecografía pélvica: abdominal (transabdominal), vaginal (transvaginal, endovaginal) en la mujer y rectal (transrectal) en el hombre. Se aplican en cada uno los mismos principios de sonido de alta frecuencia.
Para la exploración transabdominal, el paciente tiene la vejiga llena y está estirado en la mesa de exploración. Se aplica un gel en el área que va a ser examinada. El gel ayuda a que el transductor realice un contacto seguro y elimine bolsas de aire entre el transductor y la piel, ya que las ondas de sonido no pueden penetrar el aire. El radiólogo presiona firmemente contra la piel y lo mueve en uno y otro sentido hasta obtener la imagen de los órganos pélvicos. Puede realizarse ecografía Doppler con el mismo transductor. Más abajo se encuentra un ejemplo de transductor transabdominal.
La Ecografía transvaginal consiste en la introducción del transductor en la vagina después de que la paciente vacíe su vejiga y se le realice algo muy parecido a un examen ginecológico. El transductor es menor que un espéculo estándar usado en la toma de una citología vaginal. Se coloca una cubierta protectora al transductor y es lubricado con un poco de gel, después se introduce en la vagina. Sólo entran unos cm. Del transductor. Las imágenes se obtienen desde diferentes orientaciones para conseguir las mejores imágenes del útero y los ovarios. A través de un transductor vaginal puede conseguirse un EcoDoppler, es el mismo transductor usado cuando se realiza una ecohisterografía. Debajo se puede ver una foto del transductor. La ecografía transvaginal se usa estando la paciente acostada en la camilla y las piernas flexionadas como en un examen ginecológico.
La glándula prostática (próstata) está localizada directamente delante del recto, por ello se realiza su examen a través del recto (transrectalmente). Se coloca un protector al transductor, se lubrica y se introduce en el recto, de manera que las ondas sonoras deben recorrer un corto espacio. Se obtienen imágenes desde diferentes orientaciones para intentar conseguir la mejor imagen de la próstata. La posición más frecuente del paciente es colocado sobre su lado izquierdo sobre la camilla, manteniendo las piernas flexionadas, con las rodillas cerca del tórax.
Si se identifica una lesión sospechosa, se realiza una biopsia dirigida con la ecografía. Se hace avanzar una aguja hacia la próstata mientras el radiólogo la sigue con el ecógrafo. Se toma una pequeña muestra de tejido para que pueda ser estudiada al microscopio. Más abajo se puede ver una foto del transductor transrectal. Cada método tiene sus ventajas. La aproximación transabdominal nos ofrece una visión de la pelvis completa, mostrando las relaciones entre las distintas estructuras internas. Ya que cuando utilizamos los transductores transvaginal o transrectal, vemos muy de cerca las estructuras, en determinadas ocasiones podemos necesitar estas aproximaciones. Puede ser útil para localizar el latido del corazón del embrión en un embarazo incipiente, para evaluar la consistencia del útero o medir un quiste en un ovario. Su médico o radiólogo decidirá si se utilizará una o una combinación de los diferentes modos ecográficos referidos en cada caso particular.
Cuando se completa el examen, puede pedirse al paciente que se vista y espere mientras son revisadas las imágenes que se han obtenido en las placas o en el monitor. Aunque, lo más frecuente sea que el ecógrafo o radiólogo ha sido capaz de revisar las imágenes ecográficas en tiempo real mientras son adquiridas, y el paciente puede marcharse inmediatamente.

La imagen ecográfica de la pelvis debería ser indolora. En la ecografía transabdominal estará estirado de espaldas sobre la camilla. El radiólogo o ecografista extenderá un poco de gel sobre la piel y presionará firmemente contra su cuerpo, moviéndolo hasta que las imágenes deseadas sean obtenidas. Puede sufrir alguna molestia de la presión del transductor sobre su abdomen, especialmente si ha de estar con la vejiga llena.
En la ecografía transvaginal, aunque la exploración se realiza en busca de la causa del dolor pélvico, la ecografía no debería provocar por sí misma dolor o aumento significativo de su dolor habitual. Una ecografía vaginal es generalmente menos molesta que una exploración ginecológica.
Si no es necesario realizar una biopsia, la ecografía transrectal de la próstata es similar a un tacto rectal realizado por su médico. Si se realiza una biopsia, la molestia producida por la inserción de la aguja es mínima ya que la pared del recto es relativamente insensible en la región de la próstata.
Casi todos los estudios duran menos de 30 minutos.

Un radiólogo, que es un médico experimentado en ecografía y otras exploraciones radiológicas, analizará las imágenes y enviará un informe firmado con sus interpretaciones al médico personal del paciente. El paciente generalmente recibe los resultados del médico que ha solicitado la exploración. En algunos casos el radiólogo puede discutir los resultados preliminares con él antes de establecer el informe definitivo. Nuevas tecnologías pueden facilitar la distribución del informe diagnóstico y las imágenes pueden pasar a una red que facilite y permita la rápida comunicación entre el radiólogo y el médico.

Beneficios

La ecografía es una exploración generalmente indolora (sin utilización de agujas o inyecciones, en la mayoría de los casos)
La ecografía está ampliamente disponible y es fácil de usar
La ecografía no utiliza radiación ionizante para obtener las imágenes, y es la modalidad preferida para el diagnostico y monitorización de mujeres embarazadas y sus hijos aún no nacidos.
La ecografía pélvica puede ayudar a identificar y evaluar una variedad de enfermedades urinarias y reproductoras en ambos sexos, sin el riesgo mínimo de la exposición a los rayos-x.
La ecografía proporciona imágenes en tiempo real, convirtiéndola en una buena herramienta para guiar procedimientos mínimamente invasivos, como infiltraciones de cortisona, biopsias con aguja.
La Ecografía puede visualizar estructuras, movimiento y función de los órganos, vasos sanguíneos y el desarrollo del feto.

Riesgos
Para la ecografía diagnóstica estándar no hay efectos perjudiciales en humanos.

• Las ondas sonoras son reflejadas por aire o gas. Sin embargo, ecografía no es la exploración ideal para el intestino. Exploraciones con bario o scanner pueden ser los métodos de elección para los problemas de intestino.
La ecografía penetra con dificultad en el hueso y, por lo tanto, puede ver solo la superficie externa de las estructuras óseas y no puede penetrar dentro o más allá. Para visualizar las estructuras internas de los huesos o ciertas articulaciones, deben seleccionarse otras modalidades, como la RM..



Ecografía prostática



Los ultrasonidos o ecografía funcionan mediante el envío de ondas sonoras al interior del cuerpo. Estas ondas se reflejan en los órganos internos y son recogidas por unos aparatos especiales que crean a partir de ellas imágenes de la zona anatómica. No utiliza radiación ionizante (rayos-x) para realizar la imagen. La imagen ecográfica se toma en tiempo real, de manera que nos puede enseñar movimiento de los tejidos u órganos internos, como la circulación de la sangre en arterias y venas.
La ecografía de la próstata se utiliza para detectar posibles alteraciones en el interior de la glándula prostática. Puede indicarnos si la próstata está aumentada de tamaño o si hay un crecimiento anormal que pueda parecer un cáncer.

En el hombre, la ecografía transrectal de la próstata puede ser solicitada si resulta elevado un análisis determinado de sangre o si el médico detecta un bulto durante un examen rutinario para descartar cáncer de próstata. Una ecografía de próstata también puede detectar otras alteraciones de la próstata como inflamación o puede ser utilizado en el estudio de infertilidad.
Ya que los ultrasonidos nos proporcionan imágenes en tiempo real, también los podemos utilizar como guía de determinados estudios como para realizar una biopsia con aguja, en la que la aguja se utiliza para tomar una muestra de las células de una zona anormal de la próstata para que pueda analizarse.

Deberá vestirse de manera cómoda, con una prenda poco apretada. Se le realizará un enema entre 2 a 4 horas antes del estudio para limpiar el intestino. Siga las instrucciones que le den para la preparación del intestino. Una vejiga llena ayuda a ver la próstata, por lo que se le puede pedir que beba alrededor de 6 vasos de agua antes de la prueba.

El equipo consiste en un transductor y un sistema de monitorizar. El transductor es un pequeño dispositivo de forma cilíndrica, que se lubrica y se introduce en el recto para ver la próstata o para realizar una biopsia guiada con ultrasonidos, si se sospecha un cáncer.
La imagen ecográfica es vista inmediatamente en el monitor, que se parece mucho a un monitor de un ordenador o de la televisión. El radiólogo o ecografista mira este monitor durante la exploración y toma imágenes representativas para almacenarlas. A menudo el paciente es también capaz de ver el monitor.

La ecografía se basa en el mismo principio que el sonar que usan los murciélagos, barcos de la armada o pesqueros para detectar bancos de peces. Cuando un haz de ondas sonoras se emite de forma controlado contra un objeto, sus ondas de ecos pueden ser utilizadas para identificar a distancia el objeto, su tamaño, su forma y su consistencia interna (líquido, sólido o mixta).
Las funciones del transductor del ultrasonido son las de altavoz (transmitir sonido) y micrófono (grabar los sonidos). Cuando el transductor es coloca en el recto dirige una corriente de ondas sonoras de alta frecuencia, inaudibles hacia el interior del cuerpo. Cuando las ondas del eco regresan de los tejidos y líquidos del cuerpo, el sensible micrófono del transductor, graba la longitud y características de las ondas reflejadas.

En el hombre, la próstata se localiza directamente delante del recto, por ello la exploración se realiza transrectalmente. Se coloca sobre el transductor una funda, es lubricado y colocado en el interior del recto de manera que el sonido sólo debe recorrer una corta distancia hasta la próstata. Las imágenes se obtienen desde diferentes ángulos para conseguir la mejor visión de la próstata. La mayor parte de las veces se realiza con el paciente acostado sobre su lado izquierdo y las piernas ligeramente flexionadas.
Si se identifica una lesión sospechosa con la ecografía o en el curso de una exploración rectal, se realiza una biopsia dirigida con ecografía. Este procedimiento consiste en introducir una aguja en la próstata mientras que el radiólogo ve la situación de la aguja con el ecógrafo. Se toma una pequeña cantidad de tejido para su examen microscópico. Más abajo puede ver un ejemplo de transductor rectal.
Cuando se ha completado el estudio se le dirá al paciente que se vista y espere mientras se revisan las imágenes en la placa o en el monitor. Uno de los ecografistas o radiólogo es capaz de ver las imágenes ecográficas en tiempo real mientras que son adquiridas y el paciente puede marcharse inmediatamente.

Si no es preciso realizar biopsia, la ecografía transrectal de la próstata produce una molestia similar a un examen rectal realizado por su médico. El estudio dura aproximadamente 15 a 25 minutos.
Si se realiza una biopsia, las molestias que se producen debido al pinchazo de la aguja son mínimas, ya que la pared rectal es relativamente insensible en la zona de la próstata. Una biopsia añadirá algún tiempo a la duración del estudio.

Un radiólogo, que es un médico con experiencia en ultrasonidos así como en otras exploraciones, analizará todas las imágenes y enviará un informe firmado con sus interpretaciones a su médico de cabecera. Generalmente recibirá los resultados el médico que ha solicitado la prueba. En algunos casos el radiólogo puede explicarle los resultados preliminares con usted a la conclusión del estudio. Nuevas tecnologías pueden permitir la distribución del informe y las imágenes mediante Internet facilitando el proceso.

Beneficios

La ecografía proporciona una imagen a tiempo real, proporcionando una buena arma para guiar procedimientos mínimamente invasivo, tal como la biopsia por aguja.
La ecografía está ampliamente disponible
La ecografía no utiliza radiación ionizante
La ecografía puede visualizar estructuras, movimiento y función de los órganos del cuerpo y vasos sanguíneos.

Riesgos
No hay efectos adversos, para el hombre, conocidos para el estudio ecográfico.

El paciente que ha sufrido cirugía reciente de intestino, no es buen candidato para la ecografía de la próstata ya que este tipo de ultrasonidos necesitan introducir un dispositivo en el recto. Además, las ondas ecográficas se reflejan en el aire o gas, de manera que la ecografía no es un estudio ideal para el intestino. Estudios con bario o escáner puede ser el método de elección para problemas relacionados con el intestino.



Ecografía musculoesquelético



La ecografía o ultrasonidos se refieren al envío de ondas de sonido a través del cuerpo. Las ondas sonoras son reflejadas por los órganos internos. Los reflejos son interpretados por instrumentos especiales que posteriormente crean una imagen de una parte anatómica. En la imagen ecográfica no se utilizan radiaciones ionizantes (rayos x)
Una imagen ecográfica es un método útil en el examen del sistema músculo- esquelético del cuerpo para detectar problemas en los músculos, tendones, ligamentos, articulaciones y partes blandas. Las imágenes ecográficas son capturadas en tiempo real, de manera que pueden mostrar movimiento, función y anatomía, permitiendo al radiólogo diagnosticar una serie de lesiones y establecer el daño posterior a una lesión o enfermedad.

La ecografía puede ser útil en el diagnóstico de roturas tendinosas, tal como la rotura del manguito rotador del hombro o el tendón de Aquiles en el tobillo. También pueden verse anomalías musculares como roturas o masas. También puede demostrarse presencia de sangrado o colecciones de líquido dentro de los músculos, bolsas (bursa) y articulaciones. La ecografía no es útil en la detección de las lesiones de “latigazo” u otras causas de dolor de espalda

Deberías vestirte de forma confortable, con ropa poco apretada. No se requiere otra preparación.

El equipo consiste en un transductor y un sistema monitorizado. El transductor es un aparato pequeño, manejado por la mano que se parece a un micrófono. El radiólogo o ecografista extiende un gel lubricante en el área que va a ser examinada y presiona entonces el transductor firmemente contra la piel.
La imagen ecográfica es inmediatamente visible en una pantalla cercana que se parece mucho a una pantalla de ordenador o de un televisor. El radiólogo o ecografista mira la pantalla durante el examen y captura las imágenes representativas para guardarlas. Frecuentemente el paciente es capaz de verlas también.

La imagen ecográfica se basa en los mismos principios que el sonar de los murciélagos, barcos y pescadores con detectores de pescado. Como un sonido controlado rebota contra un objeto, sus ondas ecogénicas pueden ser usadas para identificar un objeto lejano, determinar su forma, tamaño y consistencia interna (líquido, sólido o mixto).
Las funciones del transductor son tanto como altavoz (para crear sonido) como micrófono (para grabarlo). Cuando un transductor es presionado contra la piel, dirige al interior del cuerpo un flujo de ondas sonoras de alta frecuencia, inaudibles. Como las ondas sonoras resuenas (como el eco) en los tejidos y líquidos corporales, el sensible micrófono del transductor registra mínimos cambios en la dirección e intensidad de las ondas. Estas ondas características son inmediatamente medidas y analizadas por un ordenador, que las convierte, en tiempo real en una imagen en la pantalla. Las imágenes reales de la exploración pueden ser grabadas en un video. Además, cuando interesa, se pueden “congelar” determinados momentos de la exploración, de forma que se consiguen una serie de imágenes, resumen de la ecografía realizada.

El paciente se coloca en una mesa de exploración que puede inclinarse y moverse. Se aplica un gel en el área que va a ser examinada. El gel ayuda a que el transductor realice un contacto seguro y elimine bolsas de aire entre el transductor y la piel, ya que las ondas de sonido no pueden penetrar el aire. El radiólogo presiona firmemente contra la piel y lo mueve en uno y otro sentido hasta obtener la imagen del área de interés, examinando las imágenes del monitor y capturando “fotos instantáneas” cuando es necesario.
Cuando el examen se completa, puede decirse al paciente que se vista y espere mientras revisan las imágenes, en placas o en el monitor. Sin embargo, frecuentemente, el ecografista o radiólogo es capaz de interpretar las imágenes en tiempo real cuando están siendo adquiridas, y, el paciente puede irse inmediatamente.

La mayor parte de los estudios ecográficos son relativamente rápidos y bien tolerados por el paciente. Si es realizado sobre una zona dolorosa, puede haber un mínimo dolor asociado durante la exploración. Por lo demás, la exploración es indolora. Estarás estirado o sentado en una mesa de exploración que puede ser inclinada o movida para permitir el acceso al área que debe ser estudiada. El ecografista o radiólogo extenderá un poco de gel en la piel y presionará el transductor firmemente contra tu cuerpo, moviéndolo hasta que son obtenidas las imágenes deseadas. La mayor parte de las exploraciones duran 45 minutos o menos.

Un radiólogo con experiencia en ultrasonidos analizará todas las imágenes y enviará un informe a su médico de cabecera. Su médico le explicará los hallazgos. Con la tecnología actual, su médico puede ver las imágenes y leer el informe del radiólogo por Internet.

Beneficios

La ecografía es generalmente indolora y no invasiva
La ecografía está ampliamente disponible y es fácil de usar
La ecografía no utiliza radiación ionizante para obtener las imágenes
La ecografía proporciona imágenes en tiempo real, convirtiéndola en una buena herramienta para guiar procedimientos mínimamente invasivos, como infiltraciones de cortisona, biopsias con aguja y aspiración de líquidos en articulaciones o en cualquier otro sitio.
A diferencia del fuerte campo magnético de la resonancia magnética (RM), la ecografía no se afecta por los marcapasos, implantes ferromagnéticos o fragmentos dentro del cuerpo. Ecografía es también una alternativa a la RM para pacientes con claustrofobia.

Riesgos
Para la ecografía diagnóstica estándar no hay efectos perjudiciales en humanos.

La ecografía penetra con dificultad en el hueso y, por lo tanto, puede ver solo la superficie externa de las estructuras óseas y no puede penetrar dentro o más allá. Para visualizar las estructuras internas de los huesos o ciertas articulaciones, deben seleccionarse otras modalidades, como la RM.



Ecografía venosa de extremidades



Una exploración ecográfica utiliza ondas y ecos de muy alta frecuencia para obtener imágenes de estructuras del interior del cuerpo. Se obtienen diferentes señales cuando dirigimos el haz de sonido a un determinado sitio y las ondas rebotan desde diferentes tipos de tejidos y líquidos del cuerpo. El cuadro de ecos resultantes forma un determinado cuadro o dibujo de lo que se esté examinando, en este caso las venas del cuerpo que llevan sangre al corazón. Los ultrasonidos difieren de los rayos-x en un aspecto muy importante: no hay exposición a radiaciones ionizantes. Otro término usado en vez de ecografía son ultrasonidos.
El principio de los ultrasonidos es similar al del sonar, un método utilizado por los barcos para detectar submarinos (o por los barcos de pesca para detectar bancos de peces). El eco característico que producen las ondas sonoras de regreso de chocar con un determinado objeto proyecta un determinado cuadro o dibujo de fondo. Otro ejemplo es el murciélago, cuando sobrevuela, sustituye los ojos por un sistema de sonar que le impide colisionar con los objetos cercanos y encontrar insectos que comer. En medicina, este procedimiento se utiliza para detectar enfermedades que producen cambios en la apariencia de órganos o tejidos, o masas anormales como tumores. Cuando un coágulo de sangre se desarrolla dentro de una vena, la ecografía venosa puede mostrarnos el coágulo o el enlentecimiento u obstrucción completa del flujo de la sangre que ha causado.

La indicación más común para la realización de una ecografía venosa es la búsqueda de coágulos sanguíneos, especialmente en las venas de las piernas. Estos coágulos pueden desprenderse y llegar a los pulmones, y pueden ser la causa de una situación muy peligrosa llamada embolismo pulmonar. Si actuamos a tiempo, hay tratamientos que pueden prevenir estos acontecimientos.
Otras indicaciones para realizar un estudio ecográfico:

Encontrar la causa de hinchazón de piernas de largo tiempo de duración. En gente con venas varicosas, una situación común, las valvas que mantienen la corriente sanguínea en dirección correcta pueden no funcionar bien, y la ecografía venosa puede ayudar al cirujano a decidir la conducta a seguir.
Ayudar a la colocación de una aguja o catéter en una vena interior importante. Ecografía puede llegar a localizar el lugar exacto de la vena y evitar complicaciones tal como sangrado o aire en la cavidad del tórax.
Dibujar un mapa de las venas de las piernas y brazos de los que puedan extraerse segmentos para usarlos para realizar un bypass en una zona enferma. Un ejemplo de lo anteriormente explicado sería un bypass de alguna arteria coronaria estrechada.
Examen de un injerto de vaso sanguíneo usado para diálisis en el caso de que el funcionamiento no sea el adecuado; pudiendo ser la causa una estenosis (estrechez).

Debería vestirse de forma cómoda, aunque deberá sacarse la ropa y las joyas de la zona que va a ser examinada. Aparte de eso no debería tomar ninguna medida especial. Es posible que haya oído que era necesario ayunar, pero esto sólo es importante sólo si se va a realizar la exploración de las venas del abdomen. En este caso, le podrán pedir que no tome alimentos o líquido entre 6 y 8 horas antes.

Será conducida a una sala de examen en donde habrá una máquina que le parecerá un ordenador con un televisor. Un aparato pequeño, manual, denominado transductor, parecido a un micrófono, se le colocará sobre la zona a estudiar. Existen transductores adaptables a las diferentes partes del cuerpo, como las piernas, para realizar una ecografía venosa. Sus tamaños son variables, pueden parecerse a un lápiz gordo o a una baraja de cartas. Una vez comienza la exploración, se puede ver la imagen en el monitor, en blanco y negro (o en color si se realiza un tipo especial de exploración, llamado “flujo color” o ecografía Doppler, se dibuja el flujo de las venas en el monitor).

El transductor del ecógrafo genera ondas sonoras que atraviesan la piel además de servir de micrófono que graba los sonidos de retorno (ecos). Cuando lo presionamos contra la piel, el tranductor dirige ondas sonoras de alta frecuencia hacia las venas que estamos estudiando y graba cualquier cambio en la intensidad y dirección de los ecos que retornan. Los ecos que rebotan y regresan, o la señal, son automáticamente medidos por el ordenador y convertidos electrónicamente en una imagen que enseña lo que está ocurriendo al momento, creando lo que se llama imagen en “tiempo real” en el monitor. Estas imágenes pueden ser grabadas en video o pueden ser congeladas al momento para obtener fotos instantáneas. Si se está realizando un estudio Doppler, los cambios en el flujo sanguíneo pueden verse en color en el monitor y oír un cambio en la intensidad del sonido.

El paciente se coloca en la camilla de exploración ajustable, se aplica un material tipo gel sobre la piel para permitir un contacto perfecto entre la piel y el transductor, eliminando bolsas de aire. Esto asegurará que las ondas de sonido se conducirán libremente al interior del cuerpo. El radiólogo presionará firmemente el transductor a la piel y lo moverá en uno y otro sentido para obtener imágenes completas de la zona que interesa. Se estudiará la zona completa, obteniendo imágenes desde diferentes perspectivas. A veces el examinador puede querer obtener imágenes mientras permaneces de pie. Se le pedirá que permanezca tranquilo durante la exploración. El radiólogo puede preguntarle sobre temas relacionados con su salud durante la exploración y puede repetir algunas imágenes para aclarar los hallazgos.

No oirá ni la emisión ultrasónica ni sus ecos, aunque puede escuchar los sonidos como latidos durante la realización del eco-Doppler. Probablemente se encontrará estirado de espaldas sobre la camilla de exploración, que puede ser inclinada o movida para permitir un mejor acceso a una determinada zona. Puede ser que tenga que permanecer de pie durante el estudio. A menudo tendrá la oportunidad de ver el monitor al mismo tiempo que la persona que lo está examinando, aunque no le será fácil entender lo que está viendo. La mayor parte de los estudios no duran más de media hora. La ecografía venosa es generalmente indolora. Pero si su pierna está hinchada y dolorida, la presión del transductor puede aumentar discretamente esta sensación dolorosa.

Cuando el estudio haya concluido, se le pedirá que se vista y espere hasta que el radiólogo pueda revisar las imágenes. Si no se necesitan imágenes adicionales podrá marcharse. Será un radiólogo con experiencia en ultrasonidos quien interpretará el estudio e informará a su médico. Después de recibir un resumen de los hallazgos, su médico le explicará lo que significa y cual será el próximo paso. Hoy en día algunos hospitales pasan las imágenes y el informe mediante Internet, abreviando el tiempo considerablemente.

Beneficios

La ecografía está ampliamente disponible y es menos cara que otras exploraciones. Es rápida y no utiliza radiaciones. Además, es un procedimiento no invasivo, no siendo necesarias punciones ni pinchazos de la piel ni de cavidades corporales.
La ecografía nos proporciona una foto clara de las partes blandas que supera a la de las imágenes con rayos-x.
La ecografía venosa ayuda a identificar coágulos en las venas de las piernas antes de que se desprendan y lleguen a los pulmones. También puede enseñarnos el movimiento de la sangre dentro de los vasos.
Comparado con la venografía, que requiere la utilización de contraste en la vena, la ecografía venosa es casi lo más preciso para detectar coágulos en la pantorrilla y podemos decir que lo más preciso en detectarlos en el muslo.
La ecografía es fácil de realizar, indolora y no causa problemas de salud. Puede ser repetida cuantas veces sea necesario.

Riesgos
De la ecografía diagnóstica estándar no hay descritos efectos perjudiciales para los humanos.

Pueden ser difíciles de ver de forma clara las venas que se encuentran cerca de la piel, especialmente en la pantorrilla. Puede ser difícil de identificar un coágulo que obstruye totalmente una vena o que deja pasar a su través una muy pequeña cantidad de sangre.



Ecografía de carótidas



Los ultrasonidos o ecografía utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para representar una determinada región u órgano del cuerpo o para monitorizar la circulación. Es una exploración no invasiva que no causa molestias. Las ondas sonoras son dirigidas a una zona del cuerpo, y los ecos que regresan son procesados por un ordenador que las transforma en imágenes claras y exactas de la región del cuerpo que está siendo estudiada. Las ondas sonoras reflejadas, o ecos, nos muestran la forma y tamaño de las estructuras, si son sólidas o líquidas o contienen algo en su interior. En el estudio de las carótidas, se estudian las arterias carótidas, los grandes vasos del cuello que llevan la sangre al cerebro. La ecografía carotídea puede mostrar placas que estrechen la arteria y reduzcan el flujo de sangre que llega al cerebro.
A diferencia de los rayos-x, la ecografía no conlleva exposición a radiación ionizante, lo que significa que puede repetirse la exploración sin preocupación por la acumulación de radiación. Además, ultrasonidos de carótida es una técnica en tiempo real que nos indica cómo está el flujo sanguíneo en el momento de realizarse la exploración.

La razón más frecuente para realizar un estudio de carótida es detectar estrechamientos o estenosis, de la arteria carótida, que aumenta sustancialmente el riesgo de infarto. Si su médico de cabecera detecta elevación de la presión en la arteria o un soplo (sonido anormal en el cuello que se detecta con el fonendo-estetoscopio), puede ser necesario realizar una ecografía de la zona. Otros factores de riesgo que pueden demandar una ecografía son edad avanzada, diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto, historia familiar de infarto cerebral o enfermedad cardíaca.
Si la exploración muestra estenosis de una o ambas arterias, su médico puede sugerir medicación, angiografía no invasiva o una operación para restablecer el flujo normal al cerebro. De esta manera se puede prevenir un infarto.
Otras razones para realizar la ecografía carotídea son:

Localizar un hematoma, colección de sangre coagulada que puede, en ocasiones, bloquear la circulación.
Detectar disección de la arteria carótida, una separación de las capas que forman la pared de la arteria que puede conducir a la obstrucción de la corriente sanguínea o debilitar la pared de la arteria.
Realizar un control de la arteria carótida después de una intervención quirúrgica para restaurar la circulación.
Verificar la posición de un stent (tubo metálico) colocado en el interior de la arteria para mantener la circulación.

No se necesita ninguna preparación especial para la ecografía de la carótida. Vestirse de manera cómoda, con una prenda abierta en el cuello. Se le pedirá que se quite joyas o cualquier objeto colocado alrededor del cuello.

El aparato de ultrasonidos portátil es del tamaño de un aparador pequeño. Recibe y procesa las señales de eco que dibujan en un monitor las arterias carótidas así como el movimiento de la sangre en su interior. Un transductor de mano, se parece a un micrófono, se usa para emitir los ultrasonidos y recibir las ondas sonoras reflejadas, que son enviadas a un ordenador del aparato de ultrasonidos que crea la imagen.

La ecografía se basa en el mismo principio que el sonar que usan los barcos de la armada para detectar objetos grandes debajo de ellos como submarinos, o por los barcos pesqueros para localizar bancos de peces. Un ejemplo de ellos en la naturaleza es el murciélago, que usa un sistema similar al sonar en vez de la vista que le permiten evitar chocar con los objetos o para encontrar insectos para comer.
Para realizar la exploración, se presiona el transductor contra la piel a ambos lados del cuello desde la clavícula hasta el ángulo de la mandíbula. Al moverlo, dirige una corriente de ondas de alta frecuencia hacia las arterias carótidas.
Las ondas sonoras se reflejan a una frecuencia que varía con la velocidad de la sangre en el interior de las arterias. El transductor cambia las señales eléctricas en un flujo de ondas sonoras de salida hacia las arterias carótidas.
Estas señales son medidas y analizadas en el ordenador, proporcionándonos una imagen a tiempo real de las estructuras de la carótida y su circulación. El transductor, en realidad actúa como un altavoz para crear vibraciones sonoras y como un micrófono para grabarlas. Las imágenes pueden ser grabadas en cinta de video, pueden obtenerse también instantáneas fotográficas. La mayor parte de las veces, las imágenes en blanco y negro son suficientes, pero existe un tipo especial de ecografía, llamada Doppler, que es capaz de obtener imágenes en color para demostrar la circulación en arterias y venas.

La ecografía carotídea se realiza como una exploración ambulatoria. Se le pedirá que se extienda de espalda en una camilla que puede bascular y moverse. Puede ser necesario inclinar o rotar su cabeza para mejorar la exposición. También puede ayudar bajar el brazo y hombro. Su cabeza será sujetada para que se mantenga fija.
Un gel templado en parte constituido por agua se aplica sobre la piel para eliminar bolsas de aire y asegurar el contacto perfecto entre el transductor y la piel. El radiólogo entonces moverá el transductor arriba y abajo a todo lo largo del cuello para obtener la visión de la arteria desde diferentes perspectivas. La exploración se repetirá de la misma manera del otro lado del cuello. Después de revisar los hallazgos, el radiólogo puede querer obtener más imágenes para aclarar los hallazgos.

No sentirás ni dolor ni molestias durante la exploración ecográfica de las carótidas. Estarás extendido sobre la camilla de exploración en una habitación semioscura. Puede escuchar algún sonido similar a latidos dependiendo del tipo de ecografía que le realicen. Puede que tenga la oportunidad de ver el monitor al tiempo que la persona que le está realizando la ecografía. Generalmente una ecografía de carótida se haya completado en media hora, aunque en ocasiones se alarga hasta una hora. El gel le limpiará el gel de su piel, y usted puede marcharse e inmediatamente reincorporarse a su actividad normal.

Un radiólogo con experiencia en ultrasonidos analizará todas las imágenes y enviará un informe a su médico de cabecera. Su médico le explicará los hallazgos.Con la tecnología actual, su médico puede ver las imágenes y leer el informe del radiólogo por Internet.

Beneficios

Las exploraciones de ecografía, a diferencia de otras formas de imagen, no conlleva exposición a radiación. Es una exploración indolora y no invasiva no tiene complicaciones conocidas o efectos colaterales. Se evitan las reacciones adversas al contraste.
Los ultrasonidos no utilizan radiaciones ionizantes, y es la modalidad de imagen de elección para el diagnóstico y monitorización de mujeres embarazadas. La ecografía de carótida demuestra estenosis de una o ambas carótidas, pueden tomarse medidas para restaurar el flujo de sangre al cerebro. Se previenen de esta manera muchos infartos cerebrales.
La ecografía es una exploración menos costosa que el método de imagen alternativo, el escáner.

Riesgos
En casi 50 años de experiencia, la ecografía de carótida ha demostrado ser un procedimiento libre de riesgos.

La ecografía de carótida puede ser difícil o imposible de realizar si un paciente tiene un apósito cubriendo una herida o una cicatriz en el cuello.
Puede ser difícil de explorar un determinado paciente por el tamaño o contorno del cuello.
Presencia de calcio en la pared de la arteria carótida puede hacer difícil la evaluación del vaso.
Es posible que una placa blanda y pequeña produzca ecos de bajo nivel que puedan no ser detectados.
La ecografía puede no detectar de forma clara el segmento final de la arteria carótida, pero éste es un punto raro de enfermedad.