Central de Turnos:     4821 6900
Turnos por Whatsapp:   11 3700 8000

Revistas

Contacto

Servicios

Diagnóstico Mamario





Mama – Mamografía



La mamografía es una exploración específica para la mama que utiliza rayos x.
El cáncer de mama es una de las primeras causas de muerte por cáncer en la mujer.
La mayoría de expertos, opina que el éxito en el tratamiento del cáncer de mama va unido al diagnóstico precoz, por ello es esencial el uso eficaz de las técnicas diagnósticas para una detección precoz

Para resolver un síntoma clínico particular relacionada con la mama: dolor, secreción por el pezón, hinchazón, aparición de cambios en la piel de la mama o en el pezón asimetrías o aparición de “bulto”. En estos casos se trata de una mamografía diagnóstica y se realiza en mujeres con más de 30 años. En mujeres con menos de 30 años se realiza ecografía no mamografía.
Para buscar, en mujeres a partir de los 40 años y sin síntomas, signos precoces de cáncer de mama, es lo que se conoce como cribado. En el cribado se realiza una primera mamografía a los 40 años, entre los 40 y los 50 años se realizará una mamografía anual o bianual. A partir de los 50 años la periodicidad será anua o bianual, no hay consenso, los expertos opinan que la periodicidad no debe ser inferior al año, ni superior a los dos años.
La mamografía debe realizarse, además, en mujeres con una historia familiar de cáncer de mama.

El día que acuda a realizarse la exploración no deberá utilizar: polvos de talco, crema corporal, desodorante o perfume ya que pueden producir imágenes equivocas en la mamografía.
Puede tomar su medicación habitual.
Es muy importante, si las tuviese, que aporte mamografías previas.
Es de gran ayuda para valorar posibles cambios entre una y otra exploración.

La mamografía se realiza con un equipo especifico: mamógrafo (fig), con unas características que permite distinguir tejidos de densidades muy similares.
Cada mama se explora con dos proyecciones: de arriba abajo y del lado externo al interno. Las radiografías son obtenidas por personal especialmente cualificado, colocando la mama en un soporte perpendicular al tubo de rayos (fig), a continuación se realiza una compresión sobre la misma, el haz de rayos atraviesa la mama y la imagen de la misma se imprime en una película o es enviada a un monitor para su valoración por el médico.
En ocasiones es necesario realizar alguna proyección adicional: radiografía localizada, magnificada, angulada etc. A menudo, la mama, se examina con ecografía
La duración de la exploración es de 20 minutos aproximadamente.

La compresión de la mama, imprescindible para obtener una imagen nítida de los tejidos, puede causar molestias, sin embargo es necesaria ya que proporciona numerosas .
ventajas:
Iguala el grosor de la mama lo que permite ver mejor el tejido mamario.
Permite reducir la dosis de radiación al conseguir disminuir el grosor de la mama.
Elimina la borrosidad que puede originar el movimiento de la mama.
Reduce la dispersión de la radiación con lo que se mejora la calidad de la imagen

Un médico especialista en Radiología, dedicado específicamente a la patología de la mama, interpreta las imágenes y emite un informe radiológico escrito dirigido al médico que le ha solicitado la exploración.

La imagen de la mama obtenida con un mamógrafo permite al médico detectar tumores pequeños. Cuando el cáncer es pequeño, hay más opciones de tratamiento y la curación es más fácil.
El uso de la mamografía de cribado aumenta la detección de pequeñas anormalidades de tejido que no se evidencian con la exploración permitiendo un diagnóstico precoz de las mismas que hace más efectivo su tratamiento.
La dosis efectiva de radiación en una mamografía es la equivalente a la que cualquier persona recibe por la radiación ambiente en un mes. Es una dosis baja en la que los beneficios obtenidos de la exploración superan los riesgos potenciales de la misma.
Los equipos de mamografía, son revisados periódicamente por físicos encargados de controlar el funcionamiento de los mismos de acuerdo con la normativa legal existente.

Las mujeres embarazadas no deben realizarse una mamografía salvo indicación expresa de su médico.
La interpretación de la mamografía puede ser difícil debido a las diferencias de la mama normal entre unas y otras mujeres.
No todos los cánceres de mama pueden ser vistos en una mamografía.
Las mamas con implantes pueden dificultar una lectura segura de la mamografía debido a que los implantes de silicona no son transparentes a los rayos x, sin embargo un técnico con experiencia y el médico radiólogo saben cómo debe colocarse la mama para realizar la compresión adecuada para mejorar la calidad de la imagen y no dañar el implante.



Mama – Ecografías



La ecografía son un exámen médico no invasivo, sus imágenes son obtenidas por ultrasonidos, es una prueba segura y no dolorosa, al no utilizar radiación ionizante (como se usa en los rayos X), no tiene riesgo para la salud.
Las imágenes por ultrasonido se capturan en tiempo real, pueden mostrar la estructura y el movimiento de los órganos internos del cuerpo, como así también la sangre que fluye por los vasos sanguíneos.
La prueba obtiene imágenes de las estructuras internas de la mama.
Se combina con “Ultrasonido Doppler” para evaluar la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos de la mama y así obtener información adicional sobre la lesión que se está estudiando.

Determinar las características de las lesiones de mama. El uso más habitual en la actualidad, es ayudar a diagnosticar las lesiones en la mama detectadas por usted misma o un médico durante un examen físico (como un bulto o secreción del pezón) y dar las características de lesiones potenciales observadas en una mamografía.
Las imágenes por ultrasonido pueden ayudar a determinar si una anormalidad es sólida (benigna o cancerosa), si está llena de fluido (quiste benigno) o si es a la vez quística y sólida. Además puede ayudar a mostrar características adicionales de la lesión y su área.
El ultrasonido Doppler se utiliza para evaluar el flujo sanguíneo en las lesiones de mama.
Se utiliza para la realización de biopsia de lesiones sospechosas ya que muestra imágenes en tiempo rela y son más fácil de abordar que con otras técnicas.

La mamografía es el único método diagnóstico que reduce las muertes por el cáncer de mama gracias a la detección precoz (screening, antes de que aparezcan manifestaciones del cáncer). Pero las mamografías no detectan todos los tipos de cáncer, algunas lesiones y anormalidades en la mama no son visibles o son difíciles de interpretar en las mamografías. En las mamas densas (abundante tejido glandular o tejido fibroso y menos grasa), la observación de muchos tipos de cáncer mediante mamografía puede ser difícil.
La ecografía y la resonancia magnética (RM) pueden ayudar a complementar la mamografía en la detección y clasificación de cánceres de mama. Cuando se utiliza ecografía para la exploración, en ocasiones se visualizan lesiones que pueden no ser cáncer (falsos positivos)

Realice su higiene habitual (ducha o baño), no se aplique cremas u otros aditivos.
Se le solicitará que se desvista hasta la cintura y que utilice una bata durante el procedimiento.

Es un exámen rápido (aproximadamente 20-30 minutos) y no doloroso.
Cuando se usa doppler puede oir el rudio del flujo sanguíneo (latido)
Estará tumbada en una camilla y esse le pedirá que cambie de posición durante el examen.
Se aplicará un gel tibio en la mama. El gel ayudará a que el transductor que mueve el radiólogo haga contacto con la mama y elimine bolsas de aire entre el transductor y la piel que pueden obstruir el paso de las ondas sonoras.
Generalmente no se producen molestias por la presión aplicada con el transductor. Sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o un dolor leve causado por el transductor.
Una vez que se finaliza el proceso de toma de imágenes, se retira el gel de la piel.
Al terminar puede que se le pida a usted que se vista y que espere unos pocos minutos mientras se revisan las imágenes obtenidas por ultrasonido.
Al finalizar el estudio puede hacer vida normal.

La ecografía mamaría debe ser realizada por médicos radiólogos entrenados y dedicados a las enfermedades de la mama, sus hallazgos deben completar a otras pruebas como la mamografía siempre por decisión del radiólogo.
Un radiólogo específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes de mama, analiza las imágenes y después enviará un informe firmado a su médico de atención primaria, o ginecólogo. En ciertos casos es posible que el radiólogo hable con usted de los hallazgos y si se debe realizar otras pruebas.

Beneficios

La ecografía no es invasiva ( no hay agujas o inyecciones).
No es dolorosa, es un método que se encuentra ampliamente disponible, es fácil de utilizar y es menos costoso que otros métodos por imágenes.
No utiliza radiación ionizante
Proporciona una imagen clara de los tejidos blandos que no se visualizan bien en las imágenes de mamografía.
Proporciona una imagen en tiempo real, por lo que es una buena herramienta para guiar procedimientos poco invasivos como las punciones por aspiración y biopsias.
Pueden ayudar a detectar lesiones en mujeres que tienen senos densos.
Ayudan a detectar y clasificar una lesión en la mama que no se pueda interpretar de manera adecuada mediante una mamografía.
Definen muchas lesiones, que a los radiólogos les presentan dudas en las mamografías, que se tratan de tejido normal ( lobulillos de grasa) o de quistes benignos.
Para la mayoría de las mujeres que tienen 30 años o más, se usará una mamografía junto con ecografía.
Para las mujeres con menos de 30 años, la ecografía por sí sola a menudo es suficiente para determinar si una lesión necesita una biopsia o no.

Riesgos

No se conocen efectos nocivos de los ultrasonidos diagnósticos en humanos.
La interpretación de sus hallazgos puede llevar a la realización de otros procedimientos adicionales como una ecografía de seguimiento, una punción o biopsia.
Muchas de las lesiones que se consideran dudosas resultan ser benignas.

Liimitaciones

No reemplaza la mamografía anual y el examen clínico minucioso de las mamas.
Muchos cánceres no se pueden visualizar con ecografía.
Puede ser necesaria una biopsia para determinar si una lesión sospechosa es cáncer o no.
La mayoría de las lesiones que se biopsian no son cánceres.
No se detectan todas las microcalcificaciones que observa la mamografía y que indican cáncer en sus etapas inciales.
No reemplaza a las indicaciones de Resonancia Magnética que le explicará su radiólogo.



Mama - Diagnóstico por imagen



El radiólogo tiene un papel fundamental en el diagnóstico, orientación, tratamiento y seguimiento de la patología mamaria.
Sabemos que el cáncer de mama es uno de los tumores más frecuentes en la mujer y el éxito del tratamiento fundamentalmente va a depender de la realización de un diagnóstico precoz, es decir cuanto más pequeño sea el tumor más tasa de curaciones vamos a conseguir.
Es en este punto dónde el radiólogo juega un importante papel ya que:

Por un lado va a intervenir de forma activa en las campañas de cribado o prevención interpretando es decir”‘informando” las mamografías realizadas en mujeres sanas, o sea cuando todavía no presentan ninguna palpación, con el fin de detectar tumores de pequeño tamaño, en estadios iniciales. La detección de tumores de estas características ha permitido disminuir la mortalidad por cáncer de mama, y mejorar la calidad de vida de estas pacientes mediante la aplicación de tratamientos menos agresivos, evitando muchas mastectomías y linfadenectomías axilares.
Trabajamos con distintos métodos de imagen (mamografía, ecografía, resonancia mamaria etc), para estudiar a mujeres de distinta edad, distintos factores de riesgo y situación clínica, con el fin de descartar o confirmar un posible cáncer de mama.
El desarrollo y experiencia alcanzada en el área del intervencionismo mamario, nos permite confirmar, con anestesia local y a través de la piel, la naturaleza histológica de una lesión mamaria, sin necesidad de pasar por el quirófano. Esto va a permitir que un equipo multidisciplinar pueda elegir el mejor tratamiento para la paciente y que la paciente pueda participar en la toma de decisiones.
No sólo participamos en el diagnóstico, sino que apoyamos el tratamiento, marcando lesiones no palpables para la cirugía, estudiando piezas quirúrgicas, facilitando la técnica de la biopsia selectiva del ganglio centinela (BSGC) etc.
El seguimiento de mujeres ya diagnosticadas y tratadas de cáncer de mama, con el fin de valorar la eficacia de determinados tratamientos o detectar una posible recidiva tumoral lo antes posible, es otra de las labores del radiólogo.



Mama – Resonancia Magnética de Mama



La resonancia magnética (RM) es una técnica de imagen que se utiliza para el diagnóstico.
Se basa en la utilización de un campo magnético y energía de radiofrecuencia y permite obtener imágenes del cuerpo.
Con las imágenes de RM se pueden analizar algunos aspectos que no es posible ver con las otras técnicas de imagen como la mamografía, la ecografía o la tomografía computarizada y en ocasiones concretas puede proporcionar información útil.
Cuándo puede indicarse la realización de una RM de Mama.
Se le puede indicar la realización de una RM de mama en algunas ocasiones, como:

Precisar la localización de la lesión, cuando es necesario para planificar la cirugía.
Definir mejor el tamaño de la lesión, cuando es necesario para el tratamiento.
Complementar la valoración de una lesión vista en la mamografía o la ecografía.
Diferenciar entre cicatrices y recaída de un tumor ya tratado.
Valorar las características de la lesión antes de iniciar el tratamiento de quimioterapia neoadyuvante (la que se administra antes de realizar la cirugía del tumor mamario) y monitorizar los cambios que se producen tras este tratamiento neoadyuvante.

La máquina de resonancia magnética es un tubo abierto por sus extremos.
Para poder hacerle la exploración se le colocará en una camilla boca abajo y después -mientras usted está acompañada por el personal de resonancia- la camilla se desplazará hasta que la zona de las mama esté en el centro del tubo. En ese momento la cabeza estará casi fuera del tubo.
La posición para hacer una resonancia magnética de mamas es imprescindible para realizarla adecuadamente; durante todo el tiempo permanecerá en la misma posición, boca abajo, con la cabeza apoyada y las mamas situadas en un dispositivo. Es fundamental no moverse nada durante la exploración para de las imágenes salgan nítidas y sean analizables.
Durante la exploración no notará ninguna molestia. Únicamente saber que la máquina cuando está obteniendo las imágenes hace un ruido intenso; para minimizar la molestia de este ruido se le proporcionarán unos tapones de cera o unos auriculares que le aminorarán la posible incomodidad generada por el ruido.
En ningún momento estará sola ya que desde fuera de la sala el personal que la está atendiendo le estará viendo y oyendo a través de un cristal.
El estudio completo dentro de la sala de RM durará entre 30 y 45 minutos.
La resonancia magnética de mama generalmente se hacen con la administración de contraste. Para inyectar el contraste el personal de enfermería le preguntará sobre antecedentes de alergia, enfermedades renal, o si está tomando alguna medicación, y si no hay ningún inconveniente, le pinchará en una vena del brazo o de la mano antes de pasar a la sala de resonancia.
El contraste que se utiliza en los estudios de RM de Mama está hecho en base a gadolinio y no es como los contrastes utilizados en radiología -contrastes yodados- ni como los contrastes utilizados con los ultrasonidos.
El contraste de gadolinio es un contraste muy seguro y generalmente no notará nada cuando se le inyecte; es excepcional que se noten molestias en la zona de la punción, nauseas u otras reacciones adversas. Si se produce alguna reacción adversa inesperada será inmediatamente atendida por médicos y enfermeros.
Al finalizar el examen, se moverá la camilla hacia la posición inicial, se le retirará la vía endovenosa y se le indicará que puede pasar a su cabina para vestirse. Si el personal sanitario lo considera necesario le indicará si hubiera que realizar algún cuidado particular.

Para poder analizar adecuadamente la RM de Mama es necesario hacerla en determinados días del ciclo menstrual, porque el estado hormonal influye de forma muy significativa en las imágenes que se obtienen.
En mujeres en edad fértil (premenopausicas) lo ideal es hacer la resonancia entre los días 6 y 13 del ciclo menstrual, incluso si se está siguiendo contracepción oral. En caso de terapia hormonal sustitutiva se recomienda interrupción del tratamiento hormonal al menos 4 semanas antes de la resonancia, pero en esos casos deberá consultar con el médico que le haya prescrito el tratamiento hormonal para coordinar de la mejor manera posible sus tratamientos y la realización de la resonancia.

La RM de Mama no suele requerir ninguna preparación, aunque en ocasiones se le puede indicar que esté en ayunas desde 4 horas antes de la exploración.
Si los espacios reducidos le producen ansiedad o sensación de miedo, puede venir acompañado de otra persona que puede estar con usted durante la exploración sin ningún inconveniente. Si esa sensación es muy intensa -claustrofobia- y cree que le va a ser muy difícil permanecer quieta en esa posición puede comentarlo con su médico por si considera oportuno prescribirle alguna medicación que le disminuya la ansiedad para tomarla antes de la exploración; si ha tomado alguna medicación de este tipo debe acudir a realizar la exploración con algún acompañante.

El personal de enfermería o técnicos de la unidad de resonancia magnética le recibirá y le hará algunas preguntas para conocer si se le puede hacer la resonancia o si hay alguna contraindicación. Si hubiera alguna contraindicación, le explicará que no es posible hacer la resonancia.

INFORMACIÓN GENERAL DEL PACIENTE:

¿Se le ha hecho alguna RM anteriormente?
¿Padece alguna enfermedad renal, asma o alergia respiratoria?
¿Tiene alergia a algún medicamento?
¿Tiene alergia a algún alimento?
¿Le han inyectado algún contraste radiológico anteriormente?
¿Está o puede estar embarazada?
¿Fecha de la última regla?
Está en periodo de lactancia materna?

DISPOSITIVOS QUE SON CONTRAINDICACIÓN ABSOLUTA
Si alguna respuesta es SI, usted no puede entrar en una sala de RM

Marcapasos
Desfibrilador
Suturas metálicas (clips) de aneurismas cerebrales
Neuroestimulador
Bioestimulador Implante coclear
Bombas de perfusión

DISPOSITIVOS Y SITUACIONES QUE ES NECESARIO CONOCER. PORQUE PUEDEN SERCONTRAINDICACIÓN RELATIVA O PUEDEN MODIFICAR LA FORMA DE REALIZACIÓN DE LA RESONANCIA
Si alguna respuestas es SI, el radiólogo responsable de la exploración valorará si es posible hacer una RM y cómo debe realizarse

¿ Tiene algún objeto metálico en el cuerpo (balín, alfiler ..) ?
¿ Le ha entrado algún cuerpo extraño metálico en los ojos ?
¿ Ha trabajado con soldaduras ?
¿ Lleva puesto algún catéter para medicación ?
Audífono
Implante en el oído
Cualquier tipo de clip o grapa quirúrgica
Prótesis ortopédica (cadera, rodilla, extremidades…)
Dispositivo de fijación de la columna
Prótesis de mama
Expansor de mama
Implante o prótesis de pene
Malla quirúrgica
D.I.U., diafragmas, etc…
Piercing

Si no hay ninguna contraindicación le acompañarán a una cabina y le indicarán la ropa que se debe quitar y le entregará una bata para llevar durante la exploración.
Le indicarán también que debe quitarse todas las cosas que por su composición no pueden llevarse al interior de una sala de resonancia como: hebillas, pendientes, reloj, tarjetas de crédito, tarjetas magnéticas, audífonos, pelucas, prótesis dentales retirables, etc… y cualquier material porque pueden interferir en el campo magnético de la RM

Un radiólogo, médico específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes radiológicos, supervisará el estudio de RM, analizará cuidadosamente las múltiples imágenes obtenidas y posteriormente realizará un informe que se enviará al medico que le haya solicitado la prueba.
El informe es un proceso que requiere tiempo y experiencia. Su médico le comunicará los resultados, tan pronto como sea posible.

Las imágenes de resonancia serán analizables sólo si es capaz de permanecer completamente inmóvil, mientras se obtienen las imágenes.
La presencia de un implante u otro objeto metálico puede dificulta la obