Central de Turnos:     4821 6900
Turnos por Whatsapp:   11 3700 8000

Revistas

Contacto

Servicios

Estudios Cardiovasculares





Vascular Intervencionismo – Ecografía Venosa de extremidades



Una exploración ecográfica utiliza ondas y ecos de muy alta frecuencia para obtener imágenes de estructuras del interior del cuerpo. Se obtienen diferentes señales cuando dirigimos el haz de sonido a un determinado sitio y las ondas rebotan desde diferentes tipos de tejidos y líquidos del cuerpo. El cuadro de ecos resultantes forma un determinado cuadro o dibujo de lo que se esté examinando, en este caso las venas del cuerpo que llevan sangre al corazón. Los ultrasonidos difieren de los rayos-x en un aspecto muy importante: no hay exposición a radiaciones ionizantes. Otro término usado en vez de ecografía son ultrasonidos.
El principio de los ultrasonidos es similar al del sonar, un método utilizado por los barcos para detectar submarinos (o por los barcos de pesca para detectar bancos de peces). El eco característico que producen las ondas sonoras de regreso de chocar con un determinado objeto proyecta un determinado cuadro o dibujo de fondo. Otro ejemplo es el murciélago, cuando sobrevuela, sustituye los ojos por un sistema de sonar que le impide colisionar con los objetos cercanos y encontrar insectos que comer. En medicina, este procedimiento se utiliza para detectar enfermedades que producen cambios en la apariencia de órganos o tejidos, o masas anormales como tumores. Cuando un coágulo de sangre se desarrolla dentro de una vena, la ecografía venosa puede mostrarnos el coágulo o el enlentecimiento u obstrucción completa del flujo de la sangre que ha causado.

La indicación más común para la realización de una ecografía venosa es la búsqueda de coágulos sanguíneos, especialmente en las venas de las piernas. Estos coágulos pueden desprenderse y llegar a los pulmones, y pueden ser la causa de una situación muy peligrosa llamada embolismo pulmonar. Si actuamos a tiempo, hay tratamientos que pueden prevenir estos acontecimientos.
Otras indicaciones para realizar un estudio ecográfico:

Encontrar la causa de hinchazón de piernas de largo tiempo de duración. En gente con venas varicosas, una situación común, las valvas que mantienen la corriente sanguínea en dirección correcta pueden no funcionar bien, y la ecografía venosa puede ayudar al cirujano a decidir la conducta a seguir.
Ayudar a la colocación de una aguja o catéter en una vena interior importante. Ecografía puede llegar a localizar el lugar exacto de la vena y evitar complicaciones tal como sangrado o aire en la cavidad del tórax.
Dibujar un mapa de las venas de las piernas y brazos de los que puedan extraerse segmentos para usarlos para realizar un bypass en una zona enferma. Un ejemplo de lo anteriormente explicado sería un bypass de alguna arteria coronaria estrechada.
Examen de un injerto de vaso sanguíneo usado para diálisis en el caso de que el funcionamiento no sea el adecuado; pudiendo ser la causa una estenosis (estrechez).

Debería vestirse de forma cómoda, aunque deberá sacarse la ropa y las joyas de la zona que va a ser examinada. Aparte de eso no debería tomar ninguna medida especial. Es posible que haya oído que era necesario ayunar, pero esto sólo es importante sólo si se va a realizar la exploración de las venas del abdomen. En este caso, le podrán pedir que no tome alimentos o líquido entre 6 y 8 horas antes.

Será conducida a una sala de examen en donde habrá una máquina que le parecerá un ordenador con un televisor. Un aparato pequeño, manual, denominado transductor, parecido a un micrófono, se le colocará sobre la zona a estudiar. Existen transductores adaptables a las diferentes partes del cuerpo, como las piernas, para realizar una ecografía venosa. Sus tamaños son variables, pueden parecerse a un lápiz gordo o a una baraja de cartas. Una vez comienza la exploración, se puede ver la imagen en el monitor, en blanco y negro (o en color si se realiza un tipo especial de exploración, llamado “flujo color” o ecografía Doppler, se dibuja el flujo de las venas en el monitor).

El transductor del ecógrafo genera ondas sonoras que atraviesan la piel además de servir de micrófono que graba los sonidos de retorno (ecos). Cuando lo presionamos contra la piel, el tranductor dirige ondas sonoras de alta frecuencia hacia las venas que estamos estudiando y graba cualquier cambio en la intensidad y dirección de los ecos que retornan. Los ecos que rebotan y regresan, o la señal, son automáticamente medidos por el ordenador y convertidos electrónicamente en una imagen que enseña lo que está ocurriendo al momento, creando lo que se llama imagen en “tiempo real” en el monitor. Estas imágenes pueden ser grabadas en video o pueden ser congeladas al momento para obtener fotos instantáneas. Si se está realizando un estudio Doppler, los cambios en el flujo sanguíneo pueden verse en color en el monitor y oír un cambio en la intensidad del sonido.

El paciente se coloca en la camilla de exploración ajustable, se aplica un material tipo gel sobre la piel para permitir un contacto perfecto entre la piel y el transductor, eliminando bolsas de aire. Esto asegurará que las ondas de sonido se conducirán libremente al interior del cuerpo. El radiólogo presionará firmemente el transductor a la piel y lo moverá en uno y otro sentido para obtener imágenes completas de la zona que interesa. Se estudiará la zona completa, obteniendo imágenes desde diferentes perspectivas. A veces el examinador puede querer obtener imágenes mientras permaneces de pie. Se le pedirá que permanezca tranquilo durante la exploración. El radiólogo puede preguntarle sobre temas relacionados con su salud durante la exploración y puede repetir algunas imágenes para aclarar los hallazgos.

No oirá ni la emisión ultrasónica ni sus ecos, aunque puede escuchar los sonidos como latidos durante la realización del eco-Doppler. Probablemente se encontrará estirado de espaldas sobre la camilla de exploración, que puede ser inclinada o movida para permitir un mejor acceso a una determinada zona. Puede ser que tenga que permanecer de pie durante el estudio. A menudo tendrá la oportunidad de ver el monitor al mismo tiempo que la persona que lo está examinando, aunque no le será fácil entender lo que está viendo. La mayor parte de los estudios no duran más de media hora. La ecografía venosa es generalmente indolora. Pero si su pierna está hinchada y dolorida, la presión del transductor puede aumentar discretamente esta sensación dolorosa.

Cuando el estudio haya concluido, se le pedirá que se vista y espere hasta que el radiólogo pueda revisar las imágenes. Si no se necesitan imágenes adicionales podrá marcharse. Será un radiólogo con experiencia en ultrasonidos quien interpretará el estudio e informará a su médico. Después de recibir un resumen de los hallazgos, su médico le explicará lo que significa y cual será el próximo paso. Hoy en día algunos hospitales pasan las imágenes y el informe mediante Internet, abreviando el tiempo considerablemente.

Beneficios

La ecografía está ampliamente disponible y es menos cara que otras exploraciones. Es rápida y no utiliza radiaciones. Además, es un procedimiento no invasivo, no siendo necesarias punciones ni pinchazos de la piel ni de cavidades corporales.
La ecografía nos proporciona una foto clara de las partes blandas que supera a la de las imágenes con rayos-x.
La ecografía venosa ayuda a identificar coágulos en las venas de las piernas antes de que se desprendan y lleguen a los pulmones. También puede enseñarnos el movimiento de la sangre dentro de los vasos.
Comparado con la venografía, que requiere la utilización de contraste en la vena, la ecografía venosa es casi lo más preciso para detectar coágulos en la pantorrilla y podemos decir que lo más preciso en detectarlos en el muslo.
La ecografía es fácil de realizar, indolora y no causa problemas de salud. Puede ser repetida cuantas veces sea necesario.

Riesgos
De la ecografía diagnóstica estándar no hay descritos efectos perjudiciales para los humanos.

Pueden ser difíciles de ver de forma clara las venas que se encuentran cerca de la piel, especialmente en la pantorrilla. Puede ser difícil de identificar un coágulo que obstruye totalmente una vena o que deja pasar a su través una muy pequeña cantidad de sangre.



Tórax – Resonancia Magnética Cardíaca y de los Grandes Vasos



Para la realización de los estudios de RM se emplea un imán donde se introduce el paciente y ondas de radiofrecuencia en lugar de Rayos X. Mediante estas ondas de radiofrecuencia se obtienen imágenes detalladas de los órganos internos, incluyendo el corazón, vasos, infartos cerebrales, tumores y lesiones musculares o articulares. Se pueden obtener imágenes de los vasos sanguíneos sin utilizar contraste aunque cada vez se tiende más a estudiarlos con contraste empleando un contraste no iodado como el gadolinio. La RM requiere un equipo especializado y experiencia en la interpretación de las estructuras anatómicas a estudio que no son visibles mediante otros métodos de imagen.

La RM se está convirtiendo en una herramienta muy útil en el diagnóstico inicial de la enfermedad coronaria. Permite evaluar la morfología y función de las cámaras cardiacas y de los grandes vasos de forma no invasiva. Se puede estudiar el tamaño y grosor de las cámaras cardiacas y valorar la extensión del daño miocárdico causado por un infarto.
Después de un infarto de miocardio la RM puede ayudar al cardiólogo a valorar la función cardiaca y valvular, los grandes vasos o el miocardio, favoreciendo de esta manera la instauración precoz del tratamiento adecuado.
La RM permite detectar las placas de ateroma y el bloqueo de los vasos coronarios.
Se pueden realizar estudios del corazón en movimiento que valoran la función cardiaca y está empezando a sustituir a los tradicionales estudios de stress cardiaco mejorando el diagnóstico y el seguimiento de estos pacientes tras el tratamiento.

Se utiliza la RM para localizar una lesión que no se ve en la mamografía ni en la ecografía. Se pretende llegar al punto exacto donde introducir la aguja para pinchar la lesión, con la mayor seguridad para la paciente.

El estudio se realiza en el Servicio de Radiodiagnóstico, en la sala de Resonancia Magnética. Se anestesia la piel para que las molestias sean mínimas. Una vez localizada la lesión, el radiólogo introduce una aguja para intentar extraer una muestra de tejido. En ocasiones puede ser necesario pinchar más de una vez. El resultado de esta prueba se conocerá después de unos días y será usted informada por su médico de referencia.

Se realizará presión sobre la zona de la punción, para evitar el sangrado. En caso de estar en tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes deberá comunicarlo al médico solicitante y el día de la prueba.

A pesar de la adecuada elección de la técnica y de su correcta realización, pueden presentarse efectos indeseables, tanto los comunes derivados de la RM y el uso de contraste, como los específicos del procedimiento. La punción-biopsia es una técnica con pocas complicaciones, y cuando ocurren pueden ser fácilmente tratadas:
Leves y frecuentes. Hematoma: es la presencia de sangre en el lugar de la punción o en su trayecto, generalmente desaparece sin tratamiento y, en casos excepcionales, puede requerir de un pequeño corte en la piel para vaciarlo.
Graves y poco frecuentes. Infección relacionada con la punción, a pesar de la utilización de material estéril.

La alternativa a la punción biopsia con RM consiste, (aunque consideramos que este es el mejor método para llegar al diagnóstico) en la CIRUGÍA CONVENCIONAL, que se realiza en el quirófano y bajo anestesia general, practicando un corte en la piel para extraer una muestra del tejido a analizar. Usted puede decidir no autorizar este procedimiento y, en ese caso, se realizarán controles radiográficos para determinar si se modifican o no las características de la lesión (tamaño, bordes, etc.).



RM – Resonancia Magnética de Mama



La resonancia magnética (RM) es una técnica de imagen que se utiliza para el diagnóstico. Se basa en la utilización de un campo magnético y energía de radiofrecuencia y permite obtener imágenes del cuerpo. Con las imágenes de RM se pueden analizar algunos aspectos que no es posible ver con las otras técnicas de imagen como la mamografía, la ecografía o la tomografía computarizada y en ocasiones concretas puede proporcionar información útil. Cuándo puede indicarse la realización de una RM de Mama Se le puede indicar la realización de una RM de mama en algunas ocasiones, como:

Precisar la localización de la lesión, cuando es necesario para planificar la cirugía.
Definir mejor el tamaño de la lesión, cuando es necesario para el tratamiento.
Complementar la valoración de una lesión vista en la mamografía o la ecografía.
Diferenciar entre cicatrices y recaída de un tumor ya tratado.
Valorar las características de la lesión antes de iniciar el tratamiento de quimioterapia neoadyuvante (la que se administra antes de realizar la cirugía del tumor mamario) y monitorizar los cambios que se producen tras este tratamiento neoadyuvante.

