Central de Turnos:     4821 6900
Turnos por Whatsapp:   11 3700 8000

Revistas

Contacto

Servicios

Neuroradiología





Neuroradiología



La Neurorradiología es la rama de la Radiología que engloba los procedimientos diagnósticos y terapéuticos realizados mediante técnicas de imagen, tanto en adultos como en niños, en relación con las siguientes áreas de interés: cráneo, encéfalo y meninges, cabeza extracraneal, cuello, raquis, médula espinal, nervios craneales y espinales, y vasos cervicales, craneales y raquimedulares.
Estos procedimientos requieren equipos de alta complejidad técnica y elevado coste como son la tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética (RM) y la angiografía intraarterial.
Esta web contiene información de utilidad para aquellos pacientes que deseen tener un conocimiento sobre estas técnicas neurorradiológicas, y para ello se ha intentado utilizar un lenguaje sin tecnicismos, y de fácil comprensión.
Es importante que siempre que acuda a un centro a realizarse pruebas radiológicas, informe de las pruebas que se le han efectuado previamente, y las aporte en caso de que disponga de ellas, para de esta manera realizar un análisis comparativo.



Neuroradiología – Tomografía Computarizada de Cabeza



La tomografía computerizada utiliza un equipamiento especial con un tubo de Rayos X que permite obtener imágenes del área a explorar ( en este caso la cabeza) desde diferentes ángulos y con ellos elabora imágenes axiales. La TC provee información detallada de lesiones craneales como infartos, tumores, y otras lesiones cerebrales que no puede ser obtenida con los estudios radiológicos convencionales. Permite valorar el hueso, partes blandas y vasos sanguíneos en el mismo estudio.

Detección de sangrado, daño cerebral y fracturas de cabeza en pacientes con lesiones traumáticas.
Detección de sangrado o hematoma dentro del parénquima cerebral en pacientes con síntomas de infarto.
Detección de accidente cerebrovascular, especialmente con la nueva técnica de perfusión-TC.
Evaluación en pacientes con trauma facial de la extensión de la lesión ósea y de partes blandas, y planificación de la reconstrucción quirúrgica.
Detección de sangrado en un paciente con cefalea severa de inicio súbito, con sospecha de rotura de un aneurisma.
Detección de tumor cerebral.
Diagnóstico de patología en el hueso temporal que puede causar problemas de audición.
Detección del aumento de tamaño de los ventrículos cerebrales (hidrocefalia).
Estudio de senos paranasales y su patología (inflamación, tumor) para diagnóstico y planificación del tratamiento.
Planificación de la radioterapia para tratamiento de un tumor en la cabeza.
Uso como guía para biopsia de tejido cerebral.
Estudio no invasivo de aneurisma o malformación arteriovenosa mediante la llamada TC-angiografía.
Detección de enfermedades o malformaciones de la cabeza.
Obtención de imágenes tridimensionales del cabeza y estructuras cerebrales.

Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba como horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
No es necesaria ninguna preparación para esta prueba, salvo que se necesite inyectar contraste intravenoso. En este caso se le preguntará si tiene antecedentes alérgicos al contraste u otros fármacos. También resulta de interés conocer si tiene usted asma, mieloma múltiple o enfermedades cardiológicas, renales o tiroideas o diabetes. En general, recibirá una explicación sobre el procedimiento a realizar, los riesgos que conlleva la inyección de contraste intravenoso y se le pedirá que firme un documento dando su consentimiento para la realización de la prueba.
Si la exploración se realiza administrando contraste intravenoso el paciente debe acudir estando en ayunas desde varias horas antes del examen.
Las mujeres deben informar al personal sanitario si están embarazadas o pueden estarlo. En estos casos puede sustituirse la prueba por otra o realizarla protegiendo al feto de la radiación.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente en la máquina a través de la abertura, iniciándose la exploración de la cabeza. En el interior del equipo el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
El paciente está sólo en la sala de exploración pero el técnico le puede ver de forma continua y además puede hablar con él a través de un micrófono.

La TC utiliza rayos X para la obtención de las imágenes. El tubo de rayos X gira alrededor dela cabeza del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por una fila de detectores. Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida el ordenadorelabora una imagen axial. La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración. Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes.

El paciente es colocado sobre la mesa por el técnico. La posición del paciente dependerá del área a explorar, pero habitualmente se sitúa en decúbito supino ( boca arriba). Durante el procedimiento la mesa se desplaza situando al paciente dentro de la máquina del TC a través de la abertura. Dependiendo del tipo de exploración el movimiento de la mesa es más o menos rápido.
Con cierta frecuencia el estudio requiere el uso de contraste. Este es administrado a través de una vena periférica normalmente en el antebrazo.
La duración de la exploración es variable desde 5 minutos hasta media hora. Después de la obtención de las imágenes el paciente debe esperar hasta que el estudio sea examinado por el radiólogo y determine si es necesario completarlo o se da por concluido el estudio.

Una vez que entra en la TC, el técnico utiliza un sistema de luces para asegurar el correcto posicionamiento del paciente. El paciente se coloca en decúbito supino o en prono (boca abajo) con el cuello en extensión dependiendo del tipo de exploración y ocasionalmente se hace necesario sujetar la cabeza para evitar movimientos mediante alguna cinta con velcro.
El paciente y el técnico pueden hablar durante la exploración a través de un intercomunicador.
El estudio no es doloroso, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse. Si se inyecta material de contraste en el brazo, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos el paciente debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido la TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo por escrito que será remito a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios

Es una técnica muy extendida, fácilmente disponible, que se realiza en un corto tiempo y con un costo razonable menor que el de una exploración por resonancia magnética.
Esta exploración permite estudiar mejor que cualquier otra las alteraciones óseas.
Detecta el sangrado con facilidad, dato muy importante en los estudios craneales.
Se utiliza para la detección de accidentes cerebrovasculares.
Muestra con excelente detalle el hueso las partes blandas y vasos sanguíneos.
Es el método de elección para el cribado rápido en pacientes con traumatismos para detectar sangrado y otras condiciones que comprometen la vida del paciente.
La TC angiografía muestra vasos sanguíneos, y permite estudiar aneurismas y oclusiones vasculares.

Riesgos
Existe una exposición a radiaciones ionizantes, pero el beneficio obtenido supera con creces este inconveniente. La dosis efectiva de este procedimiento es de aproximadamente 2 mSv, que es la misma que recibe una persona por la radiación de fondo natural en 8 meses.
Hay que tener especial cuidado durante el examen para evitar la radiación en aquellas zonas adyacentes a las áreas de exploración y que no son de interés para el diagnóstico de su enfermedad. Puede ser útil el empleo de delantales plomados para, por ejemplo, proteger el abdomen.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.
Las madres que amamantan a sus hijos, deben esperar 24 horas después de la inyección del contraste intravenoso antes de reiniciar la lactancia.
El riesgo de reacción alérgica severa al contraste yodado es raro y el personal sanitario está equipado y preparado para instaurar un rápido tratamiento.

Comparado con la Resonancia Magnética en el estudio de las partes blandas, particularmente del cerebro, tiene menor resolución y por tanto es menos sensible para estudiar algunas patologías.
La TC es menos sensible para valorar la inflamación de las meninges (membranas que cubren el cerebro).



Neuroradiología – Usos comunes de la Resonancia Magnética en Neuroradiología



La exploración de RM en neurorradiología permite obtener un mejor contraste de las partes blandas, por lo que es más sensible que la TC en la detección de algunos tipos de lesiones, especialmente las que afectan el cerebro y la médula espinal.

Tumores cerebrales.
Anomalías del desarrollo del cerebro.
Anomalías vasculares de la cabeza (por ejemplo, aneurismas).
Enfermedades de los ojos y el oído interno.
Isquemia cerebral.
Enfermedad de la glándula hipofisaria.
Ciertas enfermedades inflamatorias del sistema nervioso, como la esclerosis múltiple.
Alteraciones cerebrales de origen metabólico.

Detección de lesiones ligamentosas o del disco intervertebral en pacientes con lumbalgia o cervicalgia, asociada o no a dolores radiculares (dolor que se irradia por los brazos o piernas).
Estudio de las lesiones de la médula espinal en pacientes con traumatismos que afectan la columna.
Estudio de tumores de la medula espinal o de sus cubiertas.
Estudio de pacientes con sospecha de lesiones que afecten la función de la médula espinal (alteración motora o sensitiva de las extremidades superiores o inferiores).

La exploración de RM en neurorradiología puede utilizar algunas técnicas especiales como son la espectroscopia, difusión, perfusión, angiografía, la tractografía y RM funcional que permiten obtener información metabólica, de movimiento molecular microscópico, de la hemodinámica cerebral, de las arterias y venas, de la estructura de las fibras cerebrales y de la actividad cerebral. Estas técnicas se emplean para el estudio de enfermedades vasculares, tumores, procesos neurodegenerativos y de forma previa a la cirugía cerebral para evitar lesionar zonas importantes del cerebro.



Neuroradiología – Resonancia Magnética Cerebral



La imagen por resonancia magnética (IRM) en vez de utilizar RX usa ondas de radio y un fuerte campo magnético para obtener unas imágenes de los órganos y tejidos de gran detalle y calidad.
Esta técnica es de gran ayuda para el diagnóstico de los tumores cerebrales y de los trastornos de las órbitas y del oído interno. Con la RM se consiguen ver estructuras que no conseguimos ver con otro tipo de técnicas de imagen.

La imagen por RM es la técnica más sensible para el estudio de los tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares (ictus) y algunas enfermedades crónicas del sistema nervioso central (SNC) como la esclerosis múltiple. Además se usa para descartar alteraciones cerebrales en pacientes con demencia y también se usa para estudiar la hipófisis. La IRM también es capaz de detectar pequeñas alteraciones en los tejidos de los ojos y del oído interno.

El potente campo magnético de la RM puede mover cualquier implante metálico que tenga el paciente. Debido a ello el personal de la RM le preguntará si usted es portador de prótesis de cadera, marcapasos cardíaco o válvulas cardíacas artificiales, bombas de infusión de medicamentos (portacath®), DIUs o cualquier otro material metálico que lleve implantado. Los tatuajes y maquillajes permanentes pueden artefactar las imágenes ya que están compuestos por pequeñas partículas metálicas. También le interrogarán si tiene metralla, balas o esquirlas metálicas (sobre todo en el caso de trabajadores del metal), en caso que haya duda se puede hacer una radiografía para comprobar o descartar la existencia de cuerpos extraños metálicos.
Los empastes no se afectan por el campo magnético pero si estropean la calidad de las imágenes obtenidas de la cara y el cerebro, por lo que el radiólogo deberá conocer su existencia para intentar disminuir el efecto negativo de este material.
El paciente debe quitarse todos los objetos metálicos que lleve, joyas, relojes, horquillas, hebillas, gafas, audífonos etc.
El técnico o el radiólogo le preguntarán sobre alergias medicamentosas o si ha sufrido alguna intervención quirúrgica craneal. Si usted está embarazada deberá comunicarlo al personal de la resonancia magnética.
Uno de cada veinte pacientes que se somete a una RM tiene claustrofobia en estos casos puede ser necesario administrar algún sedante.

La RM convencional cerrada es un imán cilíndrico cerrado con dos aberturas en ambos extremos, el paciente debe permanecer en su interior varios minutos por lo que se puede sentir encerrado y con claustrofobia. Hoy en día existe un nuevo diseño de los imanes que es abierto por lo que el paciente tendrá menos claustrofobia. El problema de estas resonancias abiertas es que la calidad de la imagen puede verse afectada por este diseño. Últimamente se están empleando equipos más potentes (de hasta 3 teslas) con los que se obtienen imágenes de gran calidad y además sirven para nuevas aplicaciones diagnósticas.

La imagen por resonancia magnética a diferencia de la radiología convencional, de los estudios de medicina nuclear (isótopos) o del TC no usa radiación ionizante.
En la RM al paciente se le somete a un elevado campo magnético y se le envían unas ondas de radiofrecuencia. De esta forma los protones (núcleos de los átomos de hidrógeno) primero se “excitan” y luego de “relajan” emitiendo señales de radio que son analizadas y procesadas por un ordenador para reconstruir las imágenes.
En el organismo hay gran cantidad de protones en los átomos de hidrógeno que forman el agua, por esto la RM nos muestra la diferencia de contenido de agua entre los distintos tejidos. Incluso es capaz de distinguir distintos tejidos dentro de un mismo órgano como la sustancia blanca y gris del cerebro.
Un estudio de RM cerebral suele constar entre 2 y 6 secuencias cada una de las cuales dura entre 2 y 15 minutos. Cada tipo de secuencia tienen sus propias diferencias de contraste entre los diferentes tejidos y nos muestra una serie de imágenes en distintos planos del espacio ( de arriba abajo, de delante a tras o de derecha a izquierda).

El paciente se tumba en una mesa deslizante y se le coloca una antena alrededor de la cabeza (bobina de superficie). Después se introduce al paciente dentro del imán (gantry) y el personal técnico abandona la sala para ir realizando las distintas series de imágenes. El paciente e todo momento se puede comunicar con el técnico o el radiólogo mediante un intercomunicador. En algunos centros dejan pasar a la sala a un familiar p amigo dentro de la sala durante la exploración.
Dependiendo del número de imágenes que necesite el examen puede durar entre 15 y 45 minutos, aunque en algunos casos se realizan estudios más detallados que duran más tiempo. Al paciente se le indicará que permanezca muy quieto durante la adquisición de las imágenes pero entre serie y serie se pueden permitir pequeños movimientos.
Algunos pacientes necesitan una inyección de contraste intravenoso (gadolinio) para mejorar la visualización de algunos tejidos o vasos sanguíneos. En estos casos se pone una pequeña aguja conectada a un catéter en la mano o el brazo.
Una vez terminada la adquisición de las imágenes se le suele decir al paciente que espere unos minutos por si es necesario realizar alguna serie más.

La RM es una prueba indolora pero el paciente puede sentir claustrofobia ya que el espacio donde debe estar el paciente es muy estrecho. A veces puede notar algo de calor en la zona examinada, si esto es así se lo deberá comunicar al técnico o al radiólogo que le está haciendo el estudio. Si se le administra contraste IV puede tener ciertas molestias en el sitio de la inyección y notar sensación de frío cuando se le administra el contraste.
Durante la adquisición de las imágenes usted oirá fuertes ruidos como golpes o parecidos a una ametralladora, normalmente le darán unos tapones para disminuir la molestia por estos ruidos. A veces se le indicará que suba los brazos por encima de la cabeza y puede llegar a tener molestia/dolor en los hombros si es así dígaselo al técnico que le indicará cuando puede bajar los brazos.

El radiólogo, que es el médico especialista en resonancia magnética y en otras técnicas de diagnóstico por la imagen, estudiará las imágenes y mandará un informe debidamente firmado al médico peticionario de la prueba. El personal de la RM indicará al paciente como, cuando y donde puede recoger los resultados de la exploración. Las nuevas tecnologías permiten distribuir los informes e imágenes por Internet.

Las imágenes de RM del cerebro y de otras estructuras craneales son mucho más claras y detalladas que las de otros tipos de técnicas de imagen.
El contraste empleado en la RM da muchas menos reacciones alérgicas que el contraste iodado empleado en el TC o en la radiología convencional.
En la RM no se emplea radiación ionizante.
Con la RM somos capaces de ver algunas lesiones que somos incapaces de ver con el TC o con otros métodos.
Existe una variante llamada Angiografía por RM o angio RM y que nos proporciona una imagen detallada de los vasos cerebrales, incluso sin administrar contraste. Este es un método no invasivo y que evita posibles reacciones alérgicas a los contrastes iodados empleados en la angiografía convencional (hecha con RX) y además no produce daño renal causado por el material de contraste iodado.
Últimamente se han desarrollado estudios de la función cerebral mediante RM y nos permite detectar los accidentes cerebrovasculares (ictus) en fases más tempranas que con la RM convencional.
Puede haber problemas si pasa desapercibido algún implante metálico.
Hay que evitar hacer una RM en las primeras 12 semanas de gestación, aunque si el beneficio que se espera con la RM se puede realizar la resonancia.

El hueso se ve major con la radiología convencional y en casos de hemorragias graves es preferible usar la TAC.
LA RM no siempre es capaz de distinguir entre el tejido tumoral y el edema y tampoco puede detectar el calcio dentro de las lesiones.
Esta técnica no se puede realizar cuando el paciente es portador de implantes metálicos (ferromagnéticos).
Este tipo de exploraciones hay que hacerlas con cuidado en el primer trimestre del embarazo.
Otra limitación es la económica, la RM es mucho más cara que un TC.



Neuroradiología – Usos comunes de la TC en Neurorradiología



La exploración de la TC en neurorradiología generalmente se utiliza para detectar lesiones craneales y cerebrales, de columna, del cuello y de la órbita.
En el estudio del cráneo y cerebro las principales indicaciones incluyen:

Detección de lesiones óseas y cerebrales en traumatismos craneoencefálicos.
Detección de tumores, hemorragias o infartos en pacientes que han presentado cefalea aguda, un déficit neurológico agudo o una crisis epiléptica.
Detección de hidrocefalia en pacientes con cefalea crónica o con alteraciones de la marcha.
Detección de malformaciones congénitas.
Valoración de lesiones cerebrales en pacientes con deterioro cognitivo.

En el estudio de la columna las principales indicaciones incluyen:

Detección de lesiones óseas o del disco intervertebral en pacientes con lumbalgia o cervicalgia, asociada o no a dolores radiculares (dolor que se irradia por los brazos o piernas).
Estudio de lesiones óseas en pacientes con traumatismos que afectan la columna.

La exploración por TC también se utiliza para:

Evaluar en qué medida se encuentra dañado el hueso y el tejido blando en pacientes con traumatismo facial y planificar la reconstrucción quirúrgica.
Diagnosticar enfermedades del hueso temporal, que puede provocar problemas auditivos.
Determinar si la inflamación u otros cambios están presentes en los senos paranasales.
Estudio de lesiones que afectan la órbita.
Estudio de extensión de tumores del cuello.

La exploración de TC en neurorradiología puede utilizar algunas técnicas especiales como son la perfusión y la angiografia, que siempre se realizan con administración de contraste yodado inyectado a través de una vena, y que permiten obtener información sobre la vascularizacion de gran importancia en el estudio de enfermedades vasculares.



Neuroradiología – Resonancia Magnética Funcional (RM-f) – Cerebral



Un estudio deResonancia Magnética (RM) consiste en la obtención de imágenes detalladas de los órganos y tejidos internos, empleando para ello ondas de radiofrecuencia y un imán muy potente.
La RMf es una nueva técnica o modalidad dentro de la RM de reciente aparición que mide los cambios metabólicos que ocurren enuna parte del tejido cerebral en actividad. Los médicos radiólogos conocen la anatomía y localización de las áreas del cerebro encargadas del lenguaje, la memoria, audición, sensibilidad y otras funciones, sin embargo la localización exacta de estas áreas puede variar entre unas personas y otras. Además las lesiones que afectan al cerebro como los infartos y tumores pueden hacer que estas funciones del cerebro que estaban localizadas en un área sean asumidas por otras áreas del cerebro diferentes. La RMfno solamente es útil para el estudio de la anatomía cerebral sino que además puede ayudar al radiólogo a determinar exactamente qué área del cerebro es la que está desempeñando las funciones más importantes como son el habla, el movimiento y la sensibilidad. Esta información es crucial a la hora de planificar la cirugía o la radioterapia en el caso de los tumores cerebrales, para tratar de hacer el menor daño posible a las áreas que desempeñan estas funciones y que pueden encontrarse cercanas al tumor.

La RMf se está convirtiendo en el método diagnóstico de elección para conocer cómo se comporta o cómo funcionan el cerebro normal y el cerebro enfermo. También se está empleando como método de diagnóstico previo a la cirugía tumoral cerebral para valorar mejor los potenciales riesgos de la intervención o de otros procedimientos terapéuticos invasivos que puedan utilizarse. El término Resonancia Magnética Funcional con “F mayúscula” incluye otra serie de técnicas dentro de la RM que son sensibles a cambios fisiológicos como por ejemplo el movimiento del agua. La Resonancia Magnética funcional “con f minúscula”se refiere en general al estudio de la actividad cerebral con la obtención de mapas de la misma.
Todas estas técnicas de Resonancia Magnética Funcional representan actualmente el método de imagen más sensible para identificar, investigar y monitorizarlos tumores cerebrales, los infartos y determinadas enfermedades crónicas cerebrales como la esclerosis múltiple.
Todas estas técnicas además proporcionan una información muy útil para documentar las alteraciones observadas en casos de demencia o epilepsia.
En la práctica clínica diaria los estudios de RMf se emplean para planificar la cirugía de los tumores cerebrales. Mediante esta técnica podemos identificar las áreas del cerebro que tienen una función normal y aquellas en las que la función está alterada y de esta forma planificar mejor el abordaje quirúrgico o tipo de resección a realizar.
Aunque todavía está en fase de investigación parece que la RMf puede también ayudar a demostrar los efectos que producen en la función cerebral los infartos, traumatismos o las enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Dado que para los estudios de RMf se requiere un equipo de Resonancia Magnética la preparación para este tipo de estudios es la misma que para cualquier otro estudio de RM. Por ejemplo debido a que el campo magnético que se emplea en la RM es muy potente cualquier objeto metálico ferromagnético implantado en el cuerpo será atraído por el imán, para evitar problemas el personal que le atienda al realizarle la prueba le preguntará antes de entra si usted es portador de un marcapasos, de una válvula cardiaca metálica, catéteres de infusión, implantes cocleares, neuroestimuladores, dispositivos intrauterinos o cualquier otro objeto metálico como clips, tornillos o prótesis. En general los clips quirúrgicos o los tornillos no son atraídos por el imán durante el estudio y no representan ningún riesgo.
El tinte rojo que se emplea en los tatuajes y los perfiladores permanentes de los párpados suelen contener hierro y pueden calentarse durante el estudio de RM, aunque es raro.
El personal le preguntará si usted puede tener otros objetos metálicos dentro del cuerpo como balas o si ha trabajado con metales. Si existiera alguna duda o posibilidad de que pudiera tener algo metálico en alguna parte del cuerpo le realizarán una Radiografía de esa zona para demostrarlo. Los empastes e implantes dentales no representan ningún problema no se afectan por el campo magnético pero pueden deteriorar la calidad de las imágenes en el área de cerebro cercana a la boca, por lo que el radiólogo debe conocerlo. Lo mismo ocurre para los aparatos dentales, puede ser más difícil sintonizar la onda de radiofrecuencia de la RM para obtener las imágenes.
Debe desprenderse al entrar en el equipo de RM de todos objetos que puedan degradar la imagen como ganchos, imperdibles, joyas, gafas, audífonos o prótesis dentales.
El radiólogo o uno de los técnicos le preguntará sobre posibles alergias a drogas o si ha sido sometido a cirugía craneal en el pasado. Si puede usted estar embarazada debe advertirlo. Menos de uno de cada 20 pacientes que se introducen en un equipo de RM presentan sensación de claustrofobia.

Los equipos convencionales de RM están formados por un imán cilíndrico en el cual se introduce el paciente y en el que éste debe permanecer quieto durante el tiempo que dure la exploración, puede ocurrir por tanto que el paciente se sienta encerrado o tenga una sensación de claustrofobia. Ahora hay nuevos equipos que estarán disponibles en el mercado con un diseño más acogedor para el paciente, entre otros los sistemas con un cilindro corto y más ancho que no cubre totalmente al paciente y algunas unidades abiertas por todos los lados. No obstante hay que tener en cuenta que la calidad de la imagen en estos equipos no es la misma.

La RM utiliza ondas de radiofrecuencia y un campo magnético muy potente en lugar de utilizar rayos X para obtener imágenes de gran detalle de los órganos y tejidos internos. La RMfutiliza esta tecnología para identificar regiones o áreas del cerebro donde existe un mayor aporte vascular, se están produciendo cambios químicos o hay un aumento de la cantidad de oxígeno, todos estos procesos se producen cuando un área cerebral se tiene que activar para enviar las instrucciones para que se activen diferentes partes del organismo.
En los estudios de Rmf el paciente realiza una actividad determinada mientras el equipo está obteniendo imágenes. El metabolismo del área del cerebro responsable de esta actividad aumentará y la señal en el estudio de RM variará. Realizando diferentes específicas que se corresponden con diferentes áreas anatómicas podemos localizar la región del cerebro responsable de una función determinada. Esta información puede ser incorporada en un planificador quirúrgico para ayudar al cirujano a evitar estas áreas durante la intervención.

El paciente se tumba en la mesa móvil con la cabeza dentro de un casco diseñado para evitar el movimiento durante la prueba. Este casco puede además disponer de una máscara especialmente realizada para cada paciente. Durante la exploración el paciente recibirá diversas instrucciones para la realización de pequeñas actividades como tocar la punta de cada uno de los dedos de la mano con la punta del dedo gordo de esa mano o responder a preguntas sencillas. El paciente podrá comunicarse con el radiólogo o con el técnico a lo largo de toda la exploración. Algunos centros de RM que un amigo del paciente o los padres en el caso de un niño permanezcan en el interior de la sala con el paciente.
Dependiendo de cuantas imágenes sean necesarias el estudio durará entre 15 y 45 minutos, aunque algunos estudios pueden durar más. Se le pedirá que no se mueva durante la exploración mientras se están obteniendo las imágenes, pero entre secuencias, entre un ruido y otro, se permite al paciente relajarse. Los pacientes en general tienen que estar solamente unos minutos seguidos totalmente quietos, mientras comienza la otra serie pueden estar relajados permitiéndose un cierto grado de movimiento.
Cuando el estudio ha finalizado el paciente debe permanecer unos minutos todavía en la mesa hasta que las imágenes son supervisadas por el radiólogo que decide si no son necesarias más imágenes y éste da por concluida la exploración.

La RM no produce dolor pero puede resultar incómodo estar tumbado en un lugar cerrado con la cabeza fija y quieto. Puede notar una sensación de calor en el área a estudiar, esto es normal pero si tiene alguna duda se lo puede comentar al radiólogo o al técnico. El ruido que se oye en determinados momentos de la exploración puede ser desagradable para algunas personas. La RMf se realiza utilizando series muy cortas por lo que el ruido no dura mucho.

Un radiólogo o radióloga con experiencia en RM interpretará posteriormente las imágenes y enviará un informe firmado con su interpretación al médico que haya solicitado la prueba. El paciente recibirá el resultado cuando acuda a la consulta de su médico. Las nuevas tecnologías permiten también distribuir los informes diagnósticos y las imágenes vía Internet en algunos centros.

Ventajas

La RMf puede identificar la localización de las diferentes áreas funcionales normales del cerebro, permitiendo de esta forma a los neurocirujanos evitar dañar estas zonas durante la cirugía
La RMf puede detectar los infartos cerebrales en una fase muy temprana de manera que los médicos que atienden al paciente pueden comenzar más precozmente el tratamiento.
La RMf puede ayudar a los médicos a monitorizar el crecimiento y función de los tumores cerebrales y puede servir como guía para planificar el tratamiento quirúrgico o de radioterapia.
Las imágenes funcionales del cerebro y de otras estructuras cerebrales que se obtienen con la RMf son más detalladas que las que se obtienen con otros métodos de imagen.
Se evita la exposición a la radiación.
La RMf permite detectar anomalías que pueden estar enmascaradas por el hueso en estudios obtenidos mediante otros métodos de imagen.

Riesgos

Los fragmentos metálicos pueden ser atraídos por el imán si el paciente tiene un objeto metálico y lo desconoce al introducirse dentro del campo magnético puede moverse.
La RMf debe evitarse en las primeras 12 semanas de embarazo. Para el diagnóstico en pacientes embarazadas durante las 12 primeras semanas se debe utilizar la Ecografía a no ser que haya una razón médica importante que requiera la realización de una RM. Para más información véase la página de Seguridad en Resonancia.

La RMf se encuentra en evolución y va avanzando progresivamente. Es tan precisa como otros métodos de imagen para localizar la actividad cerebral, pero existe menos experiencia en la RMf que en otras áreas de la RM. En la mayoría de los casos no existe riesgo para la realización de una RM en pacientes con implantes metálicos salvo para determinados tipos por eso es importante que el paciente informe al técnico antes de realizarse la RM sobre el tipo de implante que le han colocado.
La RM es en general más cara que la Tomografía Computarizada.



Neuroradiología – AngioResonancia o RM Vascular



La imagen por resonancia magnética es un método de diagnóstico por la imagen que produce unas imágenes de los órganos internos de gran detalle y calidad sin utilizar rayos X.
Las imágenes se obtienen cuando al someter al paciente a un fuerte campo magnético y se le aplican unas ondas de radiofrecuencia nos envía una señal que debidamente analizada por un ordenador nos proporciona imágenes de los órganos internos de dos y tres dimensiones (2D y 3D)que pueden ser vistas en un monitor de TV.
Una Angioresonacia (ARM) es una RM de los vasos sanguíneos. Utiliza la técnica de RM para estudiar la patología del corazón y los vasos sanguíneos. Consigue imágenes de gran calidad de los vasos sanguíneos sin necesidad de administrar contraste, aunque hoy en día hay algunos tipo de ARM que usan un contraste especial. Es una técnica no invasiva ya que los campos magnéticos empleados no causan daño en los tejidos.

La ARM es una técnica muy útil en el diagnóstico de las enfermedades de los vasos sanguíneos y también para la planificación de los distintos tratamientos.
Las arterias Carótidas, situadas en el cuello, que llevan la sangre al cerebro son un sitio muy típico de padecer arterioesclerosis. Esta enfermedad produce estrechamiento u obstrucción de las arterias impidiendo que la sangre llegue al cerebro lo que puede llegar a producir un ictus (ACVA). En estos casos, si la ecografía Doppler muestra lesiones arterioescleróticas los cirujanos puede que soliciten una ARM antes de someter al paciente a una intervención quirúrgica, evitando en muchos casos exploraciones más agresivas como la angiografía habitual por cateterismo.
La ARM se usa para estudiar las enfermedades de los vasos intracraneales, para seleccionar aquellos pacientes que tengan patología vascular y deban someterse a una angiografía.
La ARM también se usa para estudiar la arteria Aorta torácica o abdominal, las arterias pulmonares o renales así como las arterias de las piernas.
Los pacientes que tienen historia familiar de aneurisma de Aorta (dilatación de la arteria aorta) pueden realizarse una ARM que permita diagnosticar aneurismas que no produzcan síntomas, de esta manera pueden tratarse y evitar así complicaciones que a veces pueden llegar a ser fatales como la rotura o hemorragia.

El potente campo magnético empleado para la ARM puede afectar a cualquier objeto metálico que lleve el paciente como marcapasos cardíacos, prótesis articulares, algunos catéteres, material metálico usado en cirugía de las fracturas, o cualquier grapa o sutura metálica. Antes de realizarse la prueba el personal de la sala les hará un cuestionario para ver si lleva algún material de este tipo.
El radiólogo y el técnico deberán saber si usted lleva algún material metálico incluso si tienen metralla, balas o esquirlas metálicas, este último caso hay que tenerlo muy en cuenta en trabajadores del metal. Si existe alguna duda a veces es necesario realizar una radiografía para ver si tiene material metálico.
Los empastes no se afectan por el campo magnético pero si estropean la calidad de las imágenes obtenidas de la cara y el cerebro, por lo que el radiólogo deberá conocer su existencia para intentar disminuir el efecto negativo de este material.
El paciente debe quitarse todos los objetos metálicos que lleve, joyas, relojes, horquillas, hebillas, gafas, audífonos etc. Los tatuajes y maquillajes permanentes pueden artefactar las imágenes ya que están compuestos por pequeñas partículas metálicas.
También debe informar al personal de la RM si padece alergias a medicamentos o si tiene posibilidad de estar embarazada.
Dependiendo de los centros le podrán indicar que puede comer antes de la prueba aunque en otras unidades piden guardar ayuno de 4-6 horas. Cuando solicite la cita deberá preguntar si debe guardar ayuno. En caso de que vaya a ser sometido a sedación o anestesia deberá estar en ayuno para realizar el estudio. Usted podrá tomar su medicación normalmente. En algunos casos puede necesitar sedación para evitar la claustrofobia y la ansiedad de estar en un espacio cerrado.

La ARM se realiza en los equipos convencionales de resonancia magnética.
La RM convencional cerrada es un cilindro cerrado (el imán) con dos aberturas en ambos extremos, el paciente debe permanecer en su interior varios minutos por lo que se puede sentir encerrado y con claustrofobia. Las máquinas modernas son más cortas y con una abertura más amplia. Hoy en día existe un nuevo diseño de los imanes en forma de C que es abierto por todos los lados por lo que el paciente tendrá menos claustrofobia. El problema de estas resonancias abiertas es que la calidad de la imagen puede verse afectada por este diseño.

En la RM al paciente se le somete a un elevado campo magnético y se le envían unas ondas de radiofrecuencia. De esta forma los protones (núcleos de los átomos de hidrógeno) primero se “excitan” y luego de “relajan” emitiendo señales de radio que son analizadas y procesadas por un ordenador para reconstruir las imágenes.
Las imágenes obtenidas son de gran calidad y detalle y son capaces de diferenciar pequeños cambios entre los tejidos sanos y enfermos.
Haciendo ajustes especiales se obtienen las imágenes de los vasos sanguíneos.

El paciente se tumba en una camilla deslizante que le introduce dentro del imán. Un estudio habitual consta de varias secuencias de imágenes que cada una de ellas dura entre 3 y 15 minutos, por lo que el tiempo que el paciente debe estar dentro de la máquina varía entre 20 y 60 minutos, a este tiempo hay que sumarle lo que se tarda en el cuestionario que debe cumplimentar y canalizar una vena en caso de que necesite contraste intravenoso.
Cada secuencia pone de manifiesto distintas características de los tejidos y obtiene las imágenes en distintas orientaciones del espacio. El contraste usado en RM se llama Gadolinio.
El radiólogo y el personal técnico debe abandonar la sala durante la exploración aunque en todo momento estarán en comunicación con el paciente. En algunos centros dejan a un familiar o amigo estar con el paciente en la sala de exploración.
Cuando se termina de obtener las imágenes el paciente deberá esperar unos minutos por si hay que realizar alguna serie más.

El técnico coloca al paciente lo más cómodo posible pero de todas formas el espacio es muy pequeño y a veces tendrá el imán a varios centímetros de la cara. En algunos pacientes con claustrofobia se les administra un sedante suave. A veces puede sentir calor en la zona del cuerpo que le están estudiando, esto es normal pero s es muy molesto lo debe comunicar al técnico.
Cuando se administra contraste IV puede sentir molestias en el sitio de la inyección.
Durante algunos momentos del estudio oirá fuertes ruidos que son normales pero que pueden resultar molestos por lo que le darán unos tapones para los oídos.

El radiólogo, que es el medico especialista en resonancia magnética y en otras técnicas de diagnóstico por la imagen, estudiará las imágenes y mandará un informe debidamente firmado al médico peticionario de la prueba.
El personal de la RM indicará al paciente como, cuando y donde puede recoger los resultados de la exploración.
Las nuevas tecnologías permiten distribuir los informes e imágenes por las redes de ordendores e incluso a través de Internet.

Con la ARM se obtienen una imágenes muy detalladas de los vasos sanguíneos sin necesidad de introducir un catéter con lo que evitamos dañar los vasos con el catéter.
El procedimiento es más rápido, menos molesto y más barato que la angiografía por catéter tradicional.
Es una técnica de imagen que no usa RX ni ninguna otra radiación ionizante.
A veces es necesario emplear contraste intravenoso, pero el material empleado produce menos alergias que el contraste intravenosos iodado empleado en la angiografía tradicional o en el TAC. Sin embargo, también se pueden conseguir imágenes de angioresonancia de alta calidad sin contraste, lo que hace a la ARM una técnica de gran valor en pacientes con predisposición a las reacciones alérgicas.
Al igual que la angiografía tradicional con catéter o la angiografía por TC la ARM puede aplazar la cirugía y si de todas formas ésta es necesaria se hará de forma más exacta ya que tendrá un mapa detallado de los vasos sanguíneos.
No se han demostrado efectos adversos de la RM incluida la ARM, sin embargo la claustrofobia puede suponer un problema. Cuando ésta sea muy grande se podrá administraun sedante o bien buscar otras alternativas diagnósticas.
Si pasa desapercibido algún implante metálico puede verse afectado por el fuerte campo magnético o si está cerca de la zona estudiada puede afectar la calidad de las imágenes obtenidas.
La RM debe evitarse en el primer trimestre de embarazo. Se prefiere la ecografía pero se podrá realizar una ARM siempre que la gravedad de la enfermedad lo haga imprescindible. Los efectos sobre el feto, si existen, se están investigando. La regla general de los estudios de RM y otras técnicas de imagen en pacientes embarazadas es que no se realizarán salvo que sea estrictamente necesario y los beneficios del resultado superen a los riesgos.
Si la paciente está lactando es importante que informe al radiólogo o al técnico por si le van a administrar contraste (Gadolinio). En estas situaciones puede ser muy útil que la madre se extraiga leche días antes de la exploración para alimentar a su hijo durante las 24 horas siguientes a la administración del contraste mientras este se elimina del organismo.

La ARM no es capaz de poner de manifiesto el calcio de los vasos sanguíneos como lo hace la angiografía por TC.
Esta técnica no se puede hacer en pacientes con marcapasos cardíacos, prótesis e implantes metálicos en general.
A veces puede haber dificultades para realizar la exploración en pacientes con claustrofobia, en estos casos se puede necesitar sedación.
Con la ARM no se consigue el mismo detalle de los vasos sanguíneos que el que se consigue con la angiografía convencional.
En el caso de la RM de pequeños vasos puede no valer para el diagnóstico de patología y para la planificación deposibles tratamientos.
A veces hay dificultas para separar las imágenes de los arterias y las venas.



Neuroradiología – Ecografía de Carótidas



Los ultrasonidos o ecografía utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para representar una determinada región u órgano del cuerpo o para monitorizar la circulación. Es una exploración no invasiva que no causa molestias. Las ondas sonoras son dirigidas a una zona del cuerpo, y los ecos que regresan son procesados por un ordenador que las transforma en imágenes claras y exactas de la región del cuerpo que está siendo estudiada. Las ondas sonoras reflejadas, o ecos, nos muestran la forma y tamaño de las estructuras, si son sólidas o líquidas o contienen algo en su interior. En el estudio de las carótidas, se estudian las arterias carótidas, los grandes vasos del cuello que llevan la sangre al cerebro. La ecografía carotídea puede mostrar placas que estrechen la arteria y reduzcan el flujo de sangre que llega al cerebro.
A diferencia de los rayos-x, la ecografía no conlleva exposición a radiación ionizante, lo que significa que puede repetirse la exploración sin preocupación por la acumulación de radiación. Además, ultrasonidos de carótida es una técnica en tiempo real que nos indica cómo está el flujo sanguíneo en el momento de realizarse la exploración.

La razón más frecuente para realizar un estudio de carótida es detectar estrechamientos o estenosis, de la arteria carótida, que aumenta sustancialmente el riesgo de infarto. Si su médico de cabecera detecta elevación de la presión en la arteria o un soplo (sonido anormal en el cuello que se detecta con el fonendo-estetoscopio), puede ser necesario realizar una ecografía de la zona. Otros factores de riesgo que pueden demandar una ecografía son edad avanzada, diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto, historia familiar de infarto cerebral o enfermedad cardíaca.
Si la exploración muestra estenosis de una o ambas arterias, su médico puede sugerir medicación, angiografía no invasiva o una operación para restablecer el flujo normal al cerebro. De esta manera se puede prevenir un infarto.
Otras razones para realizar la ecografía carotídea son:

Localizar un hematoma, colección de sangre coagulada que puede, en ocasiones, bloquear la circulación.
Detectar disección de la arteria carótida, una separación de las capas que forman la pared de la arteria que puede conducir a la obstrucción de la corriente sanguínea o debilitar la pared de la arteria.
Realizar un control de la arteria carótida después de una intervención quirúrgica para restaurar la circulación.
Verificar la posición de un stent (tubo metálico) colocado en el interior de la arteria para mantener la circulación.

No se necesita ninguna preparación especial para la ecografía de la carótida. Vestirse de manera cómoda, con una prenda abierta en el cuello. Se le pedirá que se quite joyas o cualquier objeto colocado alrededor del cuello.

El aparato de ultrasonidos portátil es del tamaño de un aparador pequeño. Recibe y procesa las señales de eco que dibujan en un monitor las arterias carótidas así como el movimiento de la sangre en su interior. Un transductor de mano, se parece a un micrófono, se usa para emitir los ultrasonidos y recibir las ondas sonoras reflejadas, que son enviadas a un ordenador del aparato de ultrasonidos que crea la imagen.

La ecografía se basa en el mismo principio que el sonar que usan los barcos de la armada para detectar objetos grandes debajo de ellos como submarinos, o por los barcos pesqueros para localizar bancos de peces. Un ejemplo de ellos en la naturaleza es el murciélago, que usa un sistema similar al sonar en vez de la vista que le permiten evitar chocar con los objetos o para encontrar insectos para comer.
Para realizar la exploración, se presiona el transductor contra la piel a ambos lados del cuello desde la clavícula hasta el ángulo de la mandíbula. Al moverlo, dirige una corriente de ondas de alta frecuencia hacia las arterias carótidas.
Las ondas sonoras se reflejan a una frecuencia que varía con la velocidad de la sangre en el interior de las arterias. El transductor cambia las señales eléctricas en un flujo de ondas sonoras de salida hacia las arterias carótidas.
Estas señales son medidas y analizadas en el ordenador, proporcionándonos una imagen a tiempo real de las estructuras de la carótida y su circulación. El transductor, en realidad actúa como un altavoz para crear vibraciones sonoras y como un micrófono para grabarlas. Las imágenes pueden ser grabadas en cinta de video, pueden obtenerse también instantáneas fotográficas. La mayor parte de las veces, las imágenes en blanco y negro son suficientes, pero existe un tipo especial de ecografía, llamada Doppler, que es capaz de obtener imágenes en color para demostrar la circulación en arterias y venas.

La ecografía carotídea se realiza como una exploración ambulatoria. Se le pedirá que se extienda de espalda en una camilla que puede bascular y moverse. Puede ser necesario inclinar o rotar su cabeza para mejorar la exposición. También puede ayudar bajar el brazo y hombro. Su cabeza será sujetada para que se mantenga fija.
Un gel templado en parte constituido por agua se aplica sobre la piel para eliminar bolsas de aire y asegurar el contacto perfecto entre el transductor y la piel. El radiólogo entonces moverá el transductor arriba y abajo a todo lo largo del cuello para obtener la visión de la arteria desde diferentes perspectivas. La exploración se repetirá de la misma manera del otro lado del cuello. Después de revisar los hallazgos, el radiólogo puede querer obtener más imágenes para aclarar los hallazgos.

No sentirás ni dolor ni molestias durante la exploración ecográfica de las carótidas. Estarás extendido sobre la camilla de exploración en una habitación semioscura. Puede escuchar algún sonido similar a latidos dependiendo del tipo de ecografía que le realicen. Puede que tenga la oportunidad de ver el monitor al tiempo que la persona que le está realizando la ecografía. Generalmente una ecografía de carótida se haya completado en media hora, aunque en ocasiones se alarga hasta una hora. El gel le limpiará el gel de su piel, y usted puede marcharse e inmediatamente reincorporarse a su actividad normal.

Un radiólogo con experiencia en ultrasonidos analizará todas las imágenes y enviará un informe a su médico de cabecera. Su médico le explicará los hallazgos.Con la tecnología actual, su médico puede ver las imágenes y leer el informe del radiólogo por Internet.

Beneficios

Las exploraciones de ecografía, a diferencia de otras formas de imagen, no conlleva exposición a radiación. Es una exploración indolora y no invasiva no tiene complicaciones conocidas o efectos colaterales. Se evitan las reacciones adversas al contraste.
Los ultrasonidos no utilizan radiaciones ionizantes, y es la modalidad de imagen de elección para el diagnóstico y monitorización de mujeres embarazadas. La ecografía de carótida demuestra estenosis de una o ambas carótidas, pueden tomarse medidas para restaurar el flujo de sangre al cerebro. Se previenen de esta manera muchos infartos cerebrales.
La ecografía es una exploración menos costosa que el método de imagen alternativo, el escáner.

Riesgos

En casi 50 años de experiencia, la ecografía de carótida ha demostrado ser un procedimiento libre de riesgos.

La ecografía de carótida puede ser difícil o imposible de realizar si un paciente tiene un apósito cubriendo una herida o una cicatriz en el cuello.
Puede ser difícil de explorar un determinado paciente por el tamaño o contorno del cuello.
Presencia de calcio en la pared de la arteria carótida puede hacer difícil la evaluación del vaso.
Es posible que una placa blanda y pequeña produzca ecos de bajo nivel que puedan no ser detectados.
La ecografía puede no detectar de forma clara el segmento final de la arteria carótida, pero éste es un punto raro de enfermedad.



Neuroradiología – Procedimientos neurointervencionistas



Debe informar a su médico sobre cualquier medicación que se encuentre tomando y si sufre de alergias, en especial a los medios de contraste. También informe a su médico sobre sus enfermedades recientes o cualquier otra condición médica.
Las mujeres siempre deben informar a su médico o técnico si existe la posibilidad de embarazo. Muchos exámenes por imágenes no se realizan durante el embarazo ya que la radiación puede ser peligrosa para el feto. En caso de que sea necesario el examen de rayos x, se tomarán precauciones para minimizar la exposición del bebé a la radiación.
Si van a suministrarle un sedante o anestésico durante el procedimiento, le informaran previamente y le explicarán las medidas a tomar después el procedimiento.
Para realizar esta exploración deberá estar en ayunas unas 6-8 horas. Asegúrese de contar con instrucciones claras de su centro de atención médica. Si se encuentra bajo sedante, no debe conducir durante las 24 horas posteriores a su examen, por lo que debería hacer arreglos para que alguien lo lleve a casa, no obstante y debido a que es necesario un período de observación a continuación del examen, es posible que quede hospitalizado.
Se le requerirá una analítica reciente que incluya función renal y pruebas de coagulación.

El equipo generalmente utilizado para el examen consiste en una estructura con la forma de arco que contiene el tubo de rayos x y un equipo fluoroscópico que envía imágenes de rayos x a un monitor similar a un televisor para la visualización, que se ubica en la sala de examen o en una sala cercana (angiógrafo digital). Esta estructura se encuentra suspendida sobre la mesa de examen sobre la que usted se recuesta.
Una enfermera o técnico le insertará una vía intravenosa dentro de una vena pequeña de la mano o el brazo, que puede servir para administrarle un sedante o anestésico.
Se rasura, se limpia y se anestesia con un anestésico local el área de la ingle o brazo donde le insertarán el catéter. El neurorradiólogo intervencionista hará una pequeña incisión en la piel en el lugar de inserción del catéter (arteria). A continuación, guiará el catéter a través de las arterias hasta el área que se examinará. Una vez que se inyecta el material de contraste a través del catéter y llega hasta los vasos sanguíneos que se examinarán, se tomarán varias radiografías. Después se retira el catéter y se cierra la incisión aplicando presión en el área durante aproximadamente 10 minutos.
Al completar el examen, se le solicitará a usted que espere hasta que el técnico determine que las imágenes son de la calidad suficiente para que el radiólogo las lea.
Es posible llevar a cabo un angiograma por catéter en menos de una hora; sin embargo, el procedimiento puede durar varias horas.
Se realiza en salas de radiología digital dotadas de todo tipo de equipamiento anestésico al igual que existe en un quirófano, con presencia de un anestesista. Se emplea habitualmente sedación o anestesia general.

Antes de comenzar el procedimiento, le pedirán que evacue por completo la vejiga.
Sentirá un leve pinchazo cuando le inserten la aguja en la vena a fin de colocar la vía intravenosa.
Es posible que experimente una breve sensación de escozor cuando le inyecten un anestésico local en el sitio donde insertarán el catéter, pero eso hará que el resto del procedimiento sea indoloro.
No sentirá el catéter en la arteria, pero cuando le inyecten el material de contraste, es posible que sienta calor o experimente una leve sensación de quemazón. Tras una breve hospitalización podrá retomar sus actividades habituales y su dieta normal después del examen.

Un neuroradiólogo intervencionista, un médico específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes, analizará las imágenes y enviará un informe firmado a su médico remitente o de atención primaria, quien compartirá con usted los resultados.



Neuroradiología – Angiografía con catéter



La arteriografía se basa también en los Rayos X. Consiste en inyectar un contraste directamente en las arterias y realizar a continuación radiografías que muestran las arterias y venas.
Durante la angiografía por catéter, un tubo de plástico delgado (catéter), se inserta dentro de una arteria a través de una pequeña incisión en la piel (habitualmente en región femoral). Una vez que el catéter es guiado hasta el área que se examina, se inyecta material de contraste a través del mismo y se obtienen las imágenes mediante una pequeña dosis de radiación ionizante (rayos X) en diferentes proyecciones.
Los avances técnicos actuales permiten digitalizar las imágenes que se obtienen, por lo que la cantidad de contraste a inyectar es mínima y la dosis de rayos X que recibe el paciente también se reduce de manera considerable.
Los neurorradiólogos emplean este procedimiento para emitir diagnósticos tales como:

Identificar un aneurisma o una malformación arteriovenosa dentro del cerebro.
Detectar lesiones que estrechan las arterias cervicales o cerebrales.
Detectar lesiones en una o más arterias en pacientes con traumatismo.
Evaluar la vascularización de un tumor antes de una cirugía.
Lesiones vasculares medulares.
Pero además de estas finalidades diagnósticas, con estos equipos de angiografía, los neurorradiólogos intervencionistas pueden llevar a cabo intervenciones (procedimientos intervencionistas) con finalidad curativa. Los tratamientos intervencionistas que se realizan más habitualmente son:

Embolización de aneurismas.
Angioplastia de Carótidas.
Angioplastia intracraneal.
Infarto cerebral.
Embolización de malformaciones arteriovenosas.
Embolización de tumores.
Embolización medular.
Cifoplastia y kifoplastia.
El tratamiento endovascular ( embolización ) con espirales desprendibles es una manera de tratamiento mínimamente invasiva de los aneurismas del cerebro. El aneurisma cerebral, una debilidad de la pared de la arteria, es una enfermedad grave. Si el aneurisma cerebral se rompe, ocasiona una hemorragia cerebral que puede causar la muerte o graves secuelas. En casos menos graves, el abombamiento de un aneurisma puede comprimir los nervios y el tejido cerebral circundante y causar parálisis, dolor de cabeza, dolor de cuello y de la parte superior de la espalda, náuseas y vómitos. La angiografía cerebral, la tomografía axial computarizada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RM) pueden detectar los aneurismas cerebrales antes de que se rompan.
Los neurorradiólogos intervencionistas realizan el tratamiento endovascular (embolización) con una espiral desprendible para controlar el riesgo de que se rompan y produzcan una hemorragia cerebral. El cierre de los aneurismas se realiza a través de un tubo de plástico o catéter que se introduce en una arteria de la pierna. Este catéter se pasa por el cuerpo hasta llegar al lugar del aneurisma. Una vez dentro del aneurisma, se colocan a través del mismo una o más espirales metálicas (de platino) que se introducen en el interior del aneurisma con el objeto de cerrarlo.

La angioplastia y stent vascular de estenosis arteriales, la oclusión con espirales desprendibles de aneurismas cerebrales y la oclusión de malformaciones arteriovenosas.
La angioplastia (también llamada angioplastia con balón) con colocación de un stent o prótesis vascular son procedimientos mínimamente invasivos realizados para mejorar el flujo de sangre en las arterias del cuerpo.
En la angioplastia, el neurorradiólogo intervencionista hace llegar a la arteria estrechada u obstruida un catéter con un balón en la punta; este balón se infla para abrir el vaso sanguíneo, y luego se desinfla para sacarlo de la arteria. La colocación posteriormente de un stent o prótesis vascular, consiste en la colocación de un tubo de malla de alambre (stent) en la arteria recién abierta. El stent es un dispositivo permanente que ayuda a que la arteria se mantenga abierta después de la angioplastia. La causa más común del estrechamiento (estenosis) y la obstrucción de las arterias es la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias).
La aterosclerosis se asocia con enfermedades del corazón, pero puede afectar arterias de cualquier parte del cuerpo, incluyendo las del cerebro y cuello que son las que abastecen de oxígeno el cerebro. Es un proceso gradual de acumulación de colesterol y otras grasas en las paredes de las arterias. Estas placas forman una barrera que limita el flujo de sangre en las arterias hacia los tejidos y órganos. Otras barreras al flujo sanguíneo adecuado son los coágulos o placas que se desprenden de la pared del vaso sanguíneo y quedan encajadas en una arteria.
Cuando un coágulo de sangre, una placa o tejido cicatrizal hace que la arteria se estreche u obstruya totalmente, la circulación sanguínea queda limitada y los órganos y tejidos que esa arteria debe alimentar no reciben suficiente oxígeno, produciéndose por ejemplo los infartos.
También se tratan malformaciones arteriovenosas, una enfermedad vascular intracraneal congénita poco común. En estos casos, las arterias y venas del cerebro no están conectadas mediante los capilares normales, sino por medio de conexiones anormales llamadas nido angiomatoso Estas pueden drenar toda la sangre de las arterias antes de que se haya completado la circulación cerebral. El intercambio anormal de sangre entre las arterias y las venas puede producir dolor de cabeza, hemorragias, convulsiones y derrame cerebral, así como síntomas neurológicos que afectan la memoria, el movimiento, el habla y la vista. Para su cierre se utiliza un material que se solidifica en el nido angiomatoso.



Neuroradiología – Embolización con Coil



La embolización con un coil es una nueva forma de tratar aneurismas y otras malformaciones vasculares en el cerebro. Un aneurisma en el cerebro es un problema médico serio. Si un aneurisma se rompe, la hemorragia interna puede causar un infarto e incluso la muerte. En otros casos, un aneurisma aumentado de tamaño puede comprimir estructuras adyacentes y producir parálisis cerebral, cefalea, dolor de espalda y cuello y nauseas y vómitos. La angiografía cerebral, la tomografía computerizada y la resonancia magnética pueden detectar aneurismas antes de que den síntomas.
Los neurorradiólogos intervencionistas realizan la embolización con coil para evitar las complicaciones que pueden presentar los aneurismas. El neurorradiólogo intervencionista introduce un tubo llamado catéter a través de una arteria en la pierna. Este catéter es conducido hasta el aneurisma, y después se colocan uno o más coils pequeños a través del catéter dentro del aneurisma. Se forma un coágulo de sangre alrededor del coil, que protege la pared del aneurisma y evita que se rompa y sangre.
Los coils pueden también ser usados para tratar las malformaciones arteriovenosas, una malformación vascular congénita poco frecuente. Las arterias cerebrales y venas están conectadas entre sí de forma directa a través de conexiones anormales llamadas fístulas arteriovenosas. Estas fístulas inducen un flujo de sangre anormalmente elevado, induciendo síntomas como cefaleas, hemorragia, infartos y otros síntomas neurológicos como alteración de la memoria, del movimiento, del lenguaje o la visión.
Este tratamiento para cerrar aneurismas y fístulas es efectivo y disminuye la mortalidad y los síntomas. La embolización con coil se utiliza en el tratamiento del 30% de los aneurismas cerebrales y 20% de las malformaciones arteriovenosas.

La embolización con coil se utiliza para tratar aneurismas y fístulas en el cerebro cuando la cirugía abierta tiene riesgo. Los coils previenen la ruptura y posterior crecimiento creando un coágulo de sangre, cerrando el paso de sangre al área afecta.
Se evalúan diferentes factores clínicos y biológicos para determinar si el paciente se beneficia de una embolización con coil. Los médicos consideran la edad del paciente, su estado de salud, la posición y forma o estructura del aneurisma y la relación con las estructuras del sistema circulatorio normal. Los pacientes jóvenes responden mejor a este procedimiento. La técnica también es útil en pacientes ancianos. La embolización con coil tiene buenos resultados en pacientes en quienes no son buenos candidatos a cirugía. Este procedimiento es también ideal para evitar transfusiones de sangre o anestesia general.

Cuando en un estudio TC o RM se detecta un aneurisma o malformación arteriovenosa, suele ser necesario realizar una angiografía para diagnóstico y tratamiento. Durante este proceso que es minimamente invasivo, el material de contraste se inyecta dentro de la arteria problema y se visualiza con el uso de rayos X. En ocasiones se obtiene una representación tridimensioinal del sistema vascular, que facilita el diagnóstico.

Hay tres tipos de coils que son de platino, otros revestidos de platino y los llamados biológicos. Los tres tipos son semejantes a un muelle muy blando, y de un espesor menor que el de un cabello. Todas estos coils se ha demostrado que son seguros y efectivos.

El coil produce una interrupción del flujo sanguíneo hacia el aneurisma o la fístula arteriovenosa, eliminando el riesgo de rotura. Los coils están pensados para permanecer anclados dentro del aneurisma o fístula y no necesitan ser retirados. Dependiendo del tamaño del aneurisma, se seleccionan coils de diferentes diámetros y longitudes.

El procedimiento lo lleva a cabo el neurorradiólogo intervencionista en un equipo de vascular (que permite hacer arteriografías). Un anestesista está presente, para monitorizar la presión sanguínea la frecuencia y ritmo cardiaco y la oxigenación de la sangre durante el proceso de embolización. Los coils son insertados en el saco del aneurisma y/o bloqueando la fístula arteriovenosa.

Puede durar entre 30 minutos y cuatro horas dependiendo de la complejidad. Se puede emplear anestesia local o general, en función de lo que se considere más conveniente para el paciente.
Si el procedimiento se hace con anestesia local se administran también sedantes. El paciente se siente relajado y somnoliento. Sentirá la manipulación, la presión al introducir el catéter, pero no dolor. Los pacientes que reciben anestesia general no recuerdan nada de la intervención.
Los pacientes que tienen un infarto tienen más dificultad para recuperarse y solo el 25 por ciento puede estar libres de síntomas después de la embolización. La recuperación depende del daño cerebral causado por el sangrado.
Después de realizarse el tratamiento el paciente guardar reposo en cama. Si el paciente no ha tenido rotura del aneurisma previo al tratamiento puede abandonar el hospital al día siguiente. Los pacientes con antecedentes de un infarto tienen una recuperación más lenta y su ingreso es más prolongado.
Después del procedimiento los pacientes pueden tener nauseas y febrícula. Puede haber cefaleas que se prolongan hasta los 6 meses. Se hará un seguimiento del paciente controlando la posición del coil mediante radiología convencional, angiografía o Resonancia magnética. Además, deben tomar antiagregantes.
El tiempo de recuperación varía de paciente a paciente. La mayor parte de los pacientes se recuperan en un plazo de tiempo entre 10 días y 6 meses. Muchos pacientes se incorporan a su trabajo al mes y comienzan a conducir en tres meses. Aquellos pacientes con aneurismas no complicados o fístulas típicamente se recuperan en 24 horas.

El radiólogo intervencionista evaluará el resultado del tratamiento y coordinará el seguimiento del mismo con su médico mediante un informe.

Beneficios:
Minimamente invasivo. Esta técnica ha permitido tratar aneurismas que previamente se consideraban inoperables. Requiere menos tiempo de recuperación que la cirugía. Otros beneficios son la menor pérdida de sangre y la opción de anestesia local frente a la cirugía.
El tratamiento de los aneurismas con esta técnica consigue el éxito en más del 80% de los pacientes. Si se consigue impedir la entrada de flujo sanguíneo en el aneurisma el paciente probablemente no tenga recurrencia de sus síntomas. Se obtienen mejores resultados en pacientes con aneurismas pequeños.

Riesgos:
La cateterización intraarterial tiene el riesgo de sangrado, infección o daño en la arteria.
Además, al igual que en todo procedimiento invasivo existe un riesgo pequeño de muerte y enfermedad. Sin embargo, la embolización con coil de un aneurisma no roto o fístula arteriovenosa tiene menos riesgo que la embolización de un aneurisma después del infarto. Aproximadamente el 7 por ciento de los pacientes requieren tratamiento adicional o cirugía.

Aunque cada vez con más frecuencia los aneurismas se tratan mediante embolización con coil, incorporando otras técnicas como la remodelación con balón, aquellos que son muy grandes con un cuello ancho tienen un índice de éxito menor, y algunos no pueden ser tratados.



RM – ¿Qué es una Resonancia Magnética?



La Resonancia Magnética (RM, MR, o IRM) es una exploración que permite estudiar los órganos internos del cuerpo humano. El sistema se basa en la resonancia de las ondas de radio en el cuerpo humano, sometido a un intenso campo magnético, produciéndose señales de radio que permiten a ordenadores reconstruir en imágenes las estructuras internas de nuestro cuerpo. El aparato tiene forma de túnel con una camilla en la que se tiende el paciente

En algunos casos es necesario inyectar una sustancia de contraste en una vena del paciente durante la exploración. A veces, en niños pequeños, es necesario usar sedación para que el paciente esté completamente quieto durante la exploración. Esta sedación puede administrarse por boca en niños muy pequeños o mediante una inyección en una vena.

Después de desnudarlo, el paciente pasará a la sala de exploración donde se le colocará en la camilla de exploración. Si es necesario usar contraste o sedación endovenosos se le cateterizará una vena. Todos los pacientes que precisan sedación son controlados mediante un monitor de pulso y oximetría durante toda la exploración. El paciente se introducirá en el túnel del aparato y empezará la exploración. Durante ésta se oirá el ruido de los pulsos de gradiente del campo magnético. Es importante que el paciente esté completamente quieto para obtener buenas imágenes. La exploración completa durará de 30 y 45 minutos en total. Si el paciente ha recibido sedación se le controlará hasta que esté despierto. Posteriormente el paciente podrá vestirse y marcharse para hacer vida normal.

La exploración y el informe radiológico serán enviados a su médico que los tendrá disponibles el día de la consulta

El paciente debe estar en ayunas por si se necesita sedación o contraste endovenoso. En niños menores de 1 año es preciso que el paciente no haya comido en las 3 horas previas a la exploración. Los niños mayores deben estar 6 horas en ayunas. En general, no es necesaria otra preparación especial. Si fuese necesario, se le darían instrucciones concretas oralmente y por escrito con la citación.

En el caso de que el paciente tenga historia previa de reacciones a medicamentos, alergias, asma o enfermedades graves, o sea portador de alguna prótesis u otro objeto metálico comuníquelo a la enfermera que lo atenderá.



RM – Resonancia Magnética Funcional (RM-f) – Cerebral



Un estudio deResonancia Magnética (RM) consiste en la obtención de imágenes detalladas de los órganos y tejidos internos, empleando para ello ondas de radiofrecuencia y un imán muy potente.
La RMf es una nueva técnica o modalidad dentro de la RM de reciente aparición que mide los cambios metabólicos que ocurren enuna parte del tejido cerebral en actividad. Los médicos radiólogos conocen la anatomía y localización de las áreas del cerebro encargadas del lenguaje, la memoria, audición, sensibilidad y otras funciones, sin embargo la localización exacta de estas áreas puede variar entre unas personas y otras. Además las lesiones que afectan al cerebro como los infartos y tumores pueden hacer que estas funciones del cerebro que estaban localizadas en un área sean asumidas por otras áreas del cerebro diferentes. La RMfno solamente es útil para el estudio de la anatomía cerebral sino que además puede ayudar al radiólogo a determinar exactamente qué área del cerebro es la que está desempeñando las funciones más importantes como son el habla, el movimiento y la sensibilidad. Esta información es crucial a la hora de planificar la cirugía o la radioterapia en el caso de los tumores cerebrales, para tratar de hacer el menor daño posible a las áreas que desempeñan estas funciones y que pueden encontrarse cercanas al tumor.

La RMf se está convirtiendo en el método diagnóstico de elección para conocer cómo se comporta o cómo funcionan el cerebro normal y el cerebro enfermo. También se está empleando como método de diagnóstico previo a la cirugía tumoral cerebral para valorar mejor los potenciales riesgos de la intervención o de otros procedimientos terapéuticos invasivos que puedan utilizarse. El término Resonancia Magnética Funcional con “F mayúscula” incluye otra serie de técnicas dentro de la RM que son sensibles a cambios fisiológicos como por ejemplo el movimiento del agua. La Resonancia Magnética funcional “con f minúscula”se refiere en general al estudio de la actividad cerebral con la obtención de mapas de la misma.
Todas estas técnicas de Resonancia Magnética Funcional representan actualmente el método de imagen más sensible para identificar, investigar y monitorizarlos tumores cerebrales, los infartos y determinadas enfermedades crónicas cerebrales como la esclerosis múltiple.
Todas estas técnicas además proporcionan una información muy útil para documentar las alteraciones observadas en casos de demencia o epilepsia.
En la práctica clínica diaria los estudios de RMf se emplean para planificar la cirugía de los tumores cerebrales. Mediante esta técnica podemos identificar las áreas del cerebro que tienen una función normal y aquellas en las que la función está alterada y de esta forma planificar mejor el abordaje quirúrgico o tipo de resección a realizar.
Aunque todavía está en fase de investigación parece que la RMf puede también ayudar a demostrar los efectos que producen en la función cerebral los infartos, traumatismos o las enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Dado que para los estudios de RMf se requiere un equipo de Resonancia Magnética la preparación para este tipo de estudios es la misma que para cualquier otro estudio de RM. Por ejemplo debido a que el campo magnético que se emplea en la RM es muy potente cualquier objeto metálico ferromagnético implantado en el cuerpo será atraído por el imán, para evitar problemas el personal que le atienda al realizarle la prueba le preguntará antes de entra si usted es portador de un marcapasos, de una válvula cardiaca metálica, catéteres de infusión, implantes cocleares, neuroestimuladores, dispositivos intrauterinos o cualquier otro objeto metálico como clips, tornillos o prótesis. En general los clips quirúrgicos o los tornillos no son atraídos por el imán durante el estudio y no representan ningún riesgo.
El tinte rojo que se emplea en los tatuajes y los perfiladores permanentes de los párpados suelen contener hierro y pueden calentarse durante el estudio de RM, aunque es raro.
El personal le preguntará si usted puede tener otros objetos metálicos dentro del cuerpo como balas o si ha trabajado con metales. Si existiera alguna duda o posibilidad de que pudiera tener algo metálico en alguna parte del cuerpo le realizarán una Radiografía de esa zona para demostrarlo. Los empastes e implantes dentales no representan ningún problema no se afectan por el campo magnético pero pueden deteriorar la calidad de las imágenes en el área de cerebro cercana a la boca, por lo que el radiólogo debe conocerlo. Lo mismo ocurre para los aparatos dentales, puede ser más difícil sintonizar la onda de radiofrecuencia de la RM para obtener las imágenes.
Debe desprenderse al entrar en el equipo de RM de todos objetos que puedan degradar la imagen como ganchos, imperdibles, joyas, gafas, audífonos o prótesis dentales.
El radiólogo o uno de los técnicos le preguntará sobre posibles alergias a drogas o si ha sido sometido a cirugía craneal en el pasado. Si puede usted estar embarazada debe advertirlo. Menos de uno de cada 20 pacientes que se introducen en un equipo de RM presentan sensación de claustrofobia.

Los equipos convencionales de RM están formados por un imán cilíndrico en el cual se introduce el paciente y en el que éste debe permanecer quieto durante el tiempo que dure la exploración, puede ocurrir por tanto que el paciente se sienta encerrado o tenga una sensación de claustrofobia. Ahora hay nuevos equipos que estarán disponibles en el mercado con un diseño más acogedor para el paciente, entre otros los sistemas con un cilindro corto y más ancho que no cubre totalmente al paciente y algunas unidades abiertas por todos los lados. No obstante hay que tener en cuenta que la calidad de la imagen en estos equipos no es la misma.

La RM utiliza ondas de radiofrecuencia y un campo magnético muy potente en lugar de utilizar rayos X para obtener imágenes de gran detalle de los órganos y tejidos internos. La RMfutiliza esta tecnología para identificar regiones o áreas del cerebro donde existe un mayor aporte vascular, se están produciendo cambios químicos o hay un aumento de la cantidad de oxígeno, todos estos procesos se producen cuando un área cerebral se tiene que activar para enviar las instrucciones para que se activen diferentes partes del organismo.
En los estudios de Rmf el paciente realiza una actividad determinada mientras el equipo está obteniendo imágenes. El metabolismo del área del cerebro responsable de esta actividad aumentará y la señal en el estudio de RM variará. Realizando diferentes específicas que se corresponden con diferentes áreas anatómicas podemos localizar la región del cerebro responsable de una función determinada. Esta información puede ser incorporada en un planificador quirúrgico para ayudar al cirujano a evitar estas áreas durante la intervención.

El paciente se tumba en la mesa móvil con la cabeza dentro de un casco diseñado para evitar el movimiento durante la prueba. Este casco puede además disponer de una máscara especialmente realizada para cada paciente. Durante la exploración el paciente recibirá diversas instrucciones para la realización de pequeñas actividades como tocar la punta de cada uno de los dedos de la mano con la punta del dedo gordo de esa mano o responder a preguntas sencillas. El paciente podrá comunicarse con el radiólogo o con el técnico a lo largo de toda la exploración. Algunos centros de RM que un amigo del paciente o los padres en el caso de un niño permanezcan en el interior de la sala con el paciente.
Dependiendo de cuantas imágenes sean necesarias el estudio durará entre 15 y 45 minutos, aunque algunos estudios pueden durar más. Se le pedirá que no se mueva durante la exploración mientras se están obteniendo las imágenes, pero entre secuencias, entre un ruido y otro, se permite al paciente relajarse. Los pacientes en general tienen que estar solamente unos minutos seguidos totalmente quietos, mientras comienza la otra serie pueden estar relajados permitiéndose un cierto grado de movimiento.
Cuando el estudio ha finalizado el paciente debe permanecer unos minutos todavía en la mesa hasta que las imágenes son supervisadas por el radiólogo que decide si no son necesarias más imágenes y éste da por concluida la exploración.

La RM no produce dolor pero puede resultar incómodo estar tumbado en un lugar cerrado con la cabeza fija y quieto. Puede notar una sensación de calor en el área a estudiar, esto es normal pero si tiene alguna duda se lo puede comentar al radiólogo o al técnico. El ruido que se oye en determinados momentos de la exploración puede ser desagradable para algunas personas. La RMf se realiza utilizando series muy cortas por lo que el ruido no dura mucho.

Un radiólogo o radióloga con experiencia en RM interpretará posteriormente las imágenes y enviará un informe firmado con su interpretación al médico que haya solicitado la prueba. El paciente recibirá el resultado cuando acuda a la consulta de su médico. Las nuevas tecnologías permiten también distribuir los informes diagnósticos y las imágenes vía Internet en algunos centros.

Ventajas

La RMf puede identificar la localización de las diferentes áreas funcionales normales del cerebro, permitiendo de esta forma a los neurocirujanos evitar dañar estas zonas durante la cirugía ..) ?
La RMf puede detectar los infartos cerebrales en una fase muy temprana de manera que los médicos que atienden al paciente pueden comenzar más precozmente el tratamiento.
La RMf puede ayudar a los médicos a monitorizar el crecimiento y función de los tumores cerebrales y puede servir como guía para planificar el tratamiento quirúrgico o de radioterapia.
Las imágenes funcionales del cerebro y de otras estructuras cerebrales que se obtienen con la RMf son más detalladas que las que se obtienen con otros métodos de imagen.
Se evita la exposición a la radiación.
La RMf permite detectar anomalías que pueden estar enmascaradas por el hueso en estudios obtenidos mediante otros métodos de imagen.

Riesgos

Los fragmentos metálicos pueden ser atraídos por el imán si el paciente tiene un objeto metálico y lo desconoce al introducirse dentro del campo magnético puede moverse.
La RMf debe evitarse en las primeras 12 semanas de embarazo. Para el diagnóstico en pacientes embarazadas durante las 12 primeras semanas se debe utilizar la Ecografía a no ser que haya una razón médica importante que requiera la realización de una RM. Para más información véase la página de Seguridad en Resonancia.

La RMf se encuentra en evolución y va avanzando progresivamente. Es tan precisa como otros métodos de imagen para localizar la actividad cerebral, pero existe menos experiencia en la RMf que en otras áreas de la RM. En la mayoría de los casos no existe riesgo para la realización de una RM en pacientes con implantes metálicos salvo para determinados tipos por eso es importante que el paciente informe al técnico antes de realizarse la RM sobre el tipo de implante que le han colocado.
La RM es en general más cara que la Tomografía Computarizada.



RM – Resonancia Magnética Cerebral



La imagen por resonancia magnética (IRM) en vez de utilizar RX usa ondas de radio y un fuerte campo magnético para obtener unas imágenes de los órganos y tejidos de gran detalle y calidad.
Esta técnica es de gran ayuda para el diagnóstico de los tumores cerebrales y de los trastornos de las órbitas y del oído interno. Con la RM se consiguen ver estructuras que no conseguimos ver con otro tipo de técnicas de imagen.

La imagen por RM es la técnica más sensible para el estudio de los tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares (ictus) y algunas enfermedades crónicas del sistema nervioso central (SNC) como la esclerosis múltiple. Además se usa para descartar alteraciones cerebrales en pacientes con demencia y también se usa para estudiar la hipófisis. La IRM también es capaz de detectar pequeñas alteraciones en los tejidos de los ojos y del oído interno.

El potente campo magnético de la RM puede mover cualquier implante metálico que tenga el paciente. Debido a ello el personal de la RM le preguntará si usted es portador de prótesis de cadera, marcapasos cardíaco o válvulas cardíacas artificiales, bombas de infusión de medicamentos (portacath®), DIUs o cualquier otro material metálico que lleve implantado. Los tatuajes y maquillajes permanentes pueden artefactar las imágenes ya que están compuestos por pequeñas partículas metálicas. También le interrogarán si tiene metralla, balas o esquirlas metálicas (sobre todo en el caso de trabajadores del metal), en caso que haya duda se puede hacer una radiografía para comprobar o descartar la existencia de cuerpos extraños metálicos.
Los empastes no se afectan por el campo magnético pero si estropean la calidad de las imágenes obtenidas de la cara y el cerebro, por lo que el radiólogo deberá conocer su existencia para intentar disminuir el efecto negativo de este material.
El paciente debe quitarse todos los objetos metálicos que lleve, joyas, relojes, horquillas, hebillas, gafas, audífonos etc.
El técnico o el radiólogo le preguntarán sobre alergias medicamentosas o si ha sufrido alguna intervención quirúrgica craneal. Si usted está embarazada deberá comunicarlo al personal de la resonancia magnética.
Uno de cada veinte pacientes que se somete a una RM tiene claustrofobia en estos casos puede ser necesario administrar algún sedante.

La RM convencional cerrada es un imán cilíndrico cerrado con dos aberturas en ambos extremos, el paciente debe permanecer en su interior varios minutos por lo que se puede sentir encerrado y con claustrofobia. Hoy en día existe un nuevo diseño de los imanes que es abierto por lo que el paciente tendrá menos claustrofobia. El problema de estas resonancias abiertas es que la calidad de la imagen puede verse afectada por este diseño. Últimamente se están empleando equipos más potentes (de hasta 3 teslas) con los que se obtienen imágenes de gran calidad y además sirven para nuevas aplicaciones diagnósticas.

La imagen por resonancia magnética a diferencia de la radiología convencional, de los estudios de medicina nuclear (isótopos) o del TC no usa radiación ionizante.
En la RM al paciente se le somete a un elevado campo magnético y se le envían unas ondas de radiofrecuencia. De esta forma los protones (núcleos de los átomos de hidrógeno) primero se “excitan” y luego de “relajan” emitiendo señales de radio que son analizadas y procesadas por un ordenador para reconstruir las imágenes.
En el organismo hay gran cantidad de protones en los átomos de hidrógeno que forman el agua, por esto la RM nos muestra la diferencia de contenido de agua entre los distintos tejidos. Incluso es capaz de distinguir distintos tejidos dentro de un mismo órgano como la sustancia blanca y gris del cerebro.
Un estudio de RM cerebral suele constar entre 2 y 6 secuencias cada una de las cuales dura entre 2 y 15 minutos. Cada tipo de secuencia tienen sus propias diferencias de contraste entre los diferentes tejidos y nos muestra una serie de imágenes en distintos planos del espacio ( de arriba abajo, de delante a tras o de derecha a izquierda)

El paciente se tumba en una mesa deslizante y se le coloca una antena alrededor de la cabeza (bobina de superficie). Después se introduce al paciente dentro del imán (gantry) y el personal técnico abandona la sala para ir realizando las distintas series de imágenes. El paciente e todo momento se puede comunicar con el técnico o el radiólogo mediante un intercomunicador. En algunos centros dejan pasar a la sala a un familiar p amigo dentro de la sala durante la exploración.
Dependiendo del número de imágenes que necesite el examen puede durar entre 15 y 45 minutos, aunque en algunos casos se realizan estudios más detallados que duran más tiempo. Al paciente se le indicará que permanezca muy quieto durante la adquisición de las imágenes pero entre serie y serie se pueden permitir pequeños movimientos.
Algunos pacientes necesitan una inyección de contraste intravenoso (gadolinio) para mejorar la visualización de algunos tejidos o vasos sanguíneos. En estos casos se pone una pequeña aguja conectada a un catéter en la mano o el brazo.
Una vez terminada la adquisición de las imágenes se le suele decir al paciente que espere unos minutos por si es necesario realizar alguna serie más.

La RM es una prueba indolora pero el paciente puede sentir claustrofobia ya que el espacio donde debe estar el paciente es muy estrecho. A veces puede notar algo de calor en la zona examinada, si esto es así se lo deberá comunicar al técnico o al radiólogo que le está haciendo el estudio. Si se le administra contraste IV puede tener ciertas molestias en el sitio de la inyección y notar sensación de frío cuando se le administra el contraste.
Durante la adquisición de las imágenes usted oirá fuertes ruidos como golpes o parecidos a una ametralladora, normalmente le darán unos tapones para disminuir la molestia por estos ruidos. A veces se le indicará que suba los brazos por encima de la cabeza y puede llegar a tener molestia/dolor en los hombros si es así dígaselo al técnico que le indicará cuando puede bajar los brazos.

El radiólogo, que es el médico especialista en resonancia magnética y en otras técnicas de diagnóstico por la imagen, estudiará las imágenes y mandará un informe debidamente firmado al médico peticionario de la prueba. El personal de la RM indicará al paciente como, cuando y donde puede recoger los resultados de la exploración. Las nuevas tecnologías permiten distribuir los informes e imágenes por Internet.

Las imágenes de RM del cerebro y de otras estructuras craneales son mucho más claras y detalladas que las de otros tipos de técnicas de imagen.
El contraste empleado en la RM da muchas menos reacciones alérgicas que el contraste iodado empleado en el TC o en la radiología convencional.
En la RM no se emplea radiación ionizante.
Con la RM somos capaces de ver algunas lesiones que somos incapaces de ver con el TC o con otros métodos.
Existe una variante llamada Angiografía por RM o angio RM y que nos proporciona una imagen detallada de los vasos cerebrales, incluso sin administrar contraste. Este es un método no invasivo y que evita posibles reacciones alérgicas a los contrastes iodados empleados en la angiografía convencional (hecha con RX) y además no produce daño renal causado por el material de contraste iodado.
Últimamente se han desarrollado estudios de la función cerebral mediante RM y nos permite detectar los accidentes cerebrovasculares (ictus) en fases más tempranas que con la RM convencional.
Puede haber problemas si pasa desapercibido algún implante metálico.
Hay que evitar hacer una RM en las primeras 12 semanas de gestación, aunque si el beneficio que se espera con la RM se puede realizar la resonancia.

El hueso se ve major con la radiología convencional y en casos de hemorragias graves es preferible usar la TAC.
LA RM no siempre es capaz de distinguir entre el tejido tumoral y el edema y tampoco puede detectar el calcio dentro de las lesiones.
Esta técnica no se puede realizar cuando el paciente es portador de implantes metálicos (ferromagnéticos).
Este tipo de exploraciones hay que hacerlas con cuidado en el primer trimestre del embarazo.
Otra limitación es la económica, la RM es mucho más cara que un TC.



RM – AngioResonancia o RM Vascular



La imagen por resonancia magnética es un método de diagnóstico por la imagen que produce unas imágenes de los órganos internos de gran detalle y calidad sin utilizar rayos X.
Las imágenes se obtienen cuando al someter al paciente a un fuerte campo magnético y se le aplican unas ondas de radiofrecuencia nos envía una señal que debidamente analizada por un ordenador nos proporciona imágenes de los órganos internos de dos y tres dimensiones (2D y 3D)que pueden ser vistas en un monitor de TV.
Una Angioresonacia (ARM) es una RM de los vasos sanguíneos. Utiliza la técnica de RM para estudiar la patología del corazón y los vasos sanguíneos. Consigue imágenes de gran calidad de los vasos sanguíneos sin necesidad de administrar contraste, aunque hoy en día hay algunos tipo de ARM que usan un contraste especial. Es una técnica no invasiva ya que los campos magnéticos empleados no causan daño en los tejidos.

La ARM es una técnica muy útil en el diagnóstico de las enfermedades de los vasos sanguíneos y también para la planificación de los distintos tratamientos.
Las arterias Carótidas, situadas en el cuello, que llevan la sangre al cerebro son un sitio muy típico de padecer arterioesclerosis. Esta enfermedad produce estrechamiento u obstrucción de las arterias impidiendo que la sangre llegue al cerebro lo que puede llegar a producir un ictus (ACVA). En estos casos, si la ecografía Doppler muestra lesiones arterioescleróticas los cirujanos puede que soliciten una ARM antes de someter al paciente a una intervención quirúrgica, evitando en muchos casos exploraciones más agresivas como la angiografía habitual por cateterismo.
La ARM se usa para estudiar las enfermedades de los vasos intracraneales, para seleccionar aquellos pacientes que tengan patología vascular y deban someterse a una angiografía.
La ARM también se usa para estudiar la arteria Aorta torácica o abdominal, las arterias pulmonares o renales así como las arterias de las piernas
Los pacientes que tienen historia familiar de aneurisma de Aorta (dilatación de la arteria aorta) pueden realizarse una ARM que permita diagnosticar aneurismas que no produzcan síntomas, de esta manera pueden tratarse y evitar así complicaciones que a veces pueden llegar a ser fatales como la rotura o hemorragia.

El potente campo magnético empleado para la ARM puede afectar a cualquier objeto metálico que lleve el paciente como marcapasos cardíacos, prótesis articulares, algunos catéteres, material metálico usado en cirugía de las fracturas, o cualquier grapa o sutura metálica. Antes de realizarse la prueba el personal de la sala les hará un cuestionario para ver si lleva algún material de este tipo.
El radiólogo y el técnico deberán saber si usted lleva algún material metálico incluso si tienen metralla, balas o esquirlas metálicas, este último caso hay que tenerlo muy en cuenta en trabajadores del metal. Si existe alguna duda a veces es necesario realizar una radiografía para ver si tiene material metálico.
Los empastes no se afectan por el campo magnético pero si estropean la calidad de las imágenes obtenidas de la cara y el cerebro, por lo que el radiólogo deberá conocer su existencia para intentar disminuir el efecto negativo de este material.
El paciente debe quitarse todos los objetos metálicos que lleve, joyas, relojes, horquillas, hebillas, gafas, audífonos etc. Los tatuajes y maquillajes permanentes pueden artefactar las imágenes ya que están compuestos por pequeñas partículas metálicas.
También debe informar al personal de la RM si padece alergias a medicamentos o si tiene posibilidad de estar embarazada.
Dependiendo de los centros le podrán indicar que puede comer antes de la prueba aunque en otras unidades piden guardar ayuno de 4-6 horas. Cuando solicite la cita deberá preguntar si debe guardar ayuno. En caso de que vaya a ser sometido a sedación o anestesia deberá estar en ayuno para realizar el estudio. Usted podrá tomar su medicación normalmente. En algunos casos puede necesitar sedación para evitar la claustrofobia y la ansiedad de estar en un espacio cerrado.

La ARM se realiza en los equipos convencionales de resonancia magnética.
La RM convencional cerrada es un cilindro cerrado (el imán) con dos aberturas en ambos extremos, el paciente debe permanecer en su interior varios minutos por lo que se puede sentir encerrado y con claustrofobia. Las máquinas modernas son más cortas y con una abertura más amplia. Hoy en día existe un nuevo diseño de los imanes en forma de C que es abierto por todos los lados por lo que el paciente tendrá menos claustrofobia. El problema de estas resonancias abiertas es que la calidad de la imagen puede verse afectada por este diseño.

En la RM al paciente se le somete a un elevado campo magnético y se le envían unas ondas de radiofrecuencia. De esta forma los protones (núcleos de los átomos de hidrógeno) primero se “excitan” y luego de “relajan” emitiendo señales de radio que son analizadas y procesadas por un ordenador para reconstruir las imágenes.
Las imágenes obtenidas son de gran calidad y detalle y son capaces de diferenciar pequeños cambios entre los tejidos sanos y enfermos.
Haciendo ajustes especiales se obtienen las imágenes de los vasos sanguíneos.

El paciente se tumba en una camilla deslizante que le introduce dentro del imán. Un estudio habitual consta de varias secuencias de imágenes que cada una de ellas dura entre 3 y 15 minutos, por lo que el tiempo que el paciente debe estar dentro de la máquina varía entre 20 y 60 minutos, a este tiempo hay que sumarle lo que se tarda en el cuestionario que debe cumplimentar y canalizar una vena en caso de que necesite contraste intravenoso.
Cada secuencia pone de manifiesto distintas características de los tejidos y obtiene las imágenes en distintas orientaciones del espacio. El contraste usado en RM se llama Gadolinio.
El radiólogo y el personal técnico debe abandonar la sala durante la exploración aunque en todo momento estarán en comunicación con el paciente. En algunos centros dejan a un familiar o amigo estar con el paciente en la sala de exploración.
Cuando se termina de obtener las imágenes el paciente deberá esperar unos minutos por si hay que realizar alguna serie más.

El técnico coloca al paciente lo más cómodo posible pero de todas formas el espacio es muy pequeño y a veces tendrá el imán a varios centímetros de la cara. En algunos pacientes con claustrofobia se les administra un sedante suave. A veces puede sentir calor en la zona del cuerpo que le están estudiando, esto es normal pero s es muy molesto lo debe comunicar al técnico.
Cuando se administra contraste IV puede sentir molestias en el sitio de la inyección.
Durante algunos momentos del estudio oirá fuertes ruidos que son normales pero que pueden resultar molestos por lo que le darán unos tapones para los oídos.

El radiólogo, que es el medico especialista en resonancia magnética y en otras técnicas de diagnóstico por la imagen, estudiará las imágenes y mandará un informe debidamente firmado al médico peticionario de la prueba.
El personal de la RM indicará al paciente como, cuando y donde puede recoger los resultados de la exploración.
Las nuevas tecnologías permiten distribuir los informes e imágenes por las redes de ordendores e incluso a través de Internet.

Con la ARM se obtienen una imágenes muy detalladas de los vasos sanguíneos sin necesidad de introducir un catéter con lo que evitamos dañar los vasos con el catéter.
El procedimiento es más rápido, menos molesto y más barato que la angiografía por catéter tradicional.

Es una técnica de imagen que no usa RX ni ninguna otra radiación ionizante
A veces es necesario emplear contraste intravenoso, pero el material empleado produce menos alergias que el contraste intravenosos iodado empleado en la angiografía tradicional o en el TAC. Sin embargo, también se pueden conseguir imágenes de angioresonancia de alta calidad sin contraste, lo que hace a la ARM una técnica de gran valor en pacientes con predisposición a las reacciones alérgicas.
Al igual que la angiografía tradicional con catéter o la angiografía por TC la ARM puede aplazar la cirugía y si de todas formas ésta es necesaria se hará de forma más exacta ya que tendrá un mapa detallado de los vasos sanguíneos.
No se han demostrado efectos adversos de la RM incluida la ARM, sin embargo la claustrofobia puede suponer un problema. Cuando ésta sea muy grande se podrá administraun sedante o bien buscar otras alternativas diagnósticas.
Si pasa desapercibido algún implante metálico puede verse afectado por el fuerte campo magnético o si está cerca de la zona estudiada puede afectar la calidad de las imágenes obtenidas.
La RM debe evitarse en el primer trimestre de embarazo. Se prefiere la ecografía pero se podrá realizar una ARM siempre que la gravedad de la enfermedad lo haga imprescindible. Los efectos sobre el feto, si existen, se están investigando. La regla general de los estudios de RM y otras técnicas de imagen en pacientes embarazadas es que no se realizarán salvo que sea estrictamente necesario y los beneficios del resultado superen a los riesgos.
Si la paciente está lactando es importante que informe al radiólogo o al técnico por si le van a administrar contraste (Gadolinio). En estas situaciones puede ser muy útil que la madre se extraiga leche días antes de la exploración para alimentar a su hijo durante las 24 horas siguientes a la administración del contraste mientras este se elimina del organismo.

La ARM no es capaz de poner de manifiesto el calcio de los vasos sanguíneos como lo hace la angiografía por TC.
Esta técnica no se puede hacer en pacientes con marcapasos cardíacos, prótesis e implantes metálicos en general.
A veces puede haber dificultades para realizar la exploración en pacientes con claustrofobia, en estos casos se puede necesitar sedación.
Con la ARM no se consigue el mismo detalle de los vasos sanguíneos que el que se consigue con la angiografía convencional.
En el caso de la RM de pequeños vasos puede no valer para el diagnóstico de patología y para la planificación deposibles tratamientos.
A veces hay dificultas para separar las imágenes de los arterias y las venas.



TC – ¿Qué es un TC o escáner?



El escáner es una máquina compleja que consta de una camilla, en la que se coloca el paciente y un “gantry”, donde está un tubo de rayos X especial, que gira a gran velocidad. Esto permite adquirir información de todo el volumen del paciente.
Es una prueba radiológica que también tiene otras denominaciones como Tomografía Computarizada y TAC.
Se realiza en un aparato localizado en los Servicios de Radiodiagnóstico de los Hospitales, basado en la utilización de rayos X y potentes ordenadores para conseguir imágenes del interior de los pacientes que permiten conocer si sufren alguna enfermedad.

Ni mejor ni peor; cada prueba tiene su indicación para las distintas enfermedades que quiere estudiar el médico.
La gran ventaja que aporta el TC es poder visualizar partes del cuerpo que de otra forma no podríamos estudiar; los modernos equipos de TC lo consiguen de una forma muy precisa permitiendo diagnósticos precoces.

Antes de empezar la prueba, el técnico de radiodiagnóstico coloca al paciente en la posición adecuada.
La prueba es totalmente indolora. El paciente tiene que estar tumbado y quieto en una camilla que se desplaza durante el estudio; se le señala cuando debe de contener la respiración.

Los riesgos están relacionados con el uso de radiaciones ionizantes y de los contrastes yodados, aunque no en todos los casos es necesario usar contraste. Estos riesgos son bajos y, siempre que se realicen por indicación médica, tienen más beneficios que desventajas para el paciente.

Cualquier paciente puede realizarse un escáner, siempre que su médico necesite de este estudio para conocer su enfermedad o la evolución de la misma.
En los niños, por su mayor sensibilidad a los efectos nocivos de los rayos X, su indicación debe ser claramente señalada por el Pediatra.
Las mujeres embarazadas sólo se realizaran la prueba si es de estricta necesidad, para no provocar posibles daños al feto.
En las mujeres en edad fértil, si el estudio no es urgente, se deberá confirmar que no existe posibilidad de embarazo antes de realizar la prueba.

Si el estudio se va a realizar con contraste, no ingerir alimentos en las últimas 6 horas, aunque sí se pueden ingerir líquidos de forma moderada hasta una hora antes del estudio.

En la mayoría de los TC se necesita administrar en una vena del brazo “contraste”, que es una medicación que permite que el estudio sea más preciso. Esta administración puede provocar en casos aislados reacciones alérgicas leves, pero en algunos excepcionales éstas pueden ser graves por lo que siempre se comprueba que se puede inyectar el contraste antes de hacer la prueba. En algunos casos se le solicitará un consentimiento informado. Si hay antecedentes de alguna reacción alérgica, debe señalarse al médico que le solicita la prueba y al radiólogo.
En el momento de acudir al Servicio de Radiodiagnóstico, si su estudio es del abdomen, le darán un liquido para beber y así ver mejor el intestino.

La duración del estudio depende de la rapidez del equipo, (actualmente los llamados TC helicoidales son rapidísimos) y del segmento del cuerpo a estudiar. Normalmente toda la exploración no dura más de 20-30 minutos.

Un médico especialista en Radiodiagnóstico programa el estudio, valora y diagnóstica las imágenes, emite un informe que envía al médico del paciente, que lo analiza junto a otras pruebas de imagen o laboratorio.
Junto al radiólogo, una enfermera y un técnico de radiología colaboran en la realización del estudio y para resolver las dudas que se planteen al paciente o sus familiares.

Estudios de cabeza por accidentes o enfermedades neurológicas,… estudios del tórax y abdomen por numerosas enfermedades, estudios de columna etc.
En numerosas ocasiones en la propia sala de TC se realizan “Procedimientos Diagnósticos-Intervencionistas”, para tomar muestras de órganos enfermos incluso tratar complicaciones como abscesos o colecciones.



TC – Angiografía con TC



La angiografía-TC es un examen en el que mediante la inyección de contraste intravenoso se realiza una exploración con TC para valorar el flujo vascular en vasos arteriales en cualquier localización del organismo: aorta y sus ramas, arterias cerebrales, arterias pulmonares, etc.
La tomografía computerizada (TC) es un equipo que utiliza rayos X para la exploración del paciente. El tubo de rayos X gira alrededor del cuerpo del paciente, obteniéndose información desde distintos ángulos del cuerpo del paciente. La información se procesa en un ordenador y se obtienen imágenes axiales (“lonchas”) delos tejidos y órganos explorados.
La angiografía convencional se realiza introduciendo un catéter e inyectando contraste dentro de la arteria. La angiografía-TC es mucho menos invasiva ( el contraste se inyecta en una vena periférica y no en una arteria), y es mejor tolerado por el paciente. Este procedimiento se utiliza como cribado en un gran número de pacientes para evaluar la existencia de enfermedad arterial.
Esta prueba se puede realizar de forma ambulante, sin ingreso hospitalario.

Se utiliza habitualmente para:
Examinar las arterias pulmonares y excluir un tromboembolismo pulmonar, una patología grave y que tiene tratamiento.
Visualizar flujo sanguíneo en las arterias renales (aquellas que irrigan los riñones), en pacientes con hipertensión arterial y que se sospecha que puede tener su origen en una estrechamiento de estas arterias.
Para estudio de la aorta torácica, abdominal y sus ramas, lo que permite estudiar aneurismas (dilataciones que aparecen en un vaso arterial cuando la pared se debilita) que pueden comprometer la vida del paciente si se rompen.
Identificar la disección de la aorta o sus ramas principales. La disección aparece cuando se separan dos capas de la pared de la aorta y entre ambas se introduce sangre. Es una situación de gran riesgo para la vida del paciente.
Estudiar la enfermedad arteriosclerótica que produce estenosis de arterias que irrigan las piernas u otras zonas del cuerpo.
La angiografía-TC también es útil para evaluar el resultado de los tratamientos quirúrgicos o percutáneo de la patología vascular, permitiendo valorar el flujo de la arteria patológica después del tratamiento.

Es necesario la inyección de contraste intravenoso. Por lo tanto, le pedirán que acuda a la realización de la prueba en ayunas de al menos seis horas.
Le preguntarán también si tiene antecedentes alérgicos al contraste o a otros fármacos.
También es útil conocer previamente a la realización de la prueba si el paciente tiene antecedentes de cardiopatía, insuficiencia renal o diabetes severa.
Si está tomando antidiabéticos orales es importante que lo comunique a su médico cuando le solicite la prueba.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente a través de la abertura, iniciándose la exploración. Dentro de la máquina el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
Para la realización de estos estudios se suelen emplear equipos avanzados llamados helicoidales que permiten explorar un área anatómica grande en un tiempo corto.

Para estos estudios es necesario la administración de contraste intravenoso. Se suele hacer inyectando el contraste en una vena periférica (habitualmente en antebrazo) con un inyector automático.
La inyección se inicia antes del comienzo del estudio, y la exploración se realiza cuando el contraste se encuentra en los vasos a explorar.
El tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por los detectores.
Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida se elabora una imagen axial.
La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración.
Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes. Con ellas el ordenador puede hacer reconstrucciones tridimensionales o bidimensionales de las arterias para su estudio y medición.

Habitualmente el paciente se desviste y coloca una bata para realizar la exploración.
Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba y evitar cremalleras y botones metálicos.
Le pueden pedir también que se quite horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
Le preguntarán por sus antecedentes alérgicos y por enfermedades previas, información que es importante conocer antes de la administración del contraste.
El paciente se coloca en la mesa de TC y el área a explorar se sitúa en la abertura del equipo.
Puede ser necesario el uso de cintas con velcro para evitar movimiento involuntarios.
La exploración se inicia después de la inyección del contraste intravenosoy se obtienen las imágenes.
El proceso en ocasiones dura sólo unos segundos.
Después se revisa la exploración por si es necesario complementar el estudio.

El estudio no es doloroso y puede durar de 10 a 15 minutos, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse.
Si se inyecta contraste intravenoso, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración, para evitar la exposición a radiaciones ionizantes a familiares o amigos. El personal técnico controla en todo momento visualmente al paciente y puede comunicarse con el a través de un micrófono.
Le pedirán que durante la realización del estudio contenga la respiración.
Una vez que se ha terminado el estudio el paciente debe esperar mientras el radiólogo revisa la exploración por si es necesario completar el estudio.
Una vez finalizado el procedimiento no es necesario adoptar ninguna precaución especial, aunque puede ser una buena idea la ingesta de líquidos abundantes las horas siguientes a la exploración, para ayudar a eliminar el contraste inyectado a través de la orina.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido el TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo que será remitido a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios:

La angiografía-TC permite estudiar los vasos sanguíneos en muchas áreas del cuerpo como el cerebro, riñones, pelvis, arterias pulmonares, etc. Podemos detectar así patología vascular (como zonas de estenosis) lo que permite planificar el tratamiento quirúrgico.
Se obtienen imágenes del sistema vascular de gran calidad.que pueden reemplazar en ocasiones a la arteriografía convencional.
La angiografía-TC puede utilizarse en el cribado de enfermedad arterial, pues es segura, más cómoda y mejor tolerada por el paciente que la angiografía por catéter (la inyección de contraste se hace en una vena del antebrazo y no a través de un catéter en la arteria como en la segunda técnica).

Riesgos:

La inyección de contraste intravenoso conlleva el riesgo de una reacción alérgica que excepcionalmente puede ser grave.
Si usted es alérgico al contraste yodado se puede plantear la realización de la prueba con un tratamiento previo, pero esto debería decidirlo su médico junto con el radiólogo. Otra posibilidad es reemplazarla exploración por un estudio con RM que utiliza otro tipo de contraste.
El contraste yodado utilizado puede dañar el riñón por lo que debe evitarse en pacientes con enfermedad renal o diabetes severa.
Es posible que se produzca rotura de la vena periférica utilizada para la inyección del contraste, y este se acumule bajo la piel. Si nota dolor durante la inyección del contraste en el punto de inyección, debe avisar inmediatamente al técnico.
Las mujeres deben advertir si están o pueden estar embarazadas.

El estudio puede no ser válido si el paciente se mueve durante la obtención de las imágenes y estas aparecen deterioradas por el movimiento, o en pacientes con cardiopatía en los que se obtiene el estudio cuando las arterias todavía no tienen suficiente contraste.
Todavía no es posible explorar arterias con un calibre muy pequeño.
Si usted es una madre que está amamantando a su hijo debe preguntar al radiólogo la conducta que debe seguir.
En las mujeres embarazadas no es conveniente la realización de esta prueba, especialmente en los tres primeros meses de embarazo. Si fuera necesario, por la gravedad de la situación clínica, el radiólogo y su médico lo tratarían directamente con la paciente. En estos casos habría que solicitar un consentimiento específico.



TC – Tomografía Computarizada de Cabeza



La tomografía computerizada utiliza un equipamiento especial con un tubo de Rayos X que permite obtener imágenes del área a explorar ( en este caso la cabeza) desde diferentes ángulos y con ellos elabora imágenes axiales. La TC provee información detallada de lesiones craneales como infartos, tumores, y otras lesiones cerebrales que no puede ser obtenida con los estudios radiológicos convencionales. Permite valorar el hueso, partes blandas y vasos sanguíneos en el mismo estudio.

Detección de sangrado, daño cerebral y fracturas de cabeza en pacientes con lesiones traumáticas.
Detección de sangrado o hematoma dentro del parénquima cerebral en pacientes con síntomas de infarto.
Detección de accidente cerebrovascular, especialmente con la nueva técnica de perfusión-TC.
Evaluación en pacientes con trauma facial de la extensión de la lesión ósea y de partes blandas, y planificación de la reconstrucción quirúrgica.
Detección de sangrado en un paciente con cefalea severa de inicio súbito, con sospecha de rotura de un aneurisma.
Detección de tumor cerebral.
Diagnóstico de patología en el hueso temporal que puede causar problemas de audición.
Detección del aumento de tamaño de los ventrículos cerebrales (hidrocefalia).
Estudio de senos paranasales y su patología (inflamación, tumor) para diagnóstico y planificación del tratamiento.
Planificación de la radioterapia para tratamiento de un tumor en la cabeza.
Uso como guía para biopsia de tejido cerebral.
Estudio no invasivo de aneurisma o malformación arteriovenosa mediante la llamada TC-angiografía
Detección de enfermedades o malformaciones de la cabeza.
Obtención de imágenes tridimensionales del cabeza y estructuras cerebrales.

Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba como horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
No es necesaria ninguna preparación para esta prueba, salvo que se necesite inyectar contraste intravenoso. En este caso se le preguntará si tiene antecedentes alérgicos al contraste u otros fármacos. También resulta de interés conocer si tiene usted asma, mieloma múltiple o enfermedades cardiológicas, renales o tiroideas o diabetes. En general, recibirá una explicación sobre el procedimiento a realizar, los riesgos que conlleva la inyección de contraste intravenoso y se le pedirá que firme un documento dando su consentimiento para la realización de la prueba.
Si la exploración se realiza administrando contraste intravenoso el paciente debe acudir estando en ayunas desde varias horas antes del examen.
Las mujeres deben informar al personal sanitario si están embarazadas o pueden estarlo. En estos casos puede sustituirse la prueba por otra o realizarla protegiendo al feto de la radiación.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente en la máquina a través de la abertura, iniciándose la exploración de la cabeza. En el interior del equipo el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
El paciente está sólo en la sala de exploración pero el técnico le puede ver de forma continua y además puede hablar con él a través de un micrófono.

La TC utiliza rayos X para la obtención de las imágenes. El tubo de rayos X gira alrededor dela cabeza del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por una fila de detectores. Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida el ordenadorelabora una imagen axial. La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración. Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes.

El paciente es colocado sobre la mesa por el técnico. La posición del paciente dependerá del área a explorar, pero habitualmente se sitúa en decúbito supino ( boca arriba). Durante el procedimiento la mesa se desplaza situando al paciente dentro de la máquina del TC a través de la abertura. Dependiendo del tipo de exploración el movimiento de la mesa es más o menos rápido.
Con cierta frecuencia el estudio requiere el uso de contraste. Este es administrado a través de una vena periférica normalmente en el antebrazo.
La duración de la exploración es variable desde 5 minutos hasta media hora. Después de la obtención de las imágenes el paciente debe esperar hasta que el estudio sea examinado por el radiólogo y determine si es necesario completarlo o se da por concluido el estudio.

Una vez que entra en la TC, el técnico utiliza un sistema de luces para asegurar el correcto posicionamiento del paciente. El paciente se coloca en decúbito supino o en prono (boca abajo) con el cuello en extensión dependiendo del tipo de exploración y ocasionalmente se hace necesario sujetar la cabeza para evitar movimientos mediante alguna cinta con velcro.
El paciente y el técnico pueden hablar durante la exploración a través de un intercomunicador.
El estudio no es doloroso, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse. Si se inyecta material de contraste en el brazo, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos el paciente debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido la TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo por escrito que será remito a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios:

Es una técnica muy extendida, fácilmente disponible, que se realiza en un corto tiempo y con un costo razonable menor que el de una exploración por resonancia magnética.
Esta exploración permite estudiar mejor que cualquier otra las alteraciones óseas.
Detecta el sangrado con facilidad, dato muy importante en los estudios craneales.
Se utiliza para la detección de accidentes cerebrovasculares.
Muestra con excelente detalle el hueso las partes blandas y vasos sanguíneos.
Es el método de elección para el cribado rápido en pacientes con traumatismos para detectar sangrado y otras condiciones que comprometen la vida del paciente.
La TC angiografía muestra vasos sanguíneos, y permite estudiar aneurismas y oclusiones vasculares.

Riesgos:
Existe una exposición a radiaciones ionizantes, pero el beneficio obtenido supera con creces este inconveniente. La dosis efectiva de este procedimiento es de aproximadamente 2 mSv, que es la misma que recibe una persona por la radiación de fondo natural en 8 meses.
Hay que tener especial cuidado durante el examen para evitar la radiación en aquellas zonas adyacentes a las áreas de exploración y que no son de interés para el diagnóstico de su enfermedad. Puede ser útil el empleo de delantales plomados para, por ejemplo, proteger el abdomen.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.
Las madres que amamantan a sus hijos, deben esperar 24 horas después de la inyección del contraste intravenoso antes de reiniciar la lactancia.
El riesgo de reacción alérgica severa al contraste yodado es raro y el personal sanitario está equipado y preparado para instaurar un rápido tratamiento.

Comparado con la Resonancia Magnética en el estudio de las partes blandas, particularmente del cerebro, tiene menor resolución y por tanto es menos sensible para estudiar algunas patologías.
La TC es menos sensible para valorar la inflamación de las meninges (membranas que cubren el cerebro).