Central de Turnos:     4821 6900
Turnos por Whatsapp:   11 3700 8000

Revistas

Contacto

Servicios

Tomografía Computada





Vascular Intervencionismo – Angiografía con TC



La angiografía-TC es un examen en el que mediante la inyección de contraste intravenoso se realiza una exploración con TC para valorar el flujo vascular en vasos arteriales en cualquier localización del organismo: aorta y sus ramas, arterias cerebrales, arterias pulmonares, etc. La tomografía computerizada (TC) es un equipo que utiliza rayos X para la exploración del paciente. El tubo de rayos X gira alrededor del cuerpo del paciente, obteniéndose información desde distintos ángulos del cuerpo del paciente. La información se procesa en un ordenador y se obtienen imágenes axiales (“lonchas”) delos tejidos y órganos explorados. La angiografía convencional se realiza introduciendo un catéter e inyectando contraste dentro de la arteria. La angiografía-TC es mucho menos invasiva ( el contraste se inyecta en una vena periférica y no en una arteria), y es mejor tolerado por el paciente. Este procedimiento se utiliza como cribado en un gran número de pacientes para evaluar la existencia de enfermedad arterial. Esta prueba se puede realizar de forma ambulante, sin ingreso hospitalario.

Se utiliza habitualmente para: Examinar las arterias pulmonares y excluir un tromboembolismo pulmonar, una patología grave y que tiene tratamiento. Visualizar flujo sanguíneo en las arterias renales (aquellas que irrigan los riñones), en pacientes con hipertensión arterial y que se sospecha que puede tener su origen en una estrechamiento de estas arterias. Para estudio de la aorta torácica, abdominal y sus ramas, lo que permite estudiar aneurismas (dilataciones que aparecen en un vaso arterial cuando la pared se debilita) que pueden comprometer la vida del paciente si se rompen. Identificar la disección de la aorta o sus ramas principales. La disección aparece cuando se separan dos capas de la pared de la aorta y entre ambas se introduce sangre. Es una situación de gran riesgo para la vida del paciente. Estudiar la enfermedad arteriosclerótica que produce estenosis de arterias que irrigan las piernas u otras zonas del cuerpo. La angiografía-TC también es útil para evaluar el resultado de los tratamientos quirúrgicos o percutáneo de la patología vascular, permitiendo valorar el flujo de la arteria patológica después del tratamiento.

Es necesario la inyección de contraste intravenoso. Por lo tanto, le pedirán que acuda a la realización de la prueba en ayunas de al menos seis horas.
Le preguntarán también si tiene antecedentes alérgicos al contraste o a otros fármacos.
También es útil conocer previamente a la realización de la prueba si el paciente tiene antecedentes de cardiopatía, insuficiencia renal o diabetes severa.
Si está tomando antidiabéticos orales es importante que lo comunique a su médico cuando le solicite la prueba.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente a través de la abertura, iniciándose la exploración. Dentro de la máquina el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
Para la realización de estos estudios se suelen emplear equipos avanzados llamados helicoidales que permiten explorar un área anatómica grande en un tiempo corto.

Para estos estudios es necesario la administración de contraste intravenoso. Se suele hacer inyectando el contraste en una vena periférica (habitualmente en antebrazo) con un inyector automático.
La inyección se inicia antes del comienzo del estudio, y la exploración se realiza cuando el contraste se encuentra en los vasos a explorar.
El tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por los detectores.
Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida se elabora una imagen axial.
La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración.
Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes. Con ellas el ordenador puede hacer reconstrucciones tridimensionales o bidimensionales de las arterias para su estudio y medición.

Habitualmente el paciente se desviste y coloca una bata para realizar la exploración.
Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba y evitar cremalleras y botones metálicos.
Le pueden pedir también que se quite horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
Le preguntarán por sus antecedentes alérgicos y por enfermedades previas, información que es importante conocer antes de la administración del contraste.
El paciente se coloca en la mesa de TC y el área a explorar se sitúa en la abertura del equipo.
Puede ser necesario el uso de cintas con velcro para evitar movimiento involuntarios.
La exploración se inicia después de la inyección del contraste intravenosoy se obtienen las imágenes.
El proceso en ocasiones dura sólo unos segundos.
Después se revisa la exploración por si es necesario complementar el estudio.

El estudio no es doloroso y puede durar de 10 a 15 minutos, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse.
Si se inyecta contraste intravenoso, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración, para evitar la exposición a radiaciones ionizantes a familiares o amigos. El personal técnico controla en todo momento visualmente al paciente y puede comunicarse con el a través de un micrófono.
Le pedirán que durante la realización del estudio contenga la respiración.
Una vez que se ha terminado el estudio el paciente debe esperar mientras el radiólogo revisa la exploración por si es necesario completar el estudio.
Una vez finalizado el procedimiento no es necesario adoptar ninguna precaución especial, aunque puede ser una buena idea la ingesta de líquidos abundantes las horas siguientes a la exploración, para ayudar a eliminar el contraste inyectado a través de la orina.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido el TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo que será remitido a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios

La angiografía-TC permite estudiar los vasos sanguíneos en muchas áreas del cuerpo como el cerebro, riñones, pelvis, arterias pulmonares, etc. Podemos detectar así patología vascular (como zonas de estenosis) lo que permite planificar el tratamiento quirúrgico.
Se obtienen imágenes del sistema vascular de gran calidad.que pueden reemplazar en ocasiones a la arteriografía convencional.
La angiografía-TC puede utilizarse en el cribado de enfermedad arterial, pues es segura, más cómoda y mejor tolerada por el paciente que la angiografía por catéter (la inyección de contraste se hace en una vena del antebrazo y no a través de un catéter en la arteria como en la segunda técnica).

Riesgos

La inyección de contraste intravenoso conlleva el riesgo de una reacción alérgica que excepcionalmente puede ser grave.
Si usted es alérgico al contraste yodado se puede plantear la realización de la prueba con un tratamiento previo, pero esto debería decidirlo su médico junto con el radiólogo. Otra posibilidad es reemplazarla exploración por un estudio con RM que utiliza otro tipo de contraste.
El contraste yodado utilizado puede dañar el riñón por lo que debe evitarse en pacientes con enfermedad renal o diabetes severa.
Es posible que se produzca rotura de la vena periférica utilizada para la inyección del contraste, y este se acumule bajo la piel. Si nota dolor durante la inyección del contraste en el punto de inyección, debe avisar inmediatamente al técnico.
Las mujeres deben advertir si están o pueden estar embarazadas.

El estudio puede no ser válido si el paciente se mueve durante la obtención de las imágenes y estas aparecen deterioradas por el movimiento, o en pacientes con cardiopatía en los que se obtiene el estudio cuando las arterias todavía no tienen suficiente contraste.
Todavía no es posible explorar arterias con un calibre muy pequeño.
Si usted es una madre que está amamantando a su hijo debe preguntar al radiólogo la conducta que debe seguir.
En las mujeres embarazadas no es conveniente la realización de esta prueba, especialmente en los tres primeros meses de embarazo. Si fuera necesario, por la gravedad de la situación clínica, el radiólogo y su médico lo tratarían directamente con la paciente. En estos casos habría que solicitar un consentimiento específico.



Tórax – Tomografía Computarizada de Tórax



La tomografía computarizada ( también conocida como TC o TAC) del tórax utiliza equipos especiales para obtener múltiples imágenes axiales de los tejidos y órganos del tórax. El TC produce imágenes con mayor detalle que la radiografía convencional de tórax.
Es especialmente útil porque puede simultáneamente mostrar diferentes tipos de tejido incluyendo pulmones, corazón, huesos, tejidos blandos, músculos y vasos.
Los TC más modernos utilizan un método llamado espiral (o helicoidal) que captura imágenes del tórax desde muchos ángulos y con la ayuda de un ordenador se procesan las imágenes para crear composiciones axiales o cortes del área de interés e incluso imágenes tridimensionales. La imagen luego puede imprimirse o ser examinada en un monitor.
Un TC se considera una prueba poco agresiva para el paciente pues se utilizan bajas dosis de radiación y no es invasiva.
Algunas veces es necesario utilizar contraste a través de una vena para hacer la imagen más clara.
Durante la exploración el paciente se tumba boca arriba, ocasionalmente puede hacerse de lado o boca abajo.
Durante el estudio, el paciente tiene que mantener pausas sin respirar, siguiendo las instrucciones de la máquina.
No es necesaria ninguna preparación previa al examen.
Generalmente no es necesario sedar al enfermo para que permanezca tranquilo.

El TC de tórax es utilizado para precisar hallazgos detectados en la radiografía de tórax o para investigar e intentar explicar signos y síntomas de la enfermedad torácica. El TC de tórax puede proporcionar información específica de la naturaleza y extensión de los hallazgos o en algunos casos confirmar que el tórax es normal.
Puede ser utilizado para detectar y evaluar la extensión de tumores que crecen en los pulmones y en el mediastino, o tumores que se han extendido desde otras partes del cuerpo. El TC es rutinariamente utilizado para saber si los tumores están respondiendo al tratamiento.
Usted puede haber escuchado que en los últimos años algunas personas han elegido el TC de tórax como método de detección precoz del cáncer de pulmón. Esto se puede realizar sobre todo en individuos fumadores o que han fumado, ya que ellos tienen más riesgo de padecer cáncer de pulmón que los no fumadores. Lo que esperamos es encontrar el cáncer de pulmón tan temprano como sea posible, lo que facilita su tratamiento. El TC es capaz de detectar pequeñas anomalías que pueden ser tumores en fase precoz y que no pueden ser visualizados en radiografías de tórax. En estos casos se usan bajas dosis de radiación. No obstante, todavía no está claro el beneficio que supone hacer este TC de tórax para detección precoz del cáncer de pulmón, por lo que si tiene interés en el tema debería hablarlo con su médico y con los radiólogos de su centro.
Cuando se encuentran hallazgos en el TC de causa incierta, puede ser necesario hacer una biopsia percutanea para examinar el tejido. El TC puede ser utilizado para guiar la aguja de biopsia hasta el área en cuestión.
El TC de tórax puede también demostrar otras patologías como neumonías, tuberculosis, enfisema, bronquiectasias y enfermedad intersticial pulmonar. Cuando los hallazgos clínicos y la radiografía de tórax no son concluyentes, el TC puede aclarar la situación. La inflamación o afectación de la pleura, la membrana que cubre los pulmones, también puede ser evaluada en el TC.
Las víctimas de accidentes y otros tipos de impacto sobre el tórax tienen un TC para valorar daños a los órganos, huesos (incluyendo la columna vertebral) y grandes vasos sanguíneos. Un aneurisma, o dilatación de la aorta, puede ser encontrado de forma inesperada cuando se realiza un TC de tórax por otras razones. Es importante estar seguro de que esta patología es detectada y si es necesario tratarla antes de romperse.
El TC es utilizado para detectar coágulos de sangre que viajan desde las venas de los miembros inferiores y se alojan en las arterias pulmonares, bloqueando el flujo normal de sangre a los pulmones. Esta enfermedad conocida como embolismo pulmonar es habitualmente detectada en pacientes inmovilizados por largos periodos de tiempo o quienes tienen cáncer u otros trastornos de la coagulación. El embolismo pulmonar es una enfermedad grave si no es detectada y tratada. Cuando se sospecha se realiza un tipo especial de TC llamado TC Angiografía (CTA). En este se introduce contraste iodado de forma algo más rápida y con cortes más finos y numerosos a lo largo del tórax para visualizar las arteriasde los pulmones mejor.

Se recomienda vestir cómodamente pero evitar cualquier vestido que tenga en el área torácica cremalleras, joyas o corchetes, dado que los objetos metálicos pueden afectar a la imagen.
Las mujeres deben siempre informar a su médico o al técnico de rayos si existe alguna posibilidad de que estén embarazadas.
En ocasiones, el radiólogo considerará que es necesario inyectarle contraste para la realización del estudio. En estos casos, usted debería acudir al servicio de Radiología en ayunas (un mínimo de 6 horas).

El TC escáner es una gran unidad con un agujero central girando directamente a través de su centro, dando la apariencia de un donut. El paciente se coloca en una mesa que puede moverse arriba y abajo y deslizarse dentro y fuera del centro del agujero. El ordenador no se encuentra en la sala de exploración sino que está en una sala contigua.

Los rayos X que se emiten desde el tubo de rayos X giratorio pasan a través del paciente. Los diferentes tejidos absorben la radiación en diferentes cantidades. La radiación emergente del cuerpo del paciente es recogida por una fila de detectores que están situados en el gantry con el tubo de rayos X. Durante cada rotación, se recogen aproximadamente 1000 imágenes del haz de rayos X. Estas imágenes son reconstruidaspor un ordenador para formar una vista bidimensional detallada del interior del cuerpo. Como la fuente de rayos X rota a la vez que avanza la mesa donde se encuentra el paciente a una velocidad constante, el haz de rayos X describe una espiral, por esto se conoce como TC espiral.
Los más novedosos TC espirales producen imágenes de mayor calidad en menos tiempo. Esto es importante especialmente para los niños y para los ancianos o enfermos críticos o bien para los que no pueden aguantar la respiración un tiempo. Los aparatos más modernos son capaces de estudiar regiones del cuerpo grandes como los pulmones en muy pocos segundos. Si se encuentra un nódulo sospechoso se pueden realizar cortes adicionales para un mayor detalle. Ahora es posible combinar múltiples imágenes de TC para producir imágenes tridimensionales que proporcionan información adicional.

El primer paso lo realiza el técnico para colocar al paciente correctamente en la mesa. Pueden utilizarse almohadas para ayudar al enfermo a mantener la posición correcta durante la exploración.
Para el escáner inicial la mesa se moverá rápidamente para situarse en la posición de inicio correcta. El resto de los cortes se realizan cuando la mesa se mueve más lentamente a través del escáner.
Los mejores resultados se obtienen cuando el enfermo es capaz de aguantar la respiración, si no es posible respirará suave y regularmente.
En ciertas circunstancias como cuando evaluamos los vasos sanguíneos el paciente notará el material de contraste inyectado en una vena un poco antes de que comience el escáner. Si es necesario, el radiólogo, un médico especialista en la interpretación y obtención de las imágenes médicas o un miembro de la plantilla le preguntará si ha tenido alergias a medicamentos o al yodo (el cual es un componente de muchos materiales de contraste) o si tiene historia de asma, diabetes, enfermedades del corazón, mieloma múltiple o enfermedad renal. Estas situaciones pueden suponer un aumento del riesgo a padecer una reacción alérgica al contraste. Las enfermedades renales dificultan la eliminación del contraste del torrente circulatorio.
Después de realizar el estudio puede que tenga que esperarun poco a que el radiólogo revise las imágenes para estar seguro de que la calidad del mismo es suficiente para interpretarlo correctamente. Si es necesario se obtienen unos cortes adicionales.

No produce ningún tipo de dolor. Cuando se inyecta material de contraste puede notar calor, o un sabor metálico en la boca, habitualmente se pasa en unos minutos. También se puede notar prurito, si persiste o se desarrollan habones puede ser necesaria medicación. Muy raramente puede producir dificultad para respirar o hinchazón en la garganta o en otras partes del cuerpo indicando una reacción más seria al contraste que debe ser tratada rápidamente. Si usted experimenta algunos de estos síntomas informe al técnico rápidamente.
Usted está solo durante la exploración pero el técnico puede verle y oírle y puede hablarle en cualquier momento desde la habitación de control. Habitualmente se tarda entre 15 y 30 minutos incluyendo el tiempo de preparación. El tiempo real del TC es menos de 30 segundos.

Un radiólogo experimentado en TC examinará e interpretara los hallazgos del TC. Después de llegar a una conclusión el radiólogo enviará un informe detallado al médico peticionario quien le dará a usted los resultados.

Beneficios

A diferencia de los rayos X convencionales, el TC proporciona detalladas imágenes de órganos y tejidos del cuerpo.
El TC es rápido. Esto es especialmente importante para pacientes con traumatismo torácico, dado que los daños internos o el sangrado pueden ser diagnosticados a tiempo para salvarles la vida.
No es doloroso un TC. A parte de la inyección intravenosa, si se necesita, no es invasivo.
TC puede identificar tumores de pulmón pequeños cuando no son visibles en la placa de tóraxy son más fáciles de tratar.
Puesto que identifica tejido normal y patológico puede utilizarse como guía de biopsia con aguja fina.
El TC puede ayudar a planificar la radioterapia.
Un TC diagnóstico puede ayudar a eliminar la necesidad de una cirugía exploradora.

Riesgos

El TC requiere exposición a la radiación, pero el riesgo es considerado muy por debajo de los beneficios obtenidos al hacer un diagnóstico seguro. Los radiólogos utilizan la dosis de radiación más pequeña posible para obtener un resultado seguro. La dosis efectiva de radiación para esta exploración es de 8mSv, lo cual es aproximadamente lo mismo que recibe la población normal de la radiación ambiente en 3 años. Ver la página de Seguridad para más información sobre las dosis de radiación.
Se tiene un cuidadoespecial durante la exploración con rayos X para asegurarse que el abdomen y pelvis no están siendo radiados, con la excepción de aquellas exploraciones que lo requieren. Las mujeres deben informar a su médico o al técnico de rayos si existe la posibilidad de que estén embarazadas.
Si usted está dando de mamar y recibe contraste, debe esperar 24 horas, para permitir a su organismo que elimine el material antes de reiniciar la lactancia.
Hay un pequeño riesgo pero real de que usted tenga una reacción alérgica seria al contraste que contiene yodo pero el médico será capaz de manejar esta situación.

La resonancia magnética (RM) puede ser mejor que el TC para mostrar tejidos blandos.
El movimiento puede disminuir la calidad de las imágenes.
El TC no está recomendado en mujeres embarazadas.



Neuroradiología – Tomografía Computarizada de Cabeza



La tomografía computerizada utiliza un equipamiento especial con un tubo de Rayos X que permite obtener imágenes del área a explorar ( en este caso la cabeza) desde diferentes ángulos y con ellos elabora imágenes axiales. La TC provee información detallada de lesiones craneales como infartos, tumores, y otras lesiones cerebrales que no puede ser obtenida con los estudios radiológicos convencionales. Permite valorar el hueso, partes blandas y vasos sanguíneos en el mismo estudio.

Detección de sangrado, daño cerebral y fracturas de cabeza en pacientes con lesiones traumáticas.
Detección de sangrado o hematoma dentro del parénquima cerebral en pacientes con síntomas de infarto.
Detección de accidente cerebrovascular, especialmente con la nueva técnica de perfusión-TC.
Evaluación en pacientes con trauma facial de la extensión de la lesión ósea y de partes blandas, y planificación de la reconstrucción quirúrgica.
Detección de sangrado en un paciente con cefalea severa de inicio súbito, con sospecha de rotura de un aneurisma.
Detección de tumor cerebral.
Diagnóstico de patología en el hueso temporal que puede causar problemas de audición.
Detección del aumento de tamaño de los ventrículos cerebrales (hidrocefalia).
Estudio de senos paranasales y su patología (inflamación, tumor) para diagnóstico y planificación del tratamiento.
Planificación de la radioterapia para tratamiento de un tumor en la cabeza.
Uso como guía para biopsia de tejido cerebral.
Estudio no invasivo de aneurisma o malformación arteriovenosa mediante la llamada TC-angiografía.
Detección de enfermedades o malformaciones de la cabeza.
Obtención de imágenes tridimensionales del cabeza y estructuras cerebrales.

Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba como horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
No es necesaria ninguna preparación para esta prueba, salvo que se necesite inyectar contraste intravenoso. En este caso se le preguntará si tiene antecedentes alérgicos al contraste u otros fármacos. También resulta de interés conocer si tiene usted asma, mieloma múltiple o enfermedades cardiológicas, renales o tiroideas o diabetes. En general, recibirá una explicación sobre el procedimiento a realizar, los riesgos que conlleva la inyección de contraste intravenoso y se le pedirá que firme un documento dando su consentimiento para la realización de la prueba.
Si la exploración se realiza administrando contraste intravenoso el paciente debe acudir estando en ayunas desde varias horas antes del examen.
Las mujeres deben informar al personal sanitario si están embarazadas o pueden estarlo. En estos casos puede sustituirse la prueba por otra o realizarla protegiendo al feto de la radiación.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente en la máquina a través de la abertura, iniciándose la exploración de la cabeza. En el interior del equipo el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
El paciente está sólo en la sala de exploración pero el técnico le puede ver de forma continua y además puede hablar con él a través de un micrófono.

La TC utiliza rayos X para la obtención de las imágenes. El tubo de rayos X gira alrededor dela cabeza del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por una fila de detectores. Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida el ordenadorelabora una imagen axial. La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración. Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes.

El paciente es colocado sobre la mesa por el técnico. La posición del paciente dependerá del área a explorar, pero habitualmente se sitúa en decúbito supino ( boca arriba). Durante el procedimiento la mesa se desplaza situando al paciente dentro de la máquina del TC a través de la abertura. Dependiendo del tipo de exploración el movimiento de la mesa es más o menos rápido.
Con cierta frecuencia el estudio requiere el uso de contraste. Este es administrado a través de una vena periférica normalmente en el antebrazo.
La duración de la exploración es variable desde 5 minutos hasta media hora. Después de la obtención de las imágenes el paciente debe esperar hasta que el estudio sea examinado por el radiólogo y determine si es necesario completarlo o se da por concluido el estudio.

Una vez que entra en la TC, el técnico utiliza un sistema de luces para asegurar el correcto posicionamiento del paciente. El paciente se coloca en decúbito supino o en prono (boca abajo) con el cuello en extensión dependiendo del tipo de exploración y ocasionalmente se hace necesario sujetar la cabeza para evitar movimientos mediante alguna cinta con velcro.
El paciente y el técnico pueden hablar durante la exploración a través de un intercomunicador.
El estudio no es doloroso, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse. Si se inyecta material de contraste en el brazo, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos el paciente debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido la TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo por escrito que será remito a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios:

Es una técnica muy extendida, fácilmente disponible, que se realiza en un corto tiempo y con un costo razonable menor que el de una exploración por resonancia magnética.
Esta exploración permite estudiar mejor que cualquier otra las alteraciones óseas.
Detecta el sangrado con facilidad, dato muy importante en los estudios craneales.
Se utiliza para la detección de accidentes cerebrovasculares.
Muestra con excelente detalle el hueso las partes blandas y vasos sanguíneos.
Es el método de elección para el cribado rápido en pacientes con traumatismos para detectar sangrado y otras condiciones que comprometen la vida del paciente.
La TC angiografía muestra vasos sanguíneos, y permite estudiar aneurismas y oclusiones vasculares.

Riesgos:
Existe una exposición a radiaciones ionizantes, pero el beneficio obtenido supera con creces este inconveniente. La dosis efectiva de este procedimiento es de aproximadamente 2 mSv, que es la misma que recibe una persona por la radiación de fondo natural en 8 meses.
Hay que tener especial cuidado durante el examen para evitar la radiación en aquellas zonas adyacentes a las áreas de exploración y que no son de interés para el diagnóstico de su enfermedad. Puede ser útil el empleo de delantales plomados para, por ejemplo, proteger el abdomen.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.
Las madres que amamantan a sus hijos, deben esperar 24 horas después de la inyección del contraste intravenoso antes de reiniciar la lactancia.
El riesgo de reacción alérgica severa al contraste yodado es raro y el personal sanitario está equipado y preparado para instaurar un rápido tratamiento.

Comparado con la Resonancia Magnética en el estudio de las partes blandas, particularmente del cerebro, tiene menor resolución y por tanto es menos sensible para estudiar algunas patologías.
La TC es menos sensible para valorar la inflamación de las meninges (membranas que cubren el cerebro).



Neuroradiología – Usos comunes de la TC en Neurorradiología



La exploración de la TC en neurorradiología generalmente se utiliza para detectar lesiones craneales y cerebrales, de columna, del cuello y de la órbita.
En el estudio del cráneo y cerebro las principales indicaciones incluyen:

Detección de lesiones óseas y cerebrales en traumatismos craneoencefálicos.
Detección de tumores, hemorragias o infartos en pacientes que han presentado cefalea aguda, un déficit neurológico agudo o una crisis epiléptica.
Detección de hidrocefalia en pacientes con cefalea crónica o con alteraciones de la marcha.
Detección de malformaciones congénitas.
Valoración de lesiones cerebrales en pacientes con deterioro cognitivo.

En el estudio de la columna las principales indicaciones incluyen:

Detección de lesiones óseas o del disco intervertebral en pacientes con lumbalgia o cervicalgia, asociada o no a dolores radiculares (dolor que se irradia por los brazos o piernas).
Estudio de lesiones óseas en pacientes con traumatismos que afectan la columna epiléptica.

La exploración por TC también se utiliza para:

Evaluar en qué medida se encuentra dañado el hueso y el tejido blando en pacientes con traumatismo facial y planificar la reconstrucción quirúrgica.
Diagnosticar enfermedades del hueso temporal, que puede provocar problemas auditivos.
Determinar si la inflamación u otros cambios están presentes en los senos paranasales.
Estudio de lesiones que afectan la órbita.
Estudio de extensión de tumores del cuello.

La exploración de TC en neurorradiología puede utilizar algunas técnicas especiales como son la perfusión y la angiografia, que siempre se realizan con administración de contraste yodado inyectado a través de una vena, y que permiten obtener información sobre la vascularizacion de gran importancia en el estudio de enfermedades vasculares.



¿Qué es un TC o escáner?



El escáner es una máquina compleja que consta de una camilla, en la que se coloca el paciente y un “gantry”, donde está un tubo de rayos X especial, que gira a gran velocidad. Esto permite adquirir información de todo el volumen del paciente.
Es una prueba radiológica que también tiene otras denominaciones como Tomografía Computarizada y TAC.
Se realiza en un aparato localizado en los Servicios de Radiodiagnóstico de los Hospitales, basado en la utilización de rayos X y potentes ordenadores para conseguir imágenes del interior de los pacientes que permiten conocer si sufren alguna enfermedad.

Ni mejor ni peor; cada prueba tiene su indicación para las distintas enfermedades que quiere estudiar el médico.
La gran ventaja que aporta el TC es poder visualizar partes del cuerpo que de otra forma no podríamos estudiar; los modernos equipos de TC lo consiguen de una forma muy precisa permitiendo diagnósticos precoces.

Antes de empezar la prueba, el técnico de radiodiagnóstico coloca al paciente en la posición adecuada.
La prueba es totalmente indolora. El paciente tiene que estar tumbado y quieto en una camilla que se desplaza durante el estudio; se le señala cuando debe de contener la respiración.

Los riesgos están relacionados con el uso de radiaciones ionizantes y de los contrastes yodados, aunque no en todos los casos es necesario usar contraste. Estos riesgos son bajos y, siempre que se realicen por indicación médica, tienen más beneficios que desventajas para el paciente.

Cualquier paciente puede realizarse un escáner, siempre que su médico necesite de este estudio para conocer su enfermedad o la evolución de la misma.
En los niños, por su mayor sensibilidad a los efectos nocivos de los rayos X, su indicación debe ser claramente señalada por el Pediatra.
Las mujeres embarazadas sólo se realizaran la prueba si es de estricta necesidad, para no provocar posibles daños al feto.
En las mujeres en edad fértil, si el estudio no es urgente, se deberá confirmar que no existe posibilidad de embarazo antes de realizar la prueba..

Si el estudio se va a realizar con contraste, no ingerir alimentos en las últimas 6 horas, aunque sí se pueden ingerir líquidos de forma moderada hasta una hora antes del estudio.

En la mayoría de los TC se necesita administrar en una vena del brazo “contraste”, que es una medicación que permite que el estudio sea más preciso. Esta administración puede provocar en casos aislados reacciones alérgicas leves, pero en algunos excepcionales éstas pueden ser graves por lo que siempre se comprueba que se puede inyectar el contraste antes de hacer la prueba. En algunos casos se le solicitará un consentimiento informado.
Si hay antecedentes de alguna reacción alérgica, debe señalarse al médico que le solicita la prueba y al radiólogo.
En el momento de acudir al Servicio de Radiodiagnóstico, si su estudio es del abdomen, le darán un liquido para beber y así ver mejor el intestino.

La duración del estudio depende de la rapidez del equipo, (actualmente los llamados TC helicoidales son rapidísimos) y del segmento del cuerpo a estudiar. Normalmente toda la exploración no dura más de 20-30 minutos.

Un médico especialista en Radiodiagnóstico programa el estudio, valora y diagnóstica las imágenes, emite un informe que envía al médico del paciente, que lo analiza junto a otras pruebas de imagen o laboratorio.
Junto al radiólogo, una enfermera y un técnico de radiología colaboran en la realización del estudio y para resolver las dudas que se planteen al paciente o sus familiares.

Estudios de cabeza por accidentes o enfermedades neurológicas,… estudios del tórax y abdomen por numerosas enfermedades, estudios de columna etc.
En numerosas ocasiones en la propia sala de TC se realizan “Procedimientos Diagnósticos-Intervencionistas”, para tomar muestras de órganos enfermos incluso tratar complicaciones como abscesos o colecciones.



Angiografía con TC



La angiografía-TC es un examen en el que mediante la inyección de contraste intravenoso se realiza una exploración con TC para valorar el flujo vascular en vasos arteriales en cualquier localización del organismo: aorta y sus ramas, arterias cerebrales, arterias pulmonares, etc.
La tomografía computerizada (TC) es un equipo que utiliza rayos X para la exploración del paciente. El tubo de rayos X gira alrededor del cuerpo del paciente, obteniéndose información desde distintos ángulos del cuerpo del paciente. La información se procesa en un ordenador y se obtienen imágenes axiales (“lonchas”) delos tejidos y órganos explorados.
La angiografía convencional se realiza introduciendo un catéter e inyectando contraste dentro de la arteria. La angiografía-TC es mucho menos invasiva ( el contraste se inyecta en una vena periférica y no en una arteria), y es mejor tolerado por el paciente. Este procedimiento se utiliza como cribado en un gran número de pacientes para evaluar la existencia de enfermedad arterial.
Esta prueba se puede realizar de forma ambulante, sin ingreso hospitalario.

Se utiliza habitualmente para:
Examinar las arterias pulmonares y excluir un tromboembolismo pulmonar, una patología grave y que tiene tratamiento.
Visualizar flujo sanguíneo en las arterias renales (aquellas que irrigan los riñones), en pacientes con hipertensión arterial y que se sospecha que puede tener su origen en una estrechamiento de estas arterias.
Para estudio de la aorta torácica, abdominal y sus ramas, lo que permite estudiar aneurismas (dilataciones que aparecen en un vaso arterial cuando la pared se debilita) que pueden comprometer la vida del paciente si se rompen.
Identificar la disección de la aorta o sus ramas principales. La disección aparece cuando se separan dos capas de la pared de la aorta y entre ambas se introduce sangre. Es una situación de gran riesgo para la vida del paciente.
Estudiar la enfermedad arteriosclerótica que produce estenosis de arterias que irrigan las piernas u otras zonas del cuerpo.
La angiografía-TC también es útil para evaluar el resultado de los tratamientos quirúrgicos o percutáneo de la patología vascular, permitiendo valorar el flujo de la arteria patológica después del tratamiento.

Es necesario la inyección de contraste intravenoso. Por lo tanto, le pedirán que acuda a la realización de la prueba en ayunas de al menos seis horas.
Le preguntarán también si tiene antecedentes alérgicos al contraste o a otros fármacos.
También es útil conocer previamente a la realización de la prueba si el paciente tiene antecedentes de cardiopatía, insuficiencia renal o diabetes severa.
Si está tomando antidiabéticos orales es importante que lo comunique a su médico cuando le solicite la prueba.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente a través de la abertura, iniciándose la exploración. Dentro de la máquina el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
Para la realización de estos estudios se suelen emplear equipos avanzados llamados helicoidales que permiten explorar un área anatómica grande en un tiempo corto.

Para estos estudios es necesario la administración de contraste intravenoso. Se suele hacer inyectando el contraste en una vena periférica (habitualmente en antebrazo) con un inyector automático.
La inyección se inicia antes del comienzo del estudio, y la exploración se realiza cuando el contraste se encuentra en los vasos a explorar.
El tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por los detectores.
Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida se elabora una imagen axial.
La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración.
Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes. Con ellas el ordenador puede hacer reconstrucciones tridimensionales o bidimensionales de las arterias para su estudio y medición.

Habitualmente el paciente se desviste y coloca una bata para realizar la exploración.
Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba y evitar cremalleras y botones metálicos.
Le pueden pedir también que se quite horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
Le preguntarán por sus antecedentes alérgicos y por enfermedades previas, información que es importante conocer antes de la administración del contraste.
El paciente se coloca en la mesa de TC y el área a explorar se sitúa en la abertura del equipo.
Puede ser necesario el uso de cintas con velcro para evitar movimiento involuntarios.
La exploración se inicia después de la inyección del contraste intravenosoy se obtienen las imágenes.
El proceso en ocasiones dura sólo unos segundos.
Después se revisa la exploración por si es necesario complementar el estudio.

El estudio no es doloroso y puede durar de 10 a 15 minutos, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse.
Si se inyecta contraste intravenoso, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración, para evitar la exposición a radiaciones ionizantes a familiares o amigos. El personal técnico controla en todo momento visualmente al paciente y puede comunicarse con el a través de un micrófono.
Le pedirán que durante la realización del estudio contenga la respiración.
Una vez que se ha terminado el estudio el paciente debe esperar mientras el radiólogo revisa la exploración por si es necesario completar el estudio.
Una vez finalizado el procedimiento no es necesario adoptar ninguna precaución especial, aunque puede ser una buena idea la ingesta de líquidos abundantes las horas siguientes a la exploración, para ayudar a eliminar el contraste inyectado a través de la orina.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido el TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo que será remitido a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios

La angiografía-TC permite estudiar los vasos sanguíneos en muchas áreas del cuerpo como el cerebro, riñones, pelvis, arterias pulmonares, etc. Podemos detectar así patología vascular (como zonas de estenosis) lo que permite planificar el tratamiento quirúrgico.
Se obtienen imágenes del sistema vascular de gran calidad.que pueden reemplazar en ocasiones a la arteriografía convencional.
La angiografía-TC puede utilizarse en el cribado de enfermedad arterial, pues es segura, más cómoda y mejor tolerada por el paciente que la angiografía por catéter (la inyección de contraste se hace en una vena del antebrazo y no a través de un catéter en la arteria como en la segunda técnica).

Riesgos

La inyección de contraste intravenoso conlleva el riesgo de una reacción alérgica que excepcionalmente puede ser grave.
• Si usted es alérgico al contraste yodado se puede plantear la realización de la prueba con un tratamiento previo, pero esto debería decidirlo su médico junto con el radiólogo. Otra posibilidad es reemplazarla exploración por un estudio con RM que utiliza otro tipo de contraste.
El contraste yodado utilizado puede dañar el riñón por lo que debe evitarse en pacientes con enfermedad renal o diabetes severa.
Es posible que se produzca rotura de la vena periférica utilizada para la inyección del contraste, y este se acumule bajo la piel. Si nota dolor durante la inyección del contraste en el punto de inyección, debe avisar inmediatamente al técnico.
Las mujeres deben advertir si están o pueden estar embarazadas.

El estudio puede no ser válido si el paciente se mueve durante la obtención de las imágenes y estas aparecen deterioradas por el movimiento, o en pacientes con cardiopatía en los que se obtiene el estudio cuando las arterias todavía no tienen suficiente contraste.
Todavía no es posible explorar arterias con un calibre muy pequeño.
Si usted es una madre que está amamantando a su hijo debe preguntar al radiólogo la conducta que debe seguir.
En las mujeres embarazadas no es conveniente la realización de esta prueba, especialmente en los tres primeros meses de embarazo. Si fuera necesario, por la gravedad de la situación clínica, el radiólogo y su médico lo tratarían directamente con la paciente. En estos casos habría que solicitar un consentimiento específico.



Tomografía Computarizada de Cabeza



La tomografía computerizada utiliza un equipamiento especial con un tubo de Rayos X que permite obtener imágenes del área a explorar ( en este caso la cabeza) desde diferentes ángulos y con ellos elabora imágenes axiales. La TC provee información detallada de lesiones craneales como infartos, tumores, y otras lesiones cerebrales que no puede ser obtenida con los estudios radiológicos convencionales. Permite valorar el hueso, partes blandas y vasos sanguíneos en el mismo estudio.

Detección de sangrado, daño cerebral y fracturas de cabeza en pacientes con lesiones traumáticas.
Detección de sangrado o hematoma dentro del parénquima cerebral en pacientes con síntomas de infarto.
Detección de accidente cerebrovascular, especialmente con la nueva técnica de perfusión-TC.
Evaluación en pacientes con trauma facial de la extensión de la lesión ósea y de partes blandas, y planificación de la reconstrucción quirúrgica.
Detección de sangrado en un paciente con cefalea severa de inicio súbito, con sospecha de rotura de un aneurisma.
Detección de tumor cerebral.
Diagnóstico de patología en el hueso temporal que puede causar problemas de audición.
Detección del aumento de tamaño de los ventrículos cerebrales (hidrocefalia).
Estudio de senos paranasales y su patología (inflamación, tumor) para diagnóstico y planificación del tratamiento.
Planificación de la radioterapia para tratamiento de un tumor en la cabeza.
Uso como guía para biopsia de tejido cerebral.
Estudio no invasivo de aneurisma o malformación arteriovenosa mediante la llamada TC-angiografía.
Detección de enfermedades o malformaciones de la cabeza.
Obtención de imágenes tridimensionales del cabeza y estructuras cerebrales

Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba como horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
No es necesaria ninguna preparación para esta prueba, salvo que se necesite inyectar contraste intravenoso. En este caso se le preguntará si tiene antecedentes alérgicos al contraste u otros fármacos. También resulta de interés conocer si tiene usted asma, mieloma múltiple o enfermedades cardiológicas, renales o tiroideas o diabetes. En general, recibirá una explicación sobre el procedimiento a realizar, los riesgos que conlleva la inyección de contraste intravenoso y se le pedirá que firme un documento dando su consentimiento para la realización de la prueba.
Si la exploración se realiza administrando contraste intravenoso el paciente debe acudir estando en ayunas desde varias horas antes del examen.
Las mujeres deben informar al personal sanitario si están embarazadas o pueden estarlo. En estos casos puede sustituirse la prueba por otra o realizarla protegiendo al feto de la radiación.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente en la máquina a través de la abertura, iniciándose la exploración de la cabeza. En el interior del equipo el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
El paciente está sólo en la sala de exploración pero el técnico le puede ver de forma continua y además puede hablar con él a través de un micrófono.

La TC utiliza rayos X para la obtención de las imágenes. El tubo de rayos X gira alrededor dela cabeza del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por una fila de detectores. Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida el ordenador elabora una imagen axial. La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración. Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes.

El paciente es colocado sobre la mesa por el técnico. La posición del paciente dependerá del área a explorar, pero habitualmente se sitúa en decúbito supino ( boca arriba). Durante el procedimiento la mesa se desplaza situando al paciente dentro de la máquina del TC a través de la abertura. Dependiendo del tipo de exploración el movimiento de la mesa es más o menos rápido.
Con cierta frecuencia el estudio requiere el uso de contraste. Este es administrado a través de una vena periférica normalmente en el antebrazo.
La duración de la exploración es variable desde 5 minutos hasta media hora. Después de la obtención de las imágenes el paciente debe esperar hasta que el estudio sea examinado por el radiólogo y determine si es necesario completarlo o se da por concluido el estudio.

Una vez que entra en la TC, el técnico utiliza un sistema de luces para asegurar el correcto posicionamiento del paciente. El paciente se coloca en decúbito supino o en prono (boca abajo) con el cuello en extensión dependiendo del tipo de exploración y ocasionalmente se hace necesario sujetar la cabeza para evitar movimientos mediante alguna cinta con velcro.
El paciente y el técnico pueden hablar durante la exploración a través de un intercomunicador.
El estudio no es doloroso, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse. Si se inyecta material de contraste en el brazo, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos el paciente debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido la TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo por escrito que será remito a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios

Es una técnica muy extendida, fácilmente disponible, que se realiza en un corto tiempo y con un costo razonable menor que el de una exploración por resonancia magnética.
Esta exploración permite estudiar mejor que cualquier otra las alteraciones óseas.
Detecta el sangrado con facilidad, dato muy importante en los estudios craneales.
Se utiliza para la detección de accidentes cerebrovasculares.
Muestra con excelente detalle el hueso las partes blandas y vasos sanguíneos.
Es el método de elección para el cribado rápido en pacientes con traumatismos para detectar sangrado y otras condiciones que comprometen la vida del paciente.
La TC angiografía muestra vasos sanguíneos, y permite estudiar aneurismas y oclusiones vasculares.

Riesgos
Existe una exposición a radiaciones ionizantes, pero el beneficio obtenido supera con creces este inconveniente. La dosis efectiva de este procedimiento es de aproximadamente 2 mSv, que es la misma que recibe una persona por la radiación de fondo natural en 8 meses.
Hay que tener especial cuidado durante el examen para evitar la radiación en aquellas zonas adyacentes a las áreas de exploración y que no son de interés para el diagnóstico de su enfermedad. Puede ser útil el empleo de delantales plomados para, por ejemplo, proteger el abdomen.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.
Las madres que amamantan a sus hijos, deben esperar 24 horas después de la inyección del contraste intravenoso antes de reiniciar la lactancia.
El riesgo de reacción alérgica severa al contraste yodado es raro y el personal sanitario está equipado y preparado para instaurar un rápido tratamiento.

Comparado con la Resonancia Magnética en el estudio de las partes blandas, particularmente del cerebro, tiene menor resolución y por tanto es menos sensible para estudiar algunas patologías.
La TC es menos sensible para valorar la inflamación de las meninges (membranas que cubren el cerebro).



Colonoscopia virtual



La colonoscopia virtual (CV) o colonotac (CTC) es un escáner del abdomen especialmente dedicado al estudio del interior del colon. Su objetivo principal es detectar pólipos y contribuir a disminuir el riesgo del cáncer de colon o detectarlo precozmente.

Es necesario un escáner helicoidal moderno que permita imágenes de alta calidad, junto con un software endoscópico dedicado especialmente a la colonoscopia virtual y un equipo humano con experiencia en esta técnica.

Uno de los requisitos para el éxito de la prueba es la preparación previa del colon, así que es necesaria la colaboración activa de la persona que se somete al examen. El objetivo fundamental es lograr que el colon tenga el menor contenido posible de residuos y que los que existan estén marcados con un contraste que los diferencie claramente de los pólipos y hagan a estos visibles aunque estén recubiertos de heces.
Existen diferentes estrategias para lograr este objetivo. Algunos grupos profesionales utilizan laxantes (aunque en menor dosis que los utilizados en la preparación de la colonoscopia óptica) y le pedirán a su vez que beba el día de la prueba o el día anterior a la misma, ciertas cantidades de contraste que contiene iodo y/ o bario, con el fin de teñir sus heces.
Otros grupos de profesionales le ofrecerán una preparación sin laxantes. En este caso tendrá que realizar una dieta sin fibra durante los dos o tres días previos a la cita, siendo importante que a la vez aumente la ingesta de líquidos. También en el transcurso de esta preparación tendrá que beber pequeñas cantidades de contraste yodado, que marcaran adecuadamente todos los restos que queden en el interior del colon.

Para la interpretación de la prueba por el médico no existen diferencias entre los dos tipos de preparación. La diferencia fundamental es la consecuencia del uso de los laxantes, que le provocarán un número frecuente de deposiciones y puede notar cierto cansancio por la pérdida de líquidos y iones.
La preparación libre de laxantes, que utiliza una dieta sin fibra, puede dar sensación de hambre como único efecto indeseable, pero normalmente usted no hará más deposiciones que las habituales, lo que le da la oportunidad de no alterar su ritmo de vida habitual.

Para que puedan verse los pólipos y otras lesiones es necesario despegar las paredes del colon, que habitualmente se hallan colapsadas. Para ello, el día de la prueba se le introducirá una sonda flexible muy fina en el recto (sólo unos pocos centímetros) y a través de ella se le insuflará aire. La insuflación puede ser manual utilizando aire ambiente, o bien mediante un insuflador automático que emplea CO2.
No va ser necesario ningún tipo de sedación o anestesia, ya que lo único que produce la insuflación es una ligera molestia.
Una vez se ha distendido el colon, ahora ya podemos adquirir los datos con el escáner, lo que durará sólo unos segundos.
Se le realizará el escáner en dos posiciones, normalmente boca arriba y boca abajo. El objetivo de esta maniobra es movilizar el aire y el líquido de dentro del colon y obtener una distensión correcta.
En algunos casos puede ser necesario estudiar el resto de la cavidad abdominal, además del colon. En este caso se le administrará un contraste de yodo por vía venosa, con el fin de ver mejor todos los órganos del abdomen.
La prueba tiene una duración global de unos 15-20 minutos, y a continuación usted podrá hacer vida normal.

La insuflación con aire ambiente tiene la ventaja de no necesitar técnicas sofisticadas, además de no ser nocivo, ya que se trata de una sustancia sin riesgos que todos respiramos. El aire ambiente es el gas que se utiliza también en la endoscopia óptica. Sin embargo su uso produce una mayor sensación abdominal de “gases”después de la prueba. Se recomienda caminar después de abandonar la sala de exploración, puesto que favorece la expulsión de los gas.
La insuflación con CO2 requiere el uso de un insuflador automático y bombonas de CO2. El CO2 es un gas seguro siempre que no se introduzcan cantidades excesivas. Se absorbe muy rápidamente lo que hace que se tolere mejor que el aire ambiental y produzca menos molestias abdominales. Su uso presenta algunas contraindicaciones como la enfermedad pulmonar crónica. La mayor ventaja del CO2 es la disminución de las molestias abdominales.

En todas las situaciones donde no se logre estudiar el colon con colonoscopia óptica. A veces el endoscopista no logra completar el recorrido del colon (ya que en algunos individuos es muy tortuoso) y solicitará una colonoscopia virtual para completar el estudio.
También será la mejor opción cuando existan otras enfermedades que contraindiquen el uso de laxantes o cuando exista mala tolerancia a la colonoscopia óptica.
El estudio endoscópico del colon está indicado para excluir o detectar el cáncer de colon y en la prevención del cáncer de colon. La prevención del cáncer de colon se basa en detectar su precursor, es decir, los pólipos. Detectar los pólipos de mayor riesgo es el objetivo principal de una colonoscopia virtual . El tamaño de los pólipos es un factor determinante en el riesgo de malignización. Estudios sobre más de 6000 pacientes han demostrado que la colonoscopia virtual tiene una sensibilidad comparable a la de la colonoscopia óptica para detectar los pólipos de mayor riesgo, denominados científicamente como adenomas avanzados. Debido a estos resultados la Colonoscopia Virtual ha sido reconocida como una prueba útil para el cribado o detección precoz de pólipos y cáncer colorrectal por varias sociedades científicas.

Su mayor desventaja es que no puede realizar biopsias ni extirpación del pólipo.
Tiene que saber que si aparece un pólipo en la colonoscopia virtual, tendrá que realizarse posteriormente una colonoscopia óptica para poder extirparlo. La colonoscopia virtual es un método exclusivamente de diagnóstico.
Su mayor ventaja es que se le puede realizar a cualquier paciente ya que no existen contraindicaciones con la excepción del embarazo , la posibilidad de no usar laxantes, su rapidez, y un índice de complicaciones muy bajo incluso menor que el de la colonoscopia óptica.

La colonoscopia virtual es una técnica segura, su índice de complicaciones es muy bajo. No se ha comunicado ninguna muerte por colonoscopia virtual.
La complicación más seria, al igual que en la colonoscopia óptica, es la perforación del colon. Esta complicación se ha comunicado en una de cada 3.300 colonoscopias virtuales .
La colonoscopia virtual utiliza rayos X, y por tanto produce irradiación. Sin embargo debe saber que se emplean programas de baja dosis, que hacen que la irradiación administrada sea normalmente inferior a la que se recibe a lo largo de un año de radiación natural. El riesgo de cáncer añadido por la radiación se desconoce. Existen estudios sobre profesionales más expuestos que reciben a lo largo de la vida una mayor radiación que la población general. Estos estudios de seguimiento no ha demostrado más riesgo de cáncer en estas poblaciones.



TC AbdominoPélvico



La tomografía computarizada ( también conocida como TC o TAC) del abdomen/pelvis es una prueba radiológica no invasiva que permite estudiar de forma muy precisa los órganos, tejidos y vasos sanguíneos del abdomen y la pelvis.
La TC combina un equipo especial de rayos x con sofisticadas computadoras para producir múltiples imágenes del interior del cuerpo con mayor detalle que la radiografía convencional.
Las imágenes obtenidas (en muchos estudios más de 1.000) serán analizadas por su medico radiólogo que emitirá un informe con el resultado de la prueba.

La TC de abdomen/pelvis se emplea para ayudar al diagnóstico de la causa de dolor abdominal o pélvico y enfermedades de los órganos (hígado, páncreas, riñones, bazo, genitales internos, intestino), de los vasos sanguíneos o de los ganglios. Algunas indicaciones comunes son:

Infecciones como apendicitis, diverticulitis, pielonefritis, abscesos y otras.
Procesos inflamatorios como pancreatitis, cirrosis hepática o enfermedad inflamatoria intestinal.
Litiasis (piedras) en el riñón, uréteres o vejiga.
Aneurisma de aorta abdominal y otras enfermedades de los vasos como obstrucción por coágulos y estrechamiento anormal o estenosis.

La TC de abdomen y pelvis también se realiza para:

Identificar lesiones internas en los traumatismos
Planificar o valorar el resultado de la cirugía.
Valorar la respuesta de los tratamientos del cáncer como la quimioterapia o la radioterapia.
Servir de guía para la realización de biopsias y tratamientos mínimamente invasivos como drenajes de colecciones o ablación de tumores.

La TC de abdomen/pelvis es una técnica muy útil para el diagnóstico, pero no siempre será necesaria. En muchas ocasiones una ecografía, que no emplea radiación, u otras técnicas más simples, serán suficientes para precisar el diagnóstico. Por ello la TC se suele emplear como segunda prueba cuando otra anterior no ha sido concluyente. En algunas circunstancias, dependiendo del motivo de la exploración, la TC de abdomen será la primera prueba radiológica que indican su medico o el radiólogo.

Se recomienda vestir cómodamente pero evitar ropa que tenga cremalleras, botones o cualquier otro objeto metálico en el área del abdomen/pelvis, dado que los objetos metálicos pueden afectar a la imagen.
Las mujeres deben siempre informar a su médico o al técnico de rayos si existe alguna posibilidad de que estén embarazadas.
En ocasiones, el radiólogo considerará que es necesario inyectarle contraste para la realización del estudio. En estos casos, usted debería acudir al servicio de Radiología en ayunas (un mínimo de 6 horas).
En otras ocasiones antes de la realización del estudio también será necesario que tome por boca algún tipo de contraste, diferente al que se inyecta por la vena.
Con menos frecuencia será necesario administrar un contrate por enema rectal en la sala del escáner.
Usted debe informar a su médico y al personal del escáner si ha tenido anteriormente alguna reacción alérgica al contraste iodado. También debe comunicar si tiene antecedentes de asma, diabetes, mieloma múltiple, enfermedad cardiaca, del riñón o del tiroides. Estas situaciones puede aumentar el riesgo de una, por otro lado infrecuente, reacción al contraste intravenoso.

El escáner de TC es un aparato en forma de gran caja con un agujero central llamado gantry. El paciente se coloca en una mesa que puede moverse arriba y abajo y deslizarse dentro y fuera del centro del agujero. El ordenador desde el que se maneja se encuentra en una sala contigua en la que el personal controla en todo momento la exploración y al paciente.

Los rayos X que se emiten desde el tubo de rayos X giratorio pasan a través del paciente.
Los diferentes tejidos absorben la radiación en diferentes cantidades. La radiación emergente del cuerpo del paciente es recogida por unos detectores electrónicos que están situados en el gantry con el tubo de rayos X. Esta información es procesada por un ordenador para formar imágenes bidimensionales detalladas del interior del cuerpo. Como la fuente de rayos X rota a la vez que avanza la mesa donde se encuentra el paciente a una velocidad constante, el haz de rayos X describe una espiral, por esto se conoce como TC espiral.
Los más novedosos TC espirales disponen de un mayor numero de detectores y por eso se llaman TC multidetector o TC multicorte. Producen imágenes de mayor calidad en menos tiempo. Esto es importante especialmente para los niños y para los ancianos o enfermos críticos o bien para los que no pueden aguantar la respiración un tiempo. Los aparatos más modernos son capaces de estudiar regiones del cuerpo grandes como el abdomen y la pelvis en muy pocos segundos.
Ahora es posible combinar múltiples imágenes de TC para producir imágenes tridimensionales que proporcionan información adicional.

El primer paso lo realiza el técnico para colocar al paciente correctamente en la mesa.
Para el escáner inicial la mesa se moverá rápidamente para situarse en la posición de inicio correcta. El resto de los cortes se realizan cuando la mesa se mueve más lentamente a través del escáner.
El paciente no debe moverse y los mejores resultados se obtienen cuando el enfermo es capaz de aguantar la respiración. Si no es posible respirará suave y regularmente.
En niños pequeños o en pacientes agitados puede ser necesaria una sedación para garantizar que no se mueven durante el estudio.
Después de realizar el estudio puede que tenga que esperar un poco a que el radiólogo revise las imágenes para estar seguro de que la calidad del mismo es suficiente para interpretarlo correctamente. Si es necesario se obtienen unos cortes adicionales.

No produce ningún tipo de dolor. Cuando se inyecta material de contraste puede notar calor, o un sabor metálico en la boca, habitualmente se pasa en unos minutos. También se puede notar picor, si persiste o se desarrollan habones puede ser necesaria medicación. Muy raramente puede producir dificultad para respirar o hinchazón en la garganta o en otras partes del cuerpo indicando una reacción más seria al contraste que debe ser tratada rápidamente. Si usted experimenta algunos de estos síntomas informe al técnico rápidamente.
En ocasiones es necesario tomar algún liquido por boca que sirve de contraste oral. Algunos de estos contrastes tienen un sabor desagradable o producir sensación de plenitud, pero generalmente son muy bien tolerados.
Usted está solo durante la exploración pero el técnico puede verle y oírle y puede hablarle en cualquier momento desde la habitación de control. Habitualmente se tarda entre 15 y 30 minutos incluyendo el tiempo de preparación. El tiempo real del TC es menos de 30 segundos.

Un radiólogo experimentado en TC examinará e interpretara los hallazgos del TC. Después de llegar a una conclusión el radiólogo enviará un informe detallado al médico peticionario quien le dará a usted los resultados.

Beneficios

A diferencia de los rayos X convencionales, el TC proporciona detalladas imágenes de órganos y tejidos del cuerpo.
La TC es una técnica no invasiva, no dolorosa y con una gran capacidad para el diagnóstico de una gran cantidad de problemas clínicos.
La TC es rápida. Esto es especialmente importante para pacientes con traumatismo abdominal, dado que los daños internos o el sangrado pueden ser diagnosticados a tiempo para salvarles la vida.
Un TC diagnóstico puede eliminar la necesidad de una cirugía exploradora
La TC es menos sensible al movimiento que la resonancia magnética
La TC se puede realizar en pacientes con marcapasos y otros tipos de dispositivos, a diferencia de la resonancia magnética.
La TC permite guiar procedimientos minimamente invasivos como la toma de biopsias, drenajes de colecciones de líquido o tratamiento de tumores, evitando

Riesgos

El TC requiere exposición a la radiación, pero el riesgo es considerado muy por debajo de los beneficios obtenidos al hacer un diagnóstico seguro. Los radiólogos utilizan la dosis de radiación más pequeña posible para obtener un resultado seguro. La dosis efectiva de radiación para esta exploración es de 10 mSv, lo cual es aproximadamente lo mismo que recibe la población normal de la radiación ambiente en 3 años. Ver la página de Seguridad para más información sobre las dosis de radiación.
Las mujeres deben informar a su médico o al técnico de rayos si existe la posibilidad de que estén embarazadas. En general, el diagnóstico por imágenes por TC no se recomienda para las mujeres embarazadas salvo que sea médicamente necesario, debido al riesgo potencial para el bebé.
Si usted está dando de mamar y recibe contraste, debe esperar 24 horas, para permitir a su organismo que elimine el material antes de reiniciar la lactancia.
El riesgo de una reacción alérgica grave al material de contraste que contiene yodo muy rara vez ocurre, y los departamentos de radiología están bien equipados para tratar tales reacciones.
Debido a que los niños son más sensibles a la radiación, se les debe someter a un estudio por TC únicamente si es fundamental para realizar un diagnóstico y no se les debe realizar estudios por TC en forma repetida a menos que sea absolutamente necesario.

Es posible que una persona de talla muy grande no quepa por la abertura de un escáner de TC convencional o que sobrepase el límite de peso para la mesa movible que es de alrededor de 200 kg.
Para algunas dolencias, incluyendo, entre otros, anomalías en el hígado, la vía biliar, la glándula suprarrenal, el riñón, el páncreas y anormalidades uterinas u ováricas, es posible que sea más conveniente la evaluación y diagnóstico por resonancia magnética (RM) en vez de la exploración por TC.
La exploración por TC del abdomen puede no ser tan sensible para identificar cálculos biliares como lo es el ultrasonido del abdomen.