La máquina de resonancia magnética es un tubo abierto por sus extremos. Para poder hacerle la exploración se le colocará en una camilla boca abajo y después -mientras usted está acompañada por el personal de resonancia- la camilla se desplazará hasta que la zona de las mama esté en el centro del tubo. En ese momento la cabeza estará casi fuera del tubo.
La posición para hacer una resonancia magnética de mamas es imprescindible para realizarla adecuadamente; durante todo el tiempo permanecerá en la misma posición, boca abajo, con la cabeza apoyada y las mamas situadas en un dispositivo. Es fundamental no moverse nada durante la exploración para de las imágenes salgan nítidas y sean analizables.
Durante la exploración no notará ninguna molestia. Únicamente saber que la máquina cuando está obteniendo las imágenes hace un ruido intenso; para minimizar la molestia de este ruido se le proporcionarán unos tapones de cera o unos auriculares que le aminorarán la posible incomodidad generada por el ruido En ningún momento estará sola ya que desde fuera de la sala el personal que la está atendiendo le estará viendo y oyendo a través de un cristal.
El estudio completo dentro de la sala de RM durará entre 30 y 45 minutos.
La resonancia magnética de mama generalmente se hacen con la administración de contraste. Para inyectar el contraste el personal de enfermería le preguntará sobre antecedentes de alergia, enfermedades renal, o si está tomando alguna medicación, y si no hay ningún inconveniente, le pinchará en una vena del brazo o de la mano antes de pasar a la sala de resonancia.
El contraste que se utiliza en los estudios de RM de Mama está hecho en base a gadolinio y no es como los contrastes utilizados en radiología -contrastes yodados- ni como los contrastes utilizados con los ultrasonidos.
El contraste de gadolinio es un contraste muy seguro y generalmente no notará nada cuando se le inyecte; es excepcional que se noten molestias en la zona de la punción, nauseas u otras reacciones adversas. Si se produce alguna reacción adversa inesperada será inmediatamente atendida por médicos y enfermeros.
Al finalizar el examen, se moverá la camilla hacia la posición inicial, se le retirará la vía endovenosa y se le indicará que puede pasar a su cabina para vestirse. Si el personal sanitario lo considera necesario le indicará si hubiera que realizar algún cuidado particular.

Para poder analizar adecuadamente la RM de Mama es necesario hacerla en determinados días del ciclo menstrual, porque el estado hormonal influye de forma muy significativa en las imágenes que se obtienen.
En mujeres en edad fértil (premenopausicas) lo ideal es hacer la resonancia entre los días 6 y 13 del ciclo menstrual, incluso si se está siguiendo contracepción oral. En caso de terapia hormonal sustitutiva se recomienda interrupción del tratamiento hormonal al menos 4 semanas antes de la resonancia, pero en esos casos deberá consultar con el médico que le haya prescrito el tratamiento hormonal para coordinar de la mejor manera posible sus tratamientos y la realización de la resonancia.

La RM de Mama no suele requerir ninguna preparación, aunque en ocasiones se le puede indicar que esté en ayunas desde 4 horas antes de la exploración.
Si los espacios reducidos le producen ansiedad o sensación de miedo, puede venir acompañado de otra persona que puede estar con usted durante la exploración sin ningún inconveniente. Si esa sensación es muy intensa -claustrofobia- y cree que le va a ser muy difícil permanecer quieta en esa posición puede comentarlo con su médico por si considera oportuno prescribirle alguna medicación que le disminuya la ansiedad para tomarla antes de la exploración; si ha tomado alguna medicación de este tipo debe acudir a realizar la exploración con algún acompañante.

El personal de enfermería o técnicos de la unidad de resonancia magnética le recibirá y le hará algunas preguntas para conocer si se le puede hacer la resonancia o si hay alguna contraindicación. Si hubiera alguna contraindicación, le explicará que no es posible hacer la resonancia.

mación general del paciente:
¿Se le ha hecho alguna RM anteriormente?
¿Padece alguna enfermedad renal, asma o alergia respiratoria?
¿Tiene alergia a algún medicamento?
¿Tiene alergia a algún alimento?
¿Le han inyectado algún contraste radiológico anteriormente?
¿Está o puede estar embarazada?
¿Fecha de la última regla?
¿Está en periodo de lactancia materna?

Si alguna respuesta es SI, usted no puede entrar en una sala de RM:
Marcapasos
Desfibrilador
Suturas metálicas (clips) de aneurismas cerebrales
Neuroestimulador
Bioestimulador Implante coclear
Bombas de perfusión

Pueden ser contraindicación relativa o pueden modificar la forma de realización de la resonancia:
Si alguna respuestas es SI, el radiólogo responsable de la exploración valorará si es posible hacer una RM y cómo debe realizarse
¿Tiene algún objeto metálico en el cuerpo (balín, alfiler ..) ?
¿Le ha entrado algún cuerpo extraño metálico en los ojos ?
¿Ha trabajado con soldaduras ?
¿Lleva puesto algún catéter para medicación ?
Audífono
Implante en el oído
Cualquier tipo de clip o grapa quirúrgica
Prótesis ortopédica (cadera, rodilla, extremidades…)
Dispositivo de fijación de la columna
Prótesis de mama
Expansor de mama
Implante o prótesis de pene
Malla quirúrgica
D.I.U., diafragmas, etc…
Piercing

Si no hay ninguna contraindicación le acompañarán a una cabina y le indicarán la ropa que se debe quitar y le entregará una bata para llevar durante la exploración.

Le indicarán también que debe quitarse todas las cosas que por su composición no pueden llevarse al interior de una sala de resonancia como: hebillas, pendientes, reloj, tarjetas de crédito, tarjetas magnéticas, audífonos, pelucas, prótesis dentales retirables, etc… y cualquier material porque pueden interferir en el campo magnético de la RM

Un radiólogo, médico específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes radiológicos, supervisará el estudio de RM, analizará cuidadosamente las múltiples imágenes obtenidas y posteriormente realizará un informe que se enviará al medico que le haya solicitado la prueba.
El informe es un proceso que requiere tiempo y experiencia. Su médico le comunicará los resultados, tan pronto como sea posible.

Las imágenes de resonancia serán analizables sólo si es capaz de permanecer completamente inmóvil, mientras se obtienen las imágenes.
La presencia de un implante u otro objeto metálico puede dificulta la obtención de imágenes diagnósticas.
El tamaño del tubo tiene un diámetro limitado lo que puede impedir que algunas pacientes puedan ser colocadas de forma adecuada para hacer un estudio de RM.
La RM de mama no siempre distingue entre cáncer y una enfermedad benigna, pero ayuda en muchos aspectos al diagnóstico.



RM – Resonancia Magnética Funcional (RM-f) – Cerebral



Un estudio deResonancia Magnética (RM) consiste en la obtención de imágenes detalladas de los órganos y tejidos internos, empleando para ello ondas de radiofrecuencia y un imán muy potente.
La RMf es una nueva técnica o modalidad dentro de la RM de reciente aparición que mide los cambios metabólicos que ocurren enuna parte del tejido cerebral en actividad. Los médicos radiólogos conocen la anatomía y localización de las áreas del cerebro encargadas del lenguaje, la memoria, audición, sensibilidad y otras funciones, sin embargo la localización exacta de estas áreas puede variar entre unas personas y otras. Además las lesiones que afectan al cerebro como los infartos y tumores pueden hacer que estas funciones del cerebro que estaban localizadas en un área sean asumidas por otras áreas del cerebro diferentes. La RMfno solamente es útil para el estudio de la anatomía cerebral sino que además puede ayudar al radiólogo a determinar exactamente qué área del cerebro es la que está desempeñando las funciones más importantes como son el habla, el movimiento y la sensibilidad. Esta información es crucial a la hora de planificar la cirugía o la radioterapia en el caso de los tumores cerebrales, para tratar de hacer el menor daño posible a las áreas que desempeñan estas funciones y que pueden encontrarse cercanas al tumor.

La RMf se está convirtiendo en el método diagnóstico de elección para conocer cómo se comporta o cómo funcionan el cerebro normal y el cerebro enfermo. También se está empleando como método de diagnóstico previo a la cirugía tumoral cerebral para valorar mejor los potenciales riesgos de la intervención o de otros procedimientos terapéuticos invasivos que puedan utilizarse. El término Resonancia Magnética Funcional con “F mayúscula” incluye otra serie de técnicas dentro de la RM que son sensibles a cambios fisiológicos como por ejemplo el movimiento del agua. La Resonancia Magnética funcional “con f minúscula”se refiere en general al estudio de la actividad cerebral con la obtención de mapas de la misma.
Todas estas técnicas de Resonancia Magnética Funcional representan actualmente el método de imagen más sensible para identificar, investigar y monitorizarlos tumores cerebrales, los infartos y determinadas enfermedades crónicas cerebrales como la esclerosis múltiple.
Todas estas técnicas además proporcionan una información muy útil para documentar las alteraciones observadas en casos de demencia o epilepsia.
En la práctica clínica diaria los estudios de RMf se emplean para planificar la cirugía de los tumores cerebrales. Mediante esta técnica podemos identificar las áreas del cerebro que tienen una función normal y aquellas en las que la función está alterada y de esta forma planificar mejor el abordaje quirúrgico o tipo de resección a realizar.
Aunque todavía está en fase de investigación parece que la RMf puede también ayudar a demostrar los efectos que producen en la función cerebral los infartos, traumatismos o las enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Dado que para los estudios de RMf se requiere un equipo de Resonancia Magnética la preparación para este tipo de estudios es la misma que para cualquier otro estudio de RM. Por ejemplo debido a que el campo magnético que se emplea en la RM es muy potente cualquier objeto metálico ferromagnético implantado en el cuerpo será atraído por el imán, para evitar problemas el personal que le atienda al realizarle la prueba le preguntará antes de entra si usted es portador de un marcapasos, de una válvula cardiaca metálica, catéteres de infusión, implantes cocleares, neuroestimuladores, dispositivos intrauterinos o cualquier otro objeto metálico como clips, tornillos o prótesis. En general los clips quirúrgicos o los tornillos no son atraídos por el imán durante el estudio y no representan ningún riesgo.
El tinte rojo que se emplea en los tatuajes y los perfiladores permanentes de los párpados suelen contener hierro y pueden calentarse durante el estudio de RM, aunque es raro.
El personal le preguntará si usted puede tener otros objetos metálicos dentro del cuerpo como balas o si ha trabajado con metales. Si existiera alguna duda o posibilidad de que pudiera tener algo metálico en alguna parte del cuerpo le realizarán una Radiografía de esa zona para demostrarlo. Los empastes e implantes dentales no representan ningún problema no se afectan por el campo magnético pero pueden deteriorar la calidad de las imágenes en el área de cerebro cercana a la boca, por lo que el radiólogo debe conocerlo. Lo mismo ocurre para los aparatos dentales, puede ser más difícil sintonizar la onda de radiofrecuencia de la RM para obtener las imágenes.
Debe desprenderse al entrar en el equipo de RM de todos objetos que puedan degradar la imagen como ganchos, imperdibles, joyas, gafas, audífonos o prótesis dentales.
El radiólogo o uno de los técnicos le preguntará sobre posibles alergias a drogas o si ha sido sometido a cirugía craneal en el pasado. Si puede usted estar embarazada debe advertirlo. Menos de uno de cada 20 pacientes que se introducen en un equipo de RM presentan sensación de claustrofobia.

Los equipos convencionales de RM están formados por un imán cilíndrico en el cual se introduce el paciente y en el que éste debe permanecer quieto durante el tiempo que dure la exploración, puede ocurrir por tanto que el paciente se sienta encerrado o tenga una sensación de claustrofobia. Ahora hay nuevos equipos que estarán disponibles en el mercado con un diseño más acogedor para el paciente, entre otros los sistemas con un cilindro corto y más ancho que no cubre totalmente al paciente y algunas unidades abiertas por todos los lados. No obstante hay que tener en cuenta que la calidad de la imagen en estos equipos no es la misma.

La RM utiliza ondas de radiofrecuencia y un campo magnético muy potente en lugar de utilizar rayos X para obtener imágenes de gran detalle de los órganos y tejidos internos. La RMfutiliza esta tecnología para identificar regiones o áreas del cerebro donde existe un mayor aporte vascular, se están produciendo cambios químicos o hay un aumento de la cantidad de oxígeno, todos estos procesos se producen cuando un área cerebral se tiene que activar para enviar las instrucciones para que se activen diferentes partes del organismo.
En los estudios de Rmf el paciente realiza una actividad determinada mientras el equipo está obteniendo imágenes. El metabolismo del área del cerebro responsable de esta actividad aumentará y la señal en el estudio de RM variará. Realizando diferentes específicas que se corresponden con diferentes áreas anatómicas podemos localizar la región del cerebro responsable de una función determinada. Esta información puede ser incorporada en un planificador quirúrgico para ayudar al cirujano a evitar estas áreas durante la intervención.

El paciente se tumba en la mesa móvil con la cabeza dentro de un casco diseñado para evitar el movimiento durante la prueba. Este casco puede además disponer de una máscara especialmente realizada para cada paciente. Durante la exploración el paciente recibirá diversas instrucciones para la realización de pequeñas actividades como tocar la punta de cada uno de los dedos de la mano con la punta del dedo gordo de esa mano o responder a preguntas sencillas. El paciente podrá comunicarse con el radiólogo o con el técnico a lo largo de toda la exploración. Algunos centros de RM que un amigo del paciente o los padres en el caso de un niño permanezcan en el interior de la sala con el paciente.
Dependiendo de cuantas imágenes sean necesarias el estudio durará entre 15 y 45 minutos, aunque algunos estudios pueden durar más. Se le pedirá que no se mueva durante la exploración mientras se están obteniendo las imágenes, pero entre secuencias, entre un ruido y otro, se permite al paciente relajarse. Los pacientes en general tienen que estar solamente unos minutos seguidos totalmente quietos, mientras comienza la otra serie pueden estar relajados permitiéndose un cierto grado de movimiento.
Cuando el estudio ha finalizado el paciente debe permanecer unos minutos todavía en la mesa hasta que las imágenes son supervisadas por el radiólogo que decide si no son necesarias más imágenes y éste da por concluida la exploración.

La RM no produce dolor pero puede resultar incómodo estar tumbado en un lugar cerrado con la cabeza fija y quieto. Puede notar una sensación de calor en el área a estudiar, esto es normal pero si tiene alguna duda se lo puede comentar al radiólogo o al técnico. El ruido que se oye en determinados momentos de la exploración puede ser desagradable para algunas personas. La RMf se realiza utilizando series muy cortas por lo que el ruido no dura mucho.

Un radiólogo o radióloga con experiencia en RM interpretará posteriormente las imágenes y enviará un informe firmado con su interpretación al médico que haya solicitado la prueba. El paciente recibirá el resultado cuando acuda a la consulta de su médico. Las nuevas tecnologías permiten también distribuir los informes diagnósticos y las imágenes vía Internet en algunos centros.

Ventajas

La RMf puede identificar la localización de las diferentes áreas funcionales normales del cerebro, permitiendo de esta forma a los neurocirujanos evitar dañar estas zonas durante la cirugía ..) ?
La RMf puede detectar los infartos cerebrales en una fase muy temprana de manera que los médicos que atienden al paciente pueden comenzar más precozmente el tratamiento.
La RMf puede ayudar a los médicos a monitorizar el crecimiento y función de los tumores cerebrales y puede servir como guía para planificar el tratamiento quirúrgico o de radioterapia.
Las imágenes funcionales del cerebro y de otras estructuras cerebrales que se obtienen con la RMf son más detalladas que las que se obtienen con otros métodos de imagen.
Se evita la exposición a la radiación.
La RMf permite detectar anomalías que pueden estar enmascaradas por el hueso en estudios obtenidos mediante otros métodos de imagen.

Riesgos

Los fragmentos metálicos pueden ser atraídos por el imán si el paciente tiene un objeto metálico y lo desconoce al introducirse dentro del campo magnético puede moverse.
La RMf debe evitarse en las primeras 12 semanas de embarazo. Para el diagnóstico en pacientes embarazadas durante las 12 primeras semanas se debe utilizar la Ecografía a no ser que haya una razón médica importante que requiera la realización de una RM. Para más información véase la página de Seguridad en Resonancia.

La RMf se encuentra en evolución y va avanzando progresivamente. Es tan precisa como otros métodos de imagen para localizar la actividad cerebral, pero existe menos experiencia en la RMf que en otras áreas de la RM. En la mayoría de los casos no existe riesgo para la realización de una RM en pacientes con implantes metálicos salvo para determinados tipos por eso es importante que el paciente informe al técnico antes de realizarse la RM sobre el tipo de implante que le han colocado.
La RM es en general más cara que la Tomografía Computarizada.



RM – Resonancia Magnética Cerebral



La imagen por resonancia magnética (IRM) en vez de utilizar RX usa ondas de radio y un fuerte campo magnético para obtener unas imágenes de los órganos y tejidos de gran detalle y calidad.
Esta técnica es de gran ayuda para el diagnóstico de los tumores cerebrales y de los trastornos de las órbitas y del oído interno. Con la RM se consiguen ver estructuras que no conseguimos ver con otro tipo de técnicas de imagen.

La imagen por RM es la técnica más sensible para el estudio de los tumores cerebrales, accidentes cerebrovasculares (ictus) y algunas enfermedades crónicas del sistema nervioso central (SNC) como la esclerosis múltiple. Además se usa para descartar alteraciones cerebrales en pacientes con demencia y también se usa para estudiar la hipófisis. La IRM también es capaz de detectar pequeñas alteraciones en los tejidos de los ojos y del oído interno.

El potente campo magnético de la RM puede mover cualquier implante metálico que tenga el paciente. Debido a ello el personal de la RM le preguntará si usted es portador de prótesis de cadera, marcapasos cardíaco o válvulas cardíacas artificiales, bombas de infusión de medicamentos (portacath®), DIUs o cualquier otro material metálico que lleve implantado. Los tatuajes y maquillajes permanentes pueden artefactar las imágenes ya que están compuestos por pequeñas partículas metálicas. También le interrogarán si tiene metralla, balas o esquirlas metálicas (sobre todo en el caso de trabajadores del metal), en caso que haya duda se puede hacer una radiografía para comprobar o descartar la existencia de cuerpos extraños metálicos.
Los empastes no se afectan por el campo magnético pero si estropean la calidad de las imágenes obtenidas de la cara y el cerebro, por lo que el radiólogo deberá conocer su existencia para intentar disminuir el efecto negativo de este material.
El paciente debe quitarse todos los objetos metálicos que lleve, joyas, relojes, horquillas, hebillas, gafas, audífonos etc.
El técnico o el radiólogo le preguntarán sobre alergias medicamentosas o si ha sufrido alguna intervención quirúrgica craneal. Si usted está embarazada deberá comunicarlo al personal de la resonancia magnética.
Uno de cada veinte pacientes que se somete a una RM tiene claustrofobia en estos casos puede ser necesario administrar algún sedante.

La RM convencional cerrada es un imán cilíndrico cerrado con dos aberturas en ambos extremos, el paciente debe permanecer en su interior varios minutos por lo que se puede sentir encerrado y con claustrofobia. Hoy en día existe un nuevo diseño de los imanes que es abierto por lo que el paciente tendrá menos claustrofobia. El problema de estas resonancias abiertas es que la calidad de la imagen puede verse afectada por este diseño. Últimamente se están empleando equipos más potentes (de hasta 3 teslas) con los que se obtienen imágenes de gran calidad y además sirven para nuevas aplicaciones diagnósticas.

La imagen por resonancia magnética a diferencia de la radiología convencional, de los estudios de medicina nuclear (isótopos) o del TC no usa radiación ionizante.
En la RM al paciente se le somete a un elevado campo magnético y se le envían unas ondas de radiofrecuencia. De esta forma los protones (núcleos de los átomos de hidrógeno) primero se “excitan” y luego de “relajan” emitiendo señales de radio que son analizadas y procesadas por un ordenador para reconstruir las imágenes.
En el organismo hay gran cantidad de protones en los átomos de hidrógeno que forman el agua, por esto la RM nos muestra la diferencia de contenido de agua entre los distintos tejidos. Incluso es capaz de distinguir distintos tejidos dentro de un mismo órgano como la sustancia blanca y gris del cerebro.
Un estudio de RM cerebral suele constar entre 2 y 6 secuencias cada una de las cuales dura entre 2 y 15 minutos. Cada tipo de secuencia tienen sus propias diferencias de contraste entre los diferentes tejidos y nos muestra una serie de imágenes en distintos planos del espacio ( de arriba abajo, de delante a tras o de derecha a izquierda)

El paciente se tumba en una mesa deslizante y se le coloca una antena alrededor de la cabeza (bobina de superficie). Después se introduce al paciente dentro del imán (gantry) y el personal técnico abandona la sala para ir realizando las distintas series de imágenes. El paciente e todo momento se puede comunicar con el técnico o el radiólogo mediante un intercomunicador. En algunos centros dejan pasar a la sala a un familiar p amigo dentro de la sala durante la exploración.
Dependiendo del número de imágenes que necesite el examen puede durar entre 15 y 45 minutos, aunque en algunos casos se realizan estudios más detallados que duran más tiempo. Al paciente se le indicará que permanezca muy quieto durante la adquisición de las imágenes pero entre serie y serie se pueden permitir pequeños movimientos.
Algunos pacientes necesitan una inyección de contraste intravenoso (gadolinio) para mejorar la visualización de algunos tejidos o vasos sanguíneos. En estos casos se pone una pequeña aguja conectada a un catéter en la mano o el brazo.
Una vez terminada la adquisición de las imágenes se le suele decir al paciente que espere unos minutos por si es necesario realizar alguna serie más.

La RM es una prueba indolora pero el paciente puede sentir claustrofobia ya que el espacio donde debe estar el paciente es muy estrecho. A veces puede notar algo de calor en la zona examinada, si esto es así se lo deberá comunicar al técnico o al radiólogo que le está haciendo el estudio. Si se le administra contraste IV puede tener ciertas molestias en el sitio de la inyección y notar sensación de frío cuando se le administra el contraste.
Durante la adquisición de las imágenes usted oirá fuertes ruidos como golpes o parecidos a una ametralladora, normalmente le darán unos tapones para disminuir la molestia por estos ruidos. A veces se le indicará que suba los brazos por encima de la cabeza y puede llegar a tener molestia/dolor en los hombros si es así dígaselo al técnico que le indicará cuando puede bajar los brazos.

El radiólogo, que es el médico especialista en resonancia magnética y en otras técnicas de diagnóstico por la imagen, estudiará las imágenes y mandará un informe debidamente firmado al médico peticionario de la prueba. El personal de la RM indicará al paciente como, cuando y donde puede recoger los resultados de la exploración. Las nuevas tecnologías permiten distribuir los informes e imágenes por Internet.

Las imágenes de RM del cerebro y de otras estructuras craneales son mucho más claras y detalladas que las de otros tipos de técnicas de imagen.
El contraste empleado en la RM da muchas menos reacciones alérgicas que el contraste iodado empleado en el TC o en la radiología convencional.
En la RM no se emplea radiación ionizante.
Con la RM somos capaces de ver algunas lesiones que somos incapaces de ver con el TC o con otros métodos.
Existe una variante llamada Angiografía por RM o angio RM y que nos proporciona una imagen detallada de los vasos cerebrales, incluso sin administrar contraste. Este es un método no invasivo y que evita posibles reacciones alérgicas a los contrastes iodados empleados en la angiografía convencional (hecha con RX) y además no produce daño renal causado por el material de contraste iodado.
Últimamente se han desarrollado estudios de la función cerebral mediante RM y nos permite detectar los accidentes cerebrovasculares (ictus) en fases más tempranas que con la RM convencional.
Puede haber problemas si pasa desapercibido algún implante metálico.
Hay que evitar hacer una RM en las primeras 12 semanas de gestación, aunque si el beneficio que se espera con la RM se puede realizar la resonancia.

El hueso se ve major con la radiología convencional y en casos de hemorragias graves es preferible usar la TAC.
LA RM no siempre es capaz de distinguir entre el tejido tumoral y el edema y tampoco puede detectar el calcio dentro de las lesiones.
Esta técnica no se puede realizar cuando el paciente es portador de implantes metálicos (ferromagnéticos).
Este tipo de exploraciones hay que hacerlas con cuidado en el primer trimestre del embarazo.
Otra limitación es la económica, la RM es mucho más cara que un TC.



RM – Resonancia magnética del sistema músculo-esquelético



Para la realización de los estudios de RM se emplea un imán donde se introduce el paciente y ondas de radiofrecuencia en lugar de Rayos X. Mediante estas ondas de radiofrecuencia se obtienen imágenes detalladas de los órganos internos. Las zonas del sistema musculoesquelético que más frecuentemente se estudian por RM son la columna, rodilla y el hombro. Aunque la RM se puede utilizar en todas las articulaciones del cuerpo incluyendo la cadera, muñeca y manos. La RM requiere un equipo especializado y experiencia en la interpretación de las estructuras anatómicas a estudio que no son visibles mediante otros métodos de imagen.

Debido a que la RM puede mostrar la anatomía de los huesos y de los tejidos de alrededor con gran claridad, es la prueba que proporciona mayor información sobre lesiones en las articulaciones, en columna incluyendo las hernias discales y en partes blandas.
La RM se emplea de forma generalizada para el diagnóstico de lesiones relacionadas con el deporte.
Las imágenes de RM sirven para identificar la causa del dolor, hinchazón o sangrado en los tejidos que rodean a las articulaciones. Permite ver lesiones en los tendones, ligamentos y músculos e incluso algunas fracturas que no son visibles en las Radiografías.
Además la RM puede valorar de una manera muy clara los procesos degenerativos como las artritis, artrosis o las hernias discales. Los neurocirujanos con frecuencia emplean la RM para evaluar la integridad de la médula espinal en pacientes que han sufrido un traumatismo.
Finalmente la RM puede ser de utilidad para caracterizar las infecciones (osteomielitis) o los tumores que afectan a los huesos o articulaciones.

Debido a que en los estudios de RM se emplea un campo magnético muy potente el imán puede atraer a cualquier objeto ferromagnético que se encuentre dentro del cuerpo como prótesis, clips, marcapasos, catéteres de infusión, dispositivos intrauterinos, tornillos o grapas. En la mayoría se los casos los clips, tornillos y grapas no provocan problemas y se pueden introducir dentro del imán como medida de seguridad se recomienda no introducirlos hasta 4-6 semanas después de su colocación. Los tintes que se emplean para los tatuajes o en los perfiladores permanentes de los párpados contienen hierro que pueden calentarse durante el estudio aunque es raro. El personal que le realizará la prueba le preguntará como medida de seguridad si puede tener fragmentos metálicos en el cuerpo especialmente en los ojos o si ha trabajado con metales. Los empastes en general no se ven afectados por el campo magnético aunque pueden distorsionar la imagen en la región de la cara y el radiólogo lo debe conocer. Lo mismo ocurre con los aparatos dentales que pueden dificultar el ajuste del equipo. Debe quitarse la dentadura postiza, puentes, ganchos, joyas o audífonos antes de entrar dentro de la RM.
El radiólogo o el técnico de radiología le preguntarán acerca de posibles alergias o medicamentos que haya podido experimentar anteriormente o si ha sido sometido a una intervención quirúrgica. Si está usted embarazada por favor comuníqueselo al personal.
Algunos pacientes pueden tener una sensación de claustrofobia al tumbarse en la mesa de la RM, si no está seguro de poder tolerar la prueba puede pedir que le administren un sedante. En general no es necesario más que en uno de cada 20 pacientes.

Los equipos convencionales de RM están formados por un cilindro magnético dentro del cual se introduce una mesa sobre la que se ha colocado el paciente, que debe permanecer quieto durante la exploración por lo que puede experimentar una sensación de encierro o claustrofobia. Actualmente los nuevos equipos están diseñados utilizando imanes más anchos y el paciente no se encuentra totalmente encerrado dentro del mismo, por lo que la prueba se tolera mejor. Algunos equipos incluso están abiertos a los lados, aunque la calidad de la imagen puede variar en estos casos.
En la parte superior de esta página se muestra una foto de un equipo de RM.

La RM no utiliza la radiación para obtener las imágenes, a diferencia de las radiografías, estudios con isótopos o la tomografía computarizada (TC).
En los estudios de RM se utilizan ondas de radiofrecuencia que estimulan los núcleos de hidrógeno que se encuentran en los tejidos del cuerpo. Los núcleos de hidrógeno son inicialmente estimulados y posteriormente se relajan emitiendo una señal que es captada por el ordenador y procesada para formar una imagen. En el cuerpo humano los núcleos más abundantes son los núcleos de hidrógeno y las imágenes de RM nos van a mostrar las diferencias en concentración y distribución de núcleos de hidrógeno que hay entre los distintos tejidos del cuerpo. De esta manera tejidos dentro del mismo órgano pero con diferente concentración de núcleos de hidrógeno como la sustancia blanca y gris del cerebro pueden diferenciarse.
En general se realizan seis secuencias de imágenes con una duración de aproximadamente 15 minutos para cada una de ellas. Cada secuencia tiene su propio contraste y muestra una sección del cuerpo en uno o múltiples planos (de derecha a izquierda, de arriba abajo o de delante atrás).

El paciente se coloca sobre la mesa y se introduce dentro el imán a continuación el radiólogo y el técnico desde fuera obtienen las imágenes.
El paciente oirá un ruido como de martilleo durante la exploración que es debido al encendido y apagado de los gradientes del imán que permiten que la señal de los núcleos de hidrógeno del paciente pueda reflejarse hacia fuera y obtenerse la imagen. El paciente se podrá comunicar con el radiólogo o el técnico en cualquier momento utilizando el intercomunicador que dispone el equipo. En algunos centros se permite a los padres estar en la sala cuando el paciente es un niño o a un amigo en el caso de los adultos.
Dependiendo de cuantas imágenes sean necesarias obtener el estudio durará entre 15 y 45 minutos, aunque en ocasiones si se necesita realizar un estudio detallado puede prolongarse. Durante la exploración debe permanecer quieto aunque entre las secuencias puede moverse unos segundos.
Dependiendo de la parte del cuerpo que vaya a ser estudiada puede ser necesario utilizar contraste para visualizar determinadas estructuras o los vasos. Le colocarán una pequeña aguja conectada a una vía intravenosa en una vena de la mano o del antebrazo. El contraste se inyecta en la fase final de la exploración.
Cuando el estudio ha finalizado el paciente debe permanecer unos minutos sobre la mesa hasta que el radiólogo comprueba que todas las imágenes son adecuadas y no son necesarias nuevas series.

La RM no produce dolor pero algunos pacientes pueden sentirse incómodos sobre la mesa en esa posición, teniendo que permanecer quietos durante toda la prueba. Otros pueden tener sensación de encierro aunque en los nuevos equipos diseñados con un túnel más ancho y corto esta sensación es menor. Puede notar sensación de calor durante la prueba, eso es normal no obstante si le preocupa puede consultárselo o notificarlo al radiólogo o al técnico

El radiólogo, que es un médico experto en RM y en otras pruebas de imagen, analizará las imágenes y enviará un informe firmado con su interpretación al médico que haya solicitado la prueba al paciente Desde la consulta del médico se le comunicará cómo y cuándo recoger los resultados. En algunos centros disponen de la posibilidad de enviar las imágenes por Internet a la consulta del médico que ha solicitado la exploración.

Beneficios:

En las imágenes de RM de los músculos, tendones, articulaciones y vasos se ven con más detalle que con otros métodos de imagen.
La RM puede ayudar a demostrar las causas de dolor, hinchazón o sangrado permitiendo de esta forma instaurar el tratamiento adecuado.
El contraste que se emplea en los estudios de RM es menos probable que produzca reacciones alérgicas que el que se emplea para los estudios de TC.
Las imágenes funcionales del cerebro y de otras estructuras cerebrales que se obtienen con la RMf son más detalladas que las que se obtienen con otros métodos de imagen.
Se trata de un método no invasivo adecuado para estudiar una gran variedad de lesiones musculares, óseas y articulares.
La RM proporciona una información relevante para el diagnóstico precoz de los tumores óseos así como para valorar su extensión.
No utiliza radiación ionizante.

Riesgos

Los fragmentos metálicos pueden verse atraídos por el imán y si se encuentran dentro del cuerpo movilizarse provocando daños en los tejidos adyacentes. Cualquier implante metálico en el interior del cuerpo puede dificultar el ajuste del equipo y dar lugar artefactos que limitan la visualización de las los órganos donde se encuentren localizados.

El hueso se demuestra mejor en las radiografías o en las imágenes de TC pero la RM puede valorar mejor los tumores de partes blandas y diferenciar las áreas tumorales del edema aunque no detecta el calcio en el interior de los mismos. En la mayoría de los casos se puede realizar en pacientes con implantes a excepción de determinados tipos. Si el paciente tiene un implante colocado deberá informar al técnico para que lo tenga en cuenta antes de realizar el estudio. Durante el primer trimestre del embarazo no se recomienda aunque no es una contraindicación absoluta.



RM – AngioResonancia o RM Vascular



La imagen por resonancia magnética es un método de diagnóstico por la imagen que produce unas imágenes de los órganos internos de gran detalle y calidad sin utilizar rayos X.
Las imágenes se obtienen cuando al someter al paciente a un fuerte campo magnético y se le aplican unas ondas de radiofrecuencia nos envía una señal que debidamente analizada por un ordenador nos proporciona imágenes de los órganos internos de dos y tres dimensiones (2D y 3D)que pueden ser vistas en un monitor de TV.
Una Angioresonacia (ARM) es una RM de los vasos sanguíneos. Utiliza la técnica de RM para estudiar la patología del corazón y los vasos sanguíneos. Consigue imágenes de gran calidad de los vasos sanguíneos sin necesidad de administrar contraste, aunque hoy en día hay algunos tipo de ARM que usan un contraste especial. Es una técnica no invasiva ya que los campos magnéticos empleados no causan daño en los tejidos.

La ARM es una técnica muy útil en el diagnóstico de las enfermedades de los vasos sanguíneos y también para la planificación de los distintos tratamientos.
Las arterias Carótidas, situadas en el cuello, que llevan la sangre al cerebro son un sitio muy típico de padecer arterioesclerosis. Esta enfermedad produce estrechamiento u obstrucción de las arterias impidiendo que la sangre llegue al cerebro lo que puede llegar a producir un ictus (ACVA). En estos casos, si la ecografía Doppler muestra lesiones arterioescleróticas los cirujanos puede que soliciten una ARM antes de someter al paciente a una intervención quirúrgica, evitando en muchos casos exploraciones más agresivas como la angiografía habitual por cateterismo.
La ARM se usa para estudiar las enfermedades de los vasos intracraneales, para seleccionar aquellos pacientes que tengan patología vascular y deban someterse a una angiografía.
La ARM también se usa para estudiar la arteria Aorta torácica o abdominal, las arterias pulmonares o renales así como las arterias de las piernas
Los pacientes que tienen historia familiar de aneurisma de Aorta (dilatación de la arteria aorta) pueden realizarse una ARM que permita diagnosticar aneurismas que no produzcan síntomas, de esta manera pueden tratarse y evitar así complicaciones que a veces pueden llegar a ser fatales como la rotura o hemorragia.

El potente campo magnético empleado para la ARM puede afectar a cualquier objeto metálico que lleve el paciente como marcapasos cardíacos, prótesis articulares, algunos catéteres, material metálico usado en cirugía de las fracturas, o cualquier grapa o sutura metálica. Antes de realizarse la prueba el personal de la sala les hará un cuestionario para ver si lleva algún material de este tipo.
El radiólogo y el técnico deberán saber si usted lleva algún material metálico incluso si tienen metralla, balas o esquirlas metálicas, este último caso hay que tenerlo muy en cuenta en trabajadores del metal. Si existe alguna duda a veces es necesario realizar una radiografía para ver si tiene material metálico.
Los empastes no se afectan por el campo magnético pero si estropean la calidad de las imágenes obtenidas de la cara y el cerebro, por lo que el radiólogo deberá conocer su existencia para intentar disminuir el efecto negativo de este material.
El paciente debe quitarse todos los objetos metálicos que lleve, joyas, relojes, horquillas, hebillas, gafas, audífonos etc. Los tatuajes y maquillajes permanentes pueden artefactar las imágenes ya que están compuestos por pequeñas partículas metálicas.
También debe informar al personal de la RM si padece alergias a medicamentos o si tiene posibilidad de estar embarazada.
Dependiendo de los centros le podrán indicar que puede comer antes de la prueba aunque en otras unidades piden guardar ayuno de 4-6 horas. Cuando solicite la cita deberá preguntar si debe guardar ayuno. En caso de que vaya a ser sometido a sedación o anestesia deberá estar en ayuno para realizar el estudio. Usted podrá tomar su medicación normalmente. En algunos casos puede necesitar sedación para evitar la claustrofobia y la ansiedad de estar en un espacio cerrado.

La ARM se realiza en los equipos convencionales de resonancia magnética.
La RM convencional cerrada es un cilindro cerrado (el imán) con dos aberturas en ambos extremos, el paciente debe permanecer en su interior varios minutos por lo que se puede sentir encerrado y con claustrofobia. Las máquinas modernas son más cortas y con una abertura más amplia. Hoy en día existe un nuevo diseño de los imanes en forma de C que es abierto por todos los lados por lo que el paciente tendrá menos claustrofobia. El problema de estas resonancias abiertas es que la calidad de la imagen puede verse afectada por este diseño.

En la RM al paciente se le somete a un elevado campo magnético y se le envían unas ondas de radiofrecuencia. De esta forma los protones (núcleos de los átomos de hidrógeno) primero se “excitan” y luego de “relajan” emitiendo señales de radio que son analizadas y procesadas por un ordenador para reconstruir las imágenes.
Las imágenes obtenidas son de gran calidad y detalle y son capaces de diferenciar pequeños cambios entre los tejidos sanos y enfermos.
Haciendo ajustes especiales se obtienen las imágenes de los vasos sanguíneos.

El paciente se tumba en una camilla deslizante que le introduce dentro del imán. Un estudio habitual consta de varias secuencias de imágenes que cada una de ellas dura entre 3 y 15 minutos, por lo que el tiempo que el paciente debe estar dentro de la máquina varía entre 20 y 60 minutos, a este tiempo hay que sumarle lo que se tarda en el cuestionario que debe cumplimentar y canalizar una vena en caso de que necesite contraste intravenoso.
Cada secuencia pone de manifiesto distintas características de los tejidos y obtiene las imágenes en distintas orientaciones del espacio. El contraste usado en RM se llama Gadolinio.
El radiólogo y el personal técnico debe abandonar la sala durante la exploración aunque en todo momento estarán en comunicación con el paciente. En algunos centros dejan a un familiar o amigo estar con el paciente en la sala de exploración.
Cuando se termina de obtener las imágenes el paciente deberá esperar unos minutos por si hay que realizar alguna serie más.

El técnico coloca al paciente lo más cómodo posible pero de todas formas el espacio es muy pequeño y a veces tendrá el imán a varios centímetros de la cara. En algunos pacientes con claustrofobia se les administra un sedante suave. A veces puede sentir calor en la zona del cuerpo que le están estudiando, esto es normal pero s es muy molesto lo debe comunicar al técnico.
Cuando se administra contraste IV puede sentir molestias en el sitio de la inyección.
Durante algunos momentos del estudio oirá fuertes ruidos que son normales pero que pueden resultar molestos por lo que le darán unos tapones para los oídos.

El radiólogo, que es el medico especialista en resonancia magnética y en otras técnicas de diagnóstico por la imagen, estudiará las imágenes y mandará un informe debidamente firmado al médico peticionario de la prueba.
El personal de la RM indicará al paciente como, cuando y donde puede recoger los resultados de la exploración.
Las nuevas tecnologías permiten distribuir los informes e imágenes por las redes de ordendores e incluso a través de Internet.

Con la ARM se obtienen una imágenes muy detalladas de los vasos sanguíneos sin necesidad de introducir un catéter con lo que evitamos dañar los vasos con el catéter.
El procedimiento es más rápido, menos molesto y más barato que la angiografía por catéter tradicional.

Es una técnica de imagen que no usa RX ni ninguna otra radiación ionizante
A veces es necesario emplear contraste intravenoso, pero el material empleado produce menos alergias que el contraste intravenosos iodado empleado en la angiografía tradicional o en el TAC. Sin embargo, también se pueden conseguir imágenes de angioresonancia de alta calidad sin contraste, lo que hace a la ARM una técnica de gran valor en pacientes con predisposición a las reacciones alérgicas.
Al igual que la angiografía tradicional con catéter o la angiografía por TC la ARM puede aplazar la cirugía y si de todas formas ésta es necesaria se hará de forma más exacta ya que tendrá un mapa detallado de los vasos sanguíneos.
No se han demostrado efectos adversos de la RM incluida la ARM, sin embargo la claustrofobia puede suponer un problema. Cuando ésta sea muy grande se podrá administraun sedante o bien buscar otras alternativas diagnósticas.
Si pasa desapercibido algún implante metálico puede verse afectado por el fuerte campo magnético o si está cerca de la zona estudiada puede afectar la calidad de las imágenes obtenidas.
La RM debe evitarse en el primer trimestre de embarazo. Se prefiere la ecografía pero se podrá realizar una ARM siempre que la gravedad de la enfermedad lo haga imprescindible. Los efectos sobre el feto, si existen, se están investigando. La regla general de los estudios de RM y otras técnicas de imagen en pacientes embarazadas es que no se realizarán salvo que sea estrictamente necesario y los beneficios del resultado superen a los riesgos.
Si la paciente está lactando es importante que informe al radiólogo o al técnico por si le van a administrar contraste (Gadolinio). En estas situaciones puede ser muy útil que la madre se extraiga leche días antes de la exploración para alimentar a su hijo durante las 24 horas siguientes a la administración del contraste mientras este se elimina del organismo.

La ARM no es capaz de poner de manifiesto el calcio de los vasos sanguíneos como lo hace la angiografía por TC.
Esta técnica no se puede hacer en pacientes con marcapasos cardíacos, prótesis e implantes metálicos en general.
A veces puede haber dificultades para realizar la exploración en pacientes con claustrofobia, en estos casos se puede necesitar sedación.
Con la ARM no se consigue el mismo detalle de los vasos sanguíneos que el que se consigue con la angiografía convencional.
En el caso de la RM de pequeños vasos puede no valer para el diagnóstico de patología y para la planificación deposibles tratamientos.
A veces hay dificultas para separar las imágenes de los arterias y las venas.



TC – ¿Qué es un TC o escáner?



El escáner es una máquina compleja que consta de una camilla, en la que se coloca el paciente y un “gantry”, donde está un tubo de rayos X especial, que gira a gran velocidad. Esto permite adquirir información de todo el volumen del paciente.
Es una prueba radiológica que también tiene otras denominaciones como Tomografía Computarizada y TAC.
Se realiza en un aparato localizado en los Servicios de Radiodiagnóstico de los Hospitales, basado en la utilización de rayos X y potentes ordenadores para conseguir imágenes del interior de los pacientes que permiten conocer si sufren alguna enfermedad.

Ni mejor ni peor; cada prueba tiene su indicación para las distintas enfermedades que quiere estudiar el médico.
La gran ventaja que aporta el TC es poder visualizar partes del cuerpo que de otra forma no podríamos estudiar; los modernos equipos de TC lo consiguen de una forma muy precisa permitiendo diagnósticos precoces.

Antes de empezar la prueba, el técnico de radiodiagnóstico coloca al paciente en la posición adecuada.
La prueba es totalmente indolora. El paciente tiene que estar tumbado y quieto en una camilla que se desplaza durante el estudio; se le señala cuando debe de contener la respiración.

Los riesgos están relacionados con el uso de radiaciones ionizantes y de los contrastes yodados, aunque no en todos los casos es necesario usar contraste. Estos riesgos son bajos y, siempre que se realicen por indicación médica, tienen más beneficios que desventajas para el paciente.

Cualquier paciente puede realizarse un escáner, siempre que su médico necesite de este estudio para conocer su enfermedad o la evolución de la misma.
En los niños, por su mayor sensibilidad a los efectos nocivos de los rayos X, su indicación debe ser claramente señalada por el Pediatra.
Las mujeres embarazadas sólo se realizaran la prueba si es de estricta necesidad, para no provocar posibles daños al feto.
En las mujeres en edad fértil, si el estudio no es urgente, se deberá confirmar que no existe posibilidad de embarazo antes de realizar la prueba..

Si el estudio se va a realizar con contraste, no ingerir alimentos en las últimas 6 horas, aunque sí se pueden ingerir líquidos de forma moderada hasta una hora antes del estudio.

En la mayoría de los TC se necesita administrar en una vena del brazo “contraste”, que es una medicación que permite que el estudio sea más preciso. Esta administración puede provocar en casos aislados reacciones alérgicas leves, pero en algunos excepcionales éstas pueden ser graves por lo que siempre se comprueba que se puede inyectar el contraste antes de hacer la prueba. En algunos casos se le solicitará un consentimiento informado.
Si hay antecedentes de alguna reacción alérgica, debe señalarse al médico que le solicita la prueba y al radiólogo.
En el momento de acudir al Servicio de Radiodiagnóstico, si su estudio es del abdomen, le darán un liquido para beber y así ver mejor el intestino.

La duración del estudio depende de la rapidez del equipo, (actualmente los llamados TC helicoidales son rapidísimos) y del segmento del cuerpo a estudiar. Normalmente toda la exploración no dura más de 20-30 minutos.

Un médico especialista en Radiodiagnóstico programa el estudio, valora y diagnóstica las imágenes, emite un informe que envía al médico del paciente, que lo analiza junto a otras pruebas de imagen o laboratorio.
Junto al radiólogo, una enfermera y un técnico de radiología colaboran en la realización del estudio y para resolver las dudas que se planteen al paciente o sus familiares.

Estudios de cabeza por accidentes o enfermedades neurológicas,… estudios del tórax y abdomen por numerosas enfermedades, estudios de columna etc.
En numerosas ocasiones en la propia sala de TC se realizan “Procedimientos Diagnósticos-Intervencionistas”, para tomar muestras de órganos enfermos incluso tratar complicaciones como abscesos o colecciones.



TC – Angiografía con TC



La angiografía-TC es un examen en el que mediante la inyección de contraste intravenoso se realiza una exploración con TC para valorar el flujo vascular en vasos arteriales en cualquier localización del organismo: aorta y sus ramas, arterias cerebrales, arterias pulmonares, etc.
La tomografía computerizada (TC) es un equipo que utiliza rayos X para la exploración del paciente. El tubo de rayos X gira alrededor del cuerpo del paciente, obteniéndose información desde distintos ángulos del cuerpo del paciente. La información se procesa en un ordenador y se obtienen imágenes axiales (“lonchas”) delos tejidos y órganos explorados.
La angiografía convencional se realiza introduciendo un catéter e inyectando contraste dentro de la arteria. La angiografía-TC es mucho menos invasiva ( el contraste se inyecta en una vena periférica y no en una arteria), y es mejor tolerado por el paciente. Este procedimiento se utiliza como cribado en un gran número de pacientes para evaluar la existencia de enfermedad arterial.
Esta prueba se puede realizar de forma ambulante, sin ingreso hospitalario.

Se utiliza habitualmente para:
Examinar las arterias pulmonares y excluir un tromboembolismo pulmonar, una patología grave y que tiene tratamiento.
Visualizar flujo sanguíneo en las arterias renales (aquellas que irrigan los riñones), en pacientes con hipertensión arterial y que se sospecha que puede tener su origen en una estrechamiento de estas arterias.
Para estudio de la aorta torácica, abdominal y sus ramas, lo que permite estudiar aneurismas (dilataciones que aparecen en un vaso arterial cuando la pared se debilita) que pueden comprometer la vida del paciente si se rompen.
Identificar la disección de la aorta o sus ramas principales. La disección aparece cuando se separan dos capas de la pared de la aorta y entre ambas se introduce sangre. Es una situación de gran riesgo para la vida del paciente.
Estudiar la enfermedad arteriosclerótica que produce estenosis de arterias que irrigan las piernas u otras zonas del cuerpo.
La angiografía-TC también es útil para evaluar el resultado de los tratamientos quirúrgicos o percutáneo de la patología vascular, permitiendo valorar el flujo de la arteria patológica después del tratamiento.

Es necesario la inyección de contraste intravenoso. Por lo tanto, le pedirán que acuda a la realización de la prueba en ayunas de al menos seis horas.
Le preguntarán también si tiene antecedentes alérgicos al contraste o a otros fármacos.
También es útil conocer previamente a la realización de la prueba si el paciente tiene antecedentes de cardiopatía, insuficiencia renal o diabetes severa.
Si está tomando antidiabéticos orales es importante que lo comunique a su médico cuando le solicite la prueba.
La mujer debe advertir al personal sanitario si está o puede estar embarazada.

Es una máquina grande de apariencia cuadrada, con una abertura central y una mesa sobre la que se sitúa el paciente. La mesa se eleva e introduce al paciente a través de la abertura, iniciándose la exploración. Dentro de la máquina el tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación, mientras la mesa se mueve y oímos el ruido del equipo funcionando.
Para la realización de estos estudios se suelen emplear equipos avanzados llamados helicoidales que permiten explorar un área anatómica grande en un tiempo corto.

Para estos estudios es necesario la administración de contraste intravenoso. Se suele hacer inyectando el contraste en una vena periférica (habitualmente en antebrazo) con un inyector automático.
La inyección se inicia antes del comienzo del estudio, y la exploración se realiza cuando el contraste se encuentra en los vasos a explorar.
El tubo de rayos X gira alrededor del paciente emitiendo radiación. Parte de esos rayos son absorbidos por el paciente y el resto son recogidos por los detectores.
Se obtienen múltiples proyecciones en un giro de 360º (varios cientos) y con la información obtenida se elabora una imagen axial.
La mesa se desplaza progresivamente hasta que se completa la exploración.
Finalmente se termina el estudio con la obtención de múltiples imágenes. Con ellas el ordenador puede hacer reconstrucciones tridimensionales o bidimensionales de las arterias para su estudio y medición.

Habitualmente el paciente se desviste y coloca una bata para realizar la exploración. Debe quitarse aquellos objetos metálicos que pueden interferir con la prueba y evitar cremalleras y botones metálicos.
Le pueden pedir también que se quite horquillas del pelo, joyas y gafas o prótesis dentales dependiendo de la zona a explorar.
Le preguntarán por sus antecedentes alérgicos y por enfermedades previas, información que es importante conocer antes de la administración del contraste.
El paciente se coloca en la mesa de TC y el área a explorar se sitúa en la abertura del equipo.
Puede ser necesario el uso de cintas con velcro para evitar movimiento involuntarios.
La exploración se inicia después de la inyección del contraste intravenosoy se obtienen las imágenes.
El proceso en ocasiones dura sólo unos segundos.
Después se revisa la exploración por si es necesario complementar el estudio.

El estudio no es doloroso y puede durar de 10 a 15 minutos, aunque puede ser algo molesto mantener una posición sin moverse.
Si se inyecta contraste intravenoso, se puede tener sensación de calor o un sabor metálico en la boca durante unos minutos. Ocasionalmente el paciente puede tener una reacción alérgica con prurito, urticaria (habones en la piel) o reacciones más severas. En estos casos debe avisar al personal sanitario para instaurar un tratamiento adecuado.
Puesto que se utilizan rayos X para la obtención del estudio el paciente está sólo en la sala durante la exploración, para evitar la exposición a radiaciones ionizantes a familiares o amigos. El personal técnico controla en todo momento visualmente al paciente y puede comunicarse con el a través de un micrófono.
Le pedirán que durante la realización del estudio contenga la respiración.
Una vez que se ha terminado el estudio el paciente debe esperar mientras el radiólogo revisa la exploración por si es necesario completar el estudio.
Una vez finalizado el procedimiento no es necesario adoptar ninguna precaución especial, aunque puede ser una buena idea la ingesta de líquidos abundantes las horas siguientes a la exploración, para ayudar a eliminar el contraste inyectado a través de la orina.

El radiólogo, que es un médico con formación específica en métodos de diagnóstico por imagen ( incluido el TC), revisará su estudio y hará un informe del mismo que será remitido a su médico, el cual le informará a usted del resultado de la prueba.

Beneficios:

La angiografía-TC permite estudiar los vasos sanguíneos en muchas áreas del cuerpo como el cerebro, riñones, pelvis, arterias pulmonares, etc. Podemos detectar así patología vascular (como zonas de estenosis) lo que permite planificar el tratamiento quirúrgico.
Se obtienen imágenes del sistema vascular de gran calidad.que pueden reemplazar en ocasiones a la arteriografía convencional.
La angiografía-TC puede utilizarse en el cribado de enfermedad arterial, pues es segura, más cómoda y mejor tolerada por el paciente que la angiografía por catéter (la inyección de contraste se hace en una vena del antebrazo y no a través de un catéter en la arteria como en la segunda técnica).

Riesgos

La inyección de contraste intravenoso conlleva el riesgo de una reacción alérgica que excepcionalmente puede ser grave.
Si usted es alérgico al contraste yodado se puede plantear la realización de la prueba con un tratamiento previo, pero esto debería decidirlo su médico junto con el radiólogo. Otra posibilidad es reemplazarla exploración por un estudio con RM que utiliza otro tipo de contraste.
El contraste yodado utilizado puede dañar el riñón por lo que debe evitarse en pacientes con enfermedad renal o diabetes severa.
Es posible que se produzca rotura de la vena periférica utilizada para la inyección del contraste, y este se acumule bajo la piel. Si nota dolor durante la inyección del contraste en el punto de inyección, debe avisar inmediatamente al técnico.
Las mujeres deben advertir si están o pueden estar embarazadas

El estudio puede no ser válido si el paciente se mueve durante la obtención de las imágenes y estas aparecen deterioradas por el movimiento, o en pacientes con cardiopatía en los que se obtiene el estudio cuando las arterias todavía no tienen suficiente contraste.
Todavía no es posible explorar arterias con un calibre muy pequeño.
Si usted es una madre que está amamantando a su hijo debe preguntar al radiólogo la conducta que debe seguir.
En las mujeres embarazadas no es conveniente la realización de esta prueba, especialmente en los tres primeros meses de embarazo. Si fuera necesario, por la gravedad de la situación clínica, el radiólogo y su médico lo tratarían directamente con la paciente. En estos casos habría que solicitar un consentimiento específico.



Ecografía – Ecografía Venosa de extremidades



Una exploración ecográfica utiliza ondas y ecos de muy alta frecuencia para obtener imágenes de estructuras del interior del cuerpo. Se obtienen diferentes señales cuando dirigimos el haz de sonido a un determinado sitio y las ondas rebotan desde diferentes tipos de tejidos y líquidos del cuerpo. El cuadro de ecos resultantes forma un determinado cuadro o dibujo de lo que se esté examinando, en este caso las venas del cuerpo que llevan sangre al corazón. Los ultrasonidos difieren de los rayos-x en un aspecto muy importante: no hay exposición a radiaciones ionizantes. Otro término usado en vez de ecografía son ultrasonidos.
El principio de los ultrasonidos es similar al del sonar, un método utilizado por los barcos para detectar submarinos (o por los barcos de pesca para detectar bancos de peces). El eco característico que producen las ondas sonoras de regreso de chocar con un determinado objeto proyecta un determinado cuadro o dibujo de fondo. Otro ejemplo es el murciélago, cuando sobrevuela, sustituye los ojos por un sistema de sonar que le impide colisionar con los objetos cercanos y encontrar insectos que comer. En medicina, este procedimiento se utiliza para detectar enfermedades que producen cambios en la apariencia de órganos o tejidos, o masas anormales como tumores. Cuando un coágulo de sangre se desarrolla dentro de una vena, la ecografía venosa puede mostrarnos el coágulo o el enlentecimiento u obstrucción completa del flujo de la sangre que ha causado.

La indicación más común para la realización de una ecografía venosa es la búsqueda de coágulos sanguíneos, especialmente en las venas de las piernas. Estos coágulos pueden desprenderse y llegar a los pulmones, y pueden ser la causa de una situación muy peligrosa llamada embolismo pulmonar. Si actuamos a tiempo, hay tratamientos que pueden prevenir estos acontecimientos.
Otras indicaciones para realizar un estudio ecográfico:
Encontrar la causa de hinchazón de piernas de largo tiempo de duración. En gente con venas varicosas, una situación común, las valvas que mantienen la corriente sanguínea en dirección correcta pueden no funcionar bien, y la ecografía venosa puede ayudar al cirujano a decidir la conducta a seguir.
Ayudar a la colocación de una aguja o catéter en una vena interior importante. Ecografía puede llegar a localizar el lugar exacto de la vena y evitar complicaciones tal como sangrado o aire en la cavidad del tórax.
Dibujar un mapa de las venas de las piernas y brazos de los que puedan extraerse segmentos para usarlos para realizar un bypass en una zona enferma. Un ejemplo de lo anteriormente explicado sería un bypass de alguna arteria coronaria estrechada.
Examen de un injerto de vaso sanguíneo usado para diálisis en el caso de que el funcionamiento no sea el adecuado; pudiendo ser la causa una estenosis (estrechez).

Debería vestirse de forma cómoda, aunque deberá sacarse la ropa y las joyas de la zona que va a ser examinada. Aparte de eso no debería tomar ninguna medida especial. Es posible que haya oído que era necesario ayunar, pero esto sólo es importante sólo si se va a realizar la exploración de las venas del abdomen. En este caso, le podrán pedir que no tome alimentos o líquido entre 6 y 8 horas antes.

Será conducida a una sala de examen en donde habrá una máquina que le parecerá un ordenador con un televisor. Un aparato pequeño, manual, denominado transductor, parecido a un micrófono, se le colocará sobre la zona a estudiar. Existen transductores adaptables a las diferentes partes del cuerpo, como las piernas, para realizar una ecografía venosa. Sus tamaños son variables, pueden parecerse a un lápiz gordo o a una baraja de cartas. Una vez comienza la exploración, se puede ver la imagen en el monitor, en blanco y negro (o en color si se realiza un tipo especial de exploración, llamado “flujo color” o ecografía Doppler, se dibuja el flujo de las venas en el monitor).

El transductor del ecógrafo genera ondas sonoras que atraviesan la piel además de servir de micrófono que graba los sonidos de retorno (ecos). Cuando lo presionamos contra la piel, el tranductor dirige ondas sonoras de alta frecuencia hacia las venas que estamos estudiando y graba cualquier cambio en la intensidad y dirección de los ecos que retornan. Los ecos que rebotan y regresan, o la señal, son automáticamente medidos por el ordenador y convertidos electrónicamente en una imagen que enseña lo que está ocurriendo al momento, creando lo que se llama imagen en “tiempo real” en el monitor. Estas imágenes pueden ser grabadas en video o pueden ser congeladas al momento para obtener fotos instantáneas. Si se está realizando un estudio Doppler, los cambios en el flujo sanguíneo pueden verse en color en el monitor y oír un cambio en la intensidad del sonido.

El paciente se coloca en la camilla de exploración ajustable, se aplica un material tipo gel sobre la piel para permitir un contacto perfecto entre la piel y el transductor, eliminando bolsas de aire. Esto asegurará que las ondas de sonido se conducirán libremente al interior del cuerpo. El radiólogo presionará firmemente el transductor a la piel y lo moverá en uno y otro sentido para obtener imágenes completas de la zona que interesa. Se estudiará la zona completa, obteniendo imágenes desde diferentes perspectivas. A veces el examinador puede querer obtener imágenes mientras permaneces de pie. Se le pedirá que permanezca tranquilo durante la exploración. El radiólogo puede preguntarle sobre temas relacionados con su salud durante la exploración y puede repetir algunas imágenes para aclarar los hallazgos.

No oirá ni la emisión ultrasónica ni sus ecos, aunque puede escuchar los sonidos como latidos durante la realización del eco-Doppler. Probablemente se encontrará estirado de espaldas sobre la camilla de exploración, que puede ser inclinada o movida para permitir un mejor acceso a una determinada zona. Puede ser que tenga que permanecer de pie durante el estudio. A menudo tendrá la oportunidad de ver el monitor al mismo tiempo que la persona que lo está examinando, aunque no le será fácil entender lo que está viendo. La mayor parte de los estudios no duran más de media hora. La ecografía venosa es generalmente indolora. Pero si su pierna está hinchada y dolorida, la presión del transductor puede aumentar discretamente esta sensación dolorosa.

Cuando el estudio haya concluido, se le pedirá que se vista y espere hasta que el radiólogo pueda revisar las imágenes. Si no se necesitan imágenes adicionales podrá marcharse. Será un radiólogo con experiencia en ultrasonidos quien interpretará el estudio e informará a su médico. Después de recibir un resumen de los hallazgos, su médico le explicará lo que significa y cual será el próximo paso. Hoy en día algunos hospitales pasan las imágenes y el informe mediante Internet, abreviando el tiempo considerablemente.

Beneficios:

La ecografía está ampliamente disponible y es menos cara que otras exploraciones. Es rápida y no utiliza radiaciones. Además, es un procedimiento no invasivo, no siendo necesarias punciones ni pinchazos de la piel ni de cavidades corporales.
La ecografía nos proporciona una foto clara de las partes blandas que supera a la de las imágenes con rayos-x.
La ecografía venosa ayuda a identificar coágulos en las venas de las piernas antes de que se desprendan y lleguen a los pulmones. También puede enseñarnos el movimiento de la sangre dentro de los vasos.
Comparado con la venografía, que requiere la utilización de contraste en la vena, la ecografía venosa es casi lo más preciso para detectar coágulos en la pantorrilla y podemos decir que lo más preciso en detectarlos en el muslo.
La ecografía es fácil de realizar, indolora y no causa problemas de salud. Puede ser repetida cuantas veces sea necesario.

Riesgos

De la ecografía diagnóstica estándar no hay descritos efectos perjudiciales para los humanos.

Pueden ser difíciles de ver de forma clara las venas que se encuentran cerca de la piel, especialmente en la pantorrilla. Puede ser difícil de identificar un coágulo que obstruye totalmente una vena o que deja pasar a su través una muy pequeña cantidad de sangre.



Ecografía – Ecografía de Carótidas



Los ultrasonidos o ecografía utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para representar una determinada región u órgano del cuerpo o para monitorizar la circulación. Es una exploración no invasiva que no causa molestias. Las ondas sonoras son dirigidas a una zona del cuerpo, y los ecos que regresan son procesados por un ordenador que las transforma en imágenes claras y exactas de la región del cuerpo que está siendo estudiada. Las ondas sonoras reflejadas, o ecos, nos muestran la forma y tamaño de las estructuras, si son sólidas o líquidas o contienen algo en su interior. En el estudio de las carótidas, se estudian las arterias carótidas, los grandes vasos del cuello que llevan la sangre al cerebro. La ecografía carotídea puede mostrar placas que estrechen la arteria y reduzcan el flujo de sangre que llega al cerebro.
A diferencia de los rayos-x, la ecografía no conlleva exposición a radiación ionizante, lo que significa que puede repetirse la exploración sin preocupación por la acumulación de radiación. Además, ultrasonidos de carótida es una técnica en tiempo real que nos indica cómo está el flujo sanguíneo en el momento de realizarse la exploración.

La razón más frecuente para realizar un estudio de carótida es detectar estrechamientos o estenosis, de la arteria carótida, que aumenta sustancialmente el riesgo de infarto. Si su médico de cabecera detecta elevación de la presión en la arteria o un soplo (sonido anormal en el cuello que se detecta con el fonendo-estetoscopio), puede ser necesario realizar una ecografía de la zona. Otros factores de riesgo que pueden demandar una ecografía son edad avanzada, diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto, historia familiar de infarto cerebral o enfermedad cardíaca.
Si la exploración muestra estenosis de una o ambas arterias, su médico puede sugerir medicación, angiografía no invasiva o una operación para restablecer el flujo normal al cerebro. De esta manera se puede prevenir un infarto.

Otras razones para realizar la ecografía carotídea son:
Localizar un hematoma, colección de sangre coagulada que puede, en ocasiones, bloquear la circulación.
Detectar disección de la arteria carótida, una separación de las capas que forman la pared de la arteria que puede conducir a la obstrucción de la corriente sanguínea o debilitar la pared de la arteria.
Realizar un control de la arteria carótida después de una intervención quirúrgica para restaurar la circulación.
Verificar la posición de un stent (tubo metálico) colocado en el interior de la arteria para mantener la circulación.

No se necesita ninguna preparación especial para la ecografía de la carótida. Vestirse de manera cómoda, con una prenda abierta en el cuello. Se le pedirá que se quite joyas o cualquier objeto colocado alrededor del cuello.

El aparato de ultrasonidos portátil es del tamaño de un aparador pequeño. Recibe y procesa las señales de eco que dibujan en un monitor las arterias carótidas así como el movimiento de la sangre en su interior. Un transductor de mano, se parece a un micrófono, se usa para emitir los ultrasonidos y recibir las ondas sonoras reflejadas, que son enviadas a un ordenador del aparato de ultrasonidos que crea la imagen.

La ecografía se basa en el mismo principio que el sonar que usan los barcos de la armada para detectar objetos grandes debajo de ellos como submarinos, o por los barcos pesqueros para localizar bancos de peces. Un ejemplo de ellos en la naturaleza es el murciélago, que usa un sistema similar al sonar en vez de la vista que le permiten evitar chocar con los objetos o para encontrar insectos para comer.
Para realizar la exploración, se presiona el transductor contra la piel a ambos lados del cuello desde la clavícula hasta el ángulo de la mandíbula. Al moverlo, dirige una corriente de ondas de alta frecuencia hacia las arterias carótidas.

Las ondas sonoras se reflejan a una frecuencia que varía con la velocidad de la sangre en el interior de las arterias. El transductor cambia las señales eléctricas en un flujo de ondas sonoras de salida hacia las arterias carótidas.
Estas señales son medidas y analizadas en el ordenador, proporcionándonos una imagen a tiempo real de las estructuras de la carótida y su circulación. El transductor, en realidad actúa como un altavoz para crear vibraciones sonoras y como un micrófono para grabarlas. Las imágenes pueden ser grabadas en cinta de video, pueden obtenerse también instantáneas fotográficas. La mayor parte de las veces, las imágenes en blanco y negro son suficientes, pero existe un tipo especial de ecografía, llamada Doppler, que es capaz de obtener imágenes en color para demostrar la circulación en arterias y venas.

La ecografía carotídea se realiza como una exploración ambulatoria. Se le pedirá que se extienda de espalda en una camilla que puede bascular y moverse. Puede ser necesario inclinar o rotar su cabeza para mejorar la exposición. También puede ayudar bajar el brazo y hombro. Su cabeza será sujetada para que se mantenga fija.
Un gel templado en parte constituido por agua se aplica sobre la piel para eliminar bolsas de aire y asegurar el contacto perfecto entre el transductor y la piel. El radiólogo entonces moverá el transductor arriba y abajo a todo lo largo del cuello para obtener la visión de la arteria desde diferentes perspectivas. La exploración se repetirá de la misma manera del otro lado del cuello. Después de revisar los hallazgos, el radiólogo puede querer obtener más imágenes para aclarar los hallazgos.

No sentirás ni dolor ni molestias durante la exploración ecográfica de las carótidas. Estarás extendido sobre la camilla de exploración en una habitación semioscura. Puede escuchar algún sonido similar a latidos dependiendo del tipo de ecografía que le realicen. Puede que tenga la oportunidad de ver el monitor al tiempo que la persona que le está realizando la ecografía. Generalmente una ecografía de carótida se haya completado en media hora, aunque en ocasiones se alarga hasta una hora. El gel le limpiará el gel de su piel, y usted puede marcharse e inmediatamente reincorporarse a su actividad normal.

Un radiólogo con experiencia en ultrasonidos analizará todas las imágenes y enviará un informe a su médico de cabecera. Su médico le explicará los hallazgos.Con la tecnología actual, su médico puede ver las imágenes y leer el informe del radiólogo por Internet.

Beneficios:

Las exploraciones de ecografía, a diferencia de otras formas de imagen, no conlleva exposición a radiación. Es una exploración indolora y no invasiva no tiene complicaciones conocidas o efectos colaterales. Se evitan las reacciones adversas al contraste.
Los ultrasonidos no utilizan radiaciones ionizantes, y es la modalidad de imagen de elección para el diagnóstico y monitorización de mujeres embarazadas. La ecografía de carótida demuestra estenosis de una o ambas carótidas, pueden tomarse medidas para restaurar el flujo de sangre al cerebro. Se previenen de esta manera muchos infartos cerebrales.
La ecografía es una exploración menos costosa que el método de imagen alternativo, el escáner.

Riesgos
En casi 50 años de experiencia, la ecografía de carótida ha demostrado ser un procedimiento libre de riesgos.

La ecografía de carótida puede ser difícil o imposible de realizar si un paciente tiene un apósito cubriendo una herida o una cicatriz en el cuello.
Puede ser difícil de explorar un determinado paciente por el tamaño o contorno del cuello.
Presencia de calcio en la pared de la arteria carótida puede hacer difícil la evaluación del vaso.
Es posible que una placa blanda y pequeña produzca ecos de bajo nivel que puedan no ser detectados.
La ecografía puede no detectar de forma clara el segmento final de la arteria carótida, pero éste es un punto raro de enfermedad.



Radiología Vascular e Intervencionista



La radiología no es sólo buscar el diagnóstico con técnicas de imagen.
En muchos servicios de Radiodiagnóstico se realizan técnicas intervencionistas. Estas técnicas se caracterizan porque se hace algún tipo de procedimiento invasivo sobre el paciente, ya sea una biopsia con una aguja, una arteriografía mediante la introducción de un catéter en una arteria o un drenaje de una colección de pus en diferentes localizaciones del cuerpo.
En muchos servicios hay salas específicas para realizar las pruebas más complejas de radiología vascular e intervencionista. Estas salas, además de tener un equipamiento específico, se parecen a quirófanos, en el sentido de se toman las mismas medidas de higiene sobre el paciente.
Sin embargo, en otras salas (como la ecografía y la sala de escáner) también se hacen pruebas intervencionistas, sobre todo las biopsias.
Procedimiento de punción aspiración con aguja fina para obtener una muestra de un nódulo tiroideo. Este procedimiento se suele realizar en las salas de ecografía.



Radiología Vascular e Intervencionista – Embolización de miomas uterinos



Los miomas son tumores benignos compuestos por tejido fibroso y muscular que crecen en la pared del útero y que pueden alcanzar un tamaño considerable y provocar menstruaciones con sangrados importantes y fuerte dolor pélvico.
La embolización de los miomas uterinos es una nueva forma de tratamiento de estos tumores que evita la cirugía. Consiste en colocar un catéter por vía intrarterial puncionando la arteria femoral a través de la piel. Con control radiográfico, este catéter se dirige a las arterias uterinasy, una vez en el sitio adecuado, se inyectan pequeñas partículas que cierran las pequeñas ramas arteriales que nutren al mioma. El tejido del tumor muere y el mioma disminuye de tamaño y, en la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen.
Las partículas que se utilizan son de distintos materiales, todas son seguras y efectivas y se enclavan en las arterias uterinas de forma que no pueden liberarse y circular hacia otras partes del cuerpo.
Esa técnica la realiza un radiólogo intervencionista, que es un médico especializado entratamientos bajo control radiológico y que está especialmente entrenado para llevar a cabo el procedimiento.
En un principio, la embolización de miomas uterinos se hacía para contener y limitar la hemorragia durante la cirugía abierta, ya que estos tumores están muy vascularizados. Actualmente se ha comprobado que con la embolización por vía endovascular se resuelven los síntomas y no es necesario proceder a cirugía para completar el tratamiento.

La indicación principal es la de tratar los síntomas producidos por los miomas uterinos. Esto se consigue al detener el crecimiento del tumor y conseguir que disminuya de tamaño con la embolización.
Dado que no se conocen con certeza los efectos de la embolización sobre la fertilidad, esta técnica se aconseja a las mujeres premenopáusicas que ya no desean tener más embarazos pero que no quieren realizarse una extirpación quirúrgica del útero (histerectomía).
También es una técnica aconsejada a las mujeres que, por problemas médicos o de religión, no pueden recibir transfusiones de sangre y que deben operarse de miomas, ya que la embolización previa a la intervención quirúrgica evita el sangrado profuso y la consiguiente transfusión.
Asimismo se aconseja esta opción a las mujeres que no pueden recibir anestesia general.
La embolización de las arterias uterinas también está indicada para detener hemorragias secundarias a partos o tumores malignos de la zona.

En primer lugar el ginecólogo debe confirmar que los síntomas que usted presenta y que motivan este procedimiento son realmente debidos a la presencia de los miomas.
Se debe realizar un estudio con resonancia magnética o ecografía para valorar el número de miomas, su localización precisa y el tamaño.
Puede ser que su ginecólogo indique también una laparoscopia (consiste en introducir en la cavidad abdominal, a través de la piel,un tubo con una cámara en su extremo, para ver directamente la superficie de los órganos abdominales y pélvicos).
Si el sangrado es el síntoma más importante está indicado realizar una biopsia del endometrio (es la capa más interna del útero) para descartar cáncer.

La embolización se realiza en una sala de radiología vascular, dentro del Servicio de Radiología. Esta sala está equipada con un aparato de Rayos X y en condiciones estériles.
La técnica dura entre 60 y 90 minutos y durante todo el tiempo se le controlará la frecuencia cardiaca, la presión sanguínea, el electrocardiograma, la respiración y el nivel de oxígeno en la sangre.
Se le administrará un sedante para adormecerla y anestesia local en la ingle. El radiólogo intervencionista practicará una pequeña incisión en la ingle e introducirá un catéter (tubo fino) en la arteria femoral. Conducirá el catéter bajo control radiológico hasta introducirlo en las arterias uterinas, ayudándose con pequeñas inyecciones de contraste yodado. Una vez colocado en el sitio adecuado, inyectará las partículas hasta confirmar que el flujo sanguíneo por el vaso se ha interrumpido. Una vez terminado el procedimiento, se limpia y se venda el sitio de la punción.
Muchas veces la paciente debe permanecer una noche en el hospital para observación. Después de la exploración es normal que sienta calambres en la pelvis durante unos días, también puede tener nauseas o febrícula. Los calambres son más fuertes en las primeras 24 horas y mejoran rápidamente en los días siguientes. Mientras esté en el hospital el dolor se controlará con infusión intravenosa de calmantes y se le recetará medicación oral en su domicilio.
En una o dos semanas podrá volver a sus actividades habituales.
En dos o tres meses los miomas disminuyen el tamaño y los síntomas mejoran, aunque en los casos de menstruaciones abundantes la mejoría se nota ya desde la primera menstruación después de la embolización.

El radiólogo intervencionista que realiza la embolización será quién interprete los resultados yvalorará también, conjuntamente con su ginecólogo o médico de cabecera, su evolución después de la exploración.

Beneficios:

Es un procedimiento menos agresivo que la cirugía abierta, con menor tiempo de recuperación, no precisa anestesia general, la hemorragia es mínima y permite incorporarse antes a las actividades habituales.
Reduce los síntomas producidos por los miomas uterinos de forma efectiva, en el 85% de las pacientes, mejorando o desapareciendo el dolor, la hemorragia y las molestias pelvianas. Los miomas se reducen a la mitad de su tamaño a los 6 meses de la embolización.
Estudios realizados durante varios años después de la embolización de miomas uterinos han mostrado que es muy raro que las pacientes tratadas con embolización muestren crecimiento de los miomaso aparición de nuevos tumores. Esta técnica es más efectiva que el tratamiento hormonal, ya que en este último suele haber crecimiento del mioma cuando se interrumpe. También se ha descrito crecimiento en los miomas tratados con láser.

Riesgos:

Relacionados con la introducción del catéter: todas las técnicas en las que se introducen catéteres en los vasos sanguíneos conllevan riesgo de daño en la pared del vaso, hemorragia en el sitio de la punción e infección. Cuando la embolización del mioma la realiza un radiólogo intervencionista con experiencia, estos riesgos se presentan en menos del 1% de los casos.
Alergia a contrastes yodados: puede variar desde un cuadro de prurito y picor hasta reacciones severas con alteración de la presión arterial o de la respiración. Dado que la paciente está controlada y monitorizada durante la exploración, estas reacciones, en caso de presentarse, se detectan inmediatamente y se revierten.
Desprendimiento de tejido miomatoso: en un 2% o 3% de las pacientes puede desprenderse pequeños fragmentos del mioma después de la embolización. Cuando esto se produce, puede ser necesario realizar una dilatación y curetaje para evitar el sangrado y la hemorragia.
Menopausia precoz: en la mayoría de las pacientes, los ciclos menstruales continúan normalmente después de la embolización del mioma, aunque en el 1%-5% de las mujeres puede presentarse la menopausia después del procedimiento, esto ocurre con más frecuencia en las mujeres de 45 años.
Necesidad de realizar histerectomía después de la embolización: en menos del 1% de las mujeres, puede ser necesario realizar histerectomía (extirpar el útero), a pesar de la embolización, por persistencia del dolor o presencia de infección.
Exposición a los Rayos X: las dosis que se reciben con esta técnica son inferiores a las que producen efectos no deseados para la paciente o sus futuros hijos.
Fertilidad: no están claros los efectos de la embolización de miomas en la fertilidad de la mujer, a pesar de que hay mujeres que han tenido embarazos a término normales, después del procedimiento. Por ello se aconseja a las mujeres que deseen quedar embarazadas que elijan la extracción quirúrgica del mioma en lugar de la embolización. También es difícil de predecir cual será el estado final del útero y si la pared uterina quedará o no debilitada para soportar la presión del parto.

La embolización de miomas uterinos no debe realizarse en las mujeres asintomáticas, en las que pueden tener cáncer, o en la que tienen infección o inflamación de la pelvis. Tampoco debe realizarse en las que tienen insuficiencia renal, en las embarazadas o en las que presentan alergia a contrastes yodados.



Radiología Vascular e Intervencionista – Procedimientos de Acceso Vascular



Se trata de un procedimiento que se lleva a cabo en pacientes que necesitan un acceso IV durante un tiempo prolongado, al menos 10 días, tales como, quimioterapia y antibioterapia.
Se coloca un catéter en una vena del brazo, cuello o en el tórax que les permite recibir los tratamientos, en la mayoría de las ocasiones, de forma indolora. Además el acceso a un gran vaso, en el caso de los accesos centrales, les evita el sufrimiento de pinchazos repetidos en vasos periféricos.

Administrar tratamiento. Evitar daños en piel y tejidos adyacentes por extravasación de material tóxico fuera de la vena en los accesos periféricos. Monitorizar la presión venosa central y la función cardiaca.
Implantación de dispositivos subcutáneos para la administración de quimioterapia periódicamente.
Nutrición parenteral.
Catéter de hemodiálisis.
Acceso para transfusiones.

Recibirá instrucciones del radiólogo intervencionista un día antes del procedimiento.
No comerá ni beberá varias horas antes del procedimiento.
Alguien le acompañará.

En contraste con la vía standard IV, los accesos centrales son menos susceptibles a la infección y provocan una reacción tisular adyacente que les permite anclarse en su lugar.
El radiólogo, generalmente utiliza fluoroscopia o ultrasonidos para guiarse en la implantación del catéter.

Existen varios tipos:

El catéter que se coloca periféricamente, en el miembro superior, de pocos cms, relativamente duradero y que no está preparado para la administración de sustancias irritantes. El enfermero lo puede colocar sin necesidad de guía.
El catéter central que se coloca desde acceso periférico. Se utiliza temporalmente, lo coloca el médico bajo control fluoroscópico o con ultrasonidos.
El catéter tunelizado. Es un catéter permanente tipo HICKMAN, BROVIAC o GROSHONG. Se insertan en la vena yugular interna o en la subclavia, tunelizado desde un punto en la pared del tórax. Se utiliza en pacientes que necesitan el catéter durante un largo período de tiempo. Se pueden infectar en el 10-15% de los casos.
Reservorio subcutáneo con cubierta de silicona que permite ser pinchado con una aguja especial, conectado a acceso venoso central. Se utiliza para la administración de tratamientos prolongados, tales como quimioterapia. El inconveniente es el de tener que ser pinchado con frecuencia, aunque las molestias disminuyen con el tiempo.

Depende del tipo de intervención. No obstante, siempre bajo control fluoroscópico o con ultrasonidos, en la sala adecuada y con anestesia local y en ocasiones con sedación.
El catéter central sólo requiere una incisión sobre la región de la subclavia o vena cava superior, mientras que el catéter tunelizado requiere dos incisiones.
Tras la colocación del catéter se hará una radiografía de tórax de control.

La anestesia local tardará en hacer su efecto y estará tumbado. Durante el procedimiento, notará presión en el brazo y ciertas molestias en el momento de la tunelización.
Durará aproximadamente unos 30-45 minutos.
Una vez en casa, prestará especial atención en el lavado de la zona. Se recomienda utilizar peróxido o alguna sustancia que contenga ATB.
El médico y la enfermera responderán a sus cuestiones, es importante que les llame en caso de fiebre, dolor o cambios en la región de inserción del catéter.

El radiólogo intervencionista se asegura de la correcta posición del catéter y emite un informe que detalla la intervención.

Beneficios:

El acceso vascular, es una solución muy útil en pacientes que, por cualquier razón, necesitan un acceso venoso repetido durante un largo período de tiempo.
El acceso vascular constituye una vía para la administración de tratamientos como quimioterapia, y otras sustancias que son irritantes para la pared de la vena
Se debe usar inmediatamente después de su colocación. Se pueden usar durante más de un año y se quitan fácilmente cuando ya no son necesarios.
Su utilización para hemodiálisis.
Riesgos:

Infección retardada: de la piel o su diseminación hematógena. Se deben extremar las medidas higiénicas.
Rotura del catéter.
Dislocación accidental del catéter. Sobre todo en los tunelizados. Si esto ocurre, se debe presionar con fuerza y consultar inmediatamente con el médico.
Aire en el catéter: Emergencia que se manifiesta con fuerte dolor en tórax. Este problema se puede evitar camplando el catéter antes y después de insertar la jeringa y asegurarse de que lleva su cierre en correcta posición. Si ocurre, tumbarse hacia la izquierda, camplar el catéter y llamar al 9-1-1.
Oclusión del catéter: Cualquier tipo puede obstruirse y cerrarse. Se puede evitar si se siguen adecuadamente los pasos. Una vez ocurrido, se puede inyectar medicación , aunque en ocasiones en necesario el recambio del catéter.
Oclusión venosa: Llamar al médico inmediatamente. Se puede administrar tratamiento fibrinolítico o retirar el catéter.

Al ser una intervención invasiva siempre existe el riesgo de infección.



Radiología Vascular e Intervencionista – Trombolisis



La trombolisis es un tratamiento que disuelve los coágulos intravasculares que impiden la normal circulación de la sangre. Para ello se usan distintos medicamentos que se administran directamente en el coágulo, a través de un catéter intravascular (un catéter es un pequeño tubo que se introduce por una arteria o una vena, guiado por rayos X, para realizar un diagnóstico o un tratamiento).
La trombectomía consiste en romper y disolver el coágulo con medios mecánicos.
El radiólogo intervencionistausa ambas técnicas para disolver los coágulos en los vasos sanguíneos.
La trombolisis radiológica puede mejorar de forma efectiva el flujo sanguíneo reduciendo o eliminando los síntomas de la ausencia de riego sanguíneo, y evita la cirugía.

Los coágulos dentro de un vaso sanguíneo, arterial o venoso, bloquean la circulación de la sangre (trombosis) y pueden dar síntomas como dolor, frialdad, entumecimiento o hinchazón en una pierna o brazo, o lesionar gravemente un órgano alterando su función.
La trombolisis radiológica trata los coágulos producidos en arterias o venas por las siguientes causas:

La cirugía reciente, la infección, la inmovilidad y la diabetes favorecen el enlentecimiento de la circulación de la sangre, favoreciendo por lo tanto la producción de coágulos (trombos) dentro de los vasos.
Los depósitos de colesterol en las paredes de las arterias estrechan su luz, favoreciendo la producción de trombos.
En las venas, la insuficiencia venosa, sobre todo en las extremidades inferiores, favorece el enlentecimiento de la circulación y la formación de coágulos, (trombos), que muchas veces constituyen largos moldes venosos, que pueden fragmentarse, soltarse y circular hacia los pulmones poniendo en riesgo la vida del paciente.
La insuficiencia cardíaca causa enlentecimiento y acúmulo de la sangre en las cavidades cardíacas favoreciendo la formación de coágulos (trombos) dentro de las cavidades cardíacas; estos trombos pueden salir a la circulación general y obstruir cualquier vaso del cuerpo (émbolos), produciendo una embolia.

Varios días antes recibirá instrucciones del Servicio de Radiología. Precisará análisis de sangre previos para ver la función renal y confirmar que la coagulación de la sangre sea correcta. También se le avisará si debe efectuar cambios en su medicación habitual, sobre todo si toma medicamentos que afecten a la coagulación.
Deberá ingresar en el hospital el día de antes o en la mañana del día de la prueba y será examinado por el radiólogo intervencionista que le efectuará la prueba, antes de la misma.

Cuando se forma un coágulo en el interior de un vaso sanguíneo, sea arteria o vena, la sangre se detiene y no llega a los tejidos, éstos se dañan al faltarles el oxígeno y los nutrientes que les llegan por las arterias o al no poder drenar el exceso de líquidos y los productos de desecho por las venas. El coágulo, una vez formado tiende a crecer hasta obstruir completamente el vaso y, si no se trata, puede lesionar severamente a un órgano o a una extremidad, provocando situaciones de riesgo grave.
Al reducir o eliminar el coágulo, la circulación se restablece y evita el daño a los tejidos.

La realiza un radiólogo intervencionista en una sala de Rayos X. El aparato consta de una mesa, en la que se tumbará, y un arco incompleto, en forma de “C”, que tiene el tubo de rayos X en uno de los extremos, debajo de la mesa, y en el otro, encima del paciente, un intensificador de imagen que manda la imagen radiológica a un monitor de televisión.
Le colocarán un suero intravenoso a través del cual le inyectarán un sedante. El radiólogo intervencionista localizará el vaso y el sitio más indicado para la punción, que acostumbra a ser la ingle, el brazo o el cuello, y le administrará un anestésico local para anestesiar la zona. A través de una pequeña incisión introducirá un catéter (tubo de plástico flexible y muy fino) en el vaso y lo guiará con control radiológico hasta el sitio adecuado. Utilizará pequeñas inyecciones de contraste radiológico a través del catéter para localizar el coágulo y estudiarlo. Analizando las imágenes radiológicas, el radiólogo decidirá si lo disuelve con medicamentos fibrinolíticos (que disuelven coágulos) o lo fragmenta con instrumentos adecuados. Entonces dirigirá el catéter hasta el coágulo y si éste va a ser disuelto con medicación lo dejará en sitio durante 24 a 48 horas, conectado a una máquina que administra la medicación a las dosis necesarias. Durante este tiempo permanecerá ingresado en el hospital y será controlado con exploraciones radiológicas para confirmar la disolución del coágulo.

Se le administrará un sedante por lo que se encontrará relajada y tranquila. Puede sentir alguna molestia leve cuando le introduzcan el catéter y calor cuando le inyecten el contraste yodado.
Debe mantenerse inmóvil y relajada durante la exploración. Una vez terminada, se le aplicará un vendaje compresivo sobre el sitio de la punción y deberá permanecer unas horas más en inmovilidad para evitar la hemorragia.
A veces se siente dolor después de la trombolisis, que cede a la medicación oral o intravenosa adecuada.
En una o dos semanas podrá volver a iniciar sus actividades habituales.

En este caso, el radiológo intervencionista le comunicará si la prueba ha sido efectiva nada más finalizar la misma.
Puede ser que precise medicación para tratar la causa de la formación de los trombos y así evitar un nuevo episodio, o bien para resanar los tejidos que hayan podido ser dañados por el episodio trombótico actual.

Beneficios:

Es una técnica segura y efectiva para restablecer el flujo sanguíneo en un vaso, al disolver el trombo o coágulo que lo obstruye.
Es menos agresiva que la cirugía abierta y la estancia hospitalaria y el período de recuperación son más cortos. No existe pérdida de sangre como ocurre en la cirugía.
Riesgos:

Hay riesgo de infección posterior al procedimiento, incluso aunque se tome antibiótico.
Hay riesgo de hemorragia en cualquier parte del cuerpo debido a la medicación anticoagulante o fibrinolítica (para disolver los coágulos) aplicada.
Puede presentarse una reacción alérgica a los contrastes yodados. Puede existir daño renal en los pacientes con diabetes y/o lesión renal previa, secundario al contraste yodado.

Puede ocurrir que sea imposible colocar correctamente el catéter en el lugar del trombo a disolver.
A pesar de la disolución correcta del trombo o coágulo, los tejidos que ya han sido dañados pueden no repararse adecuadamente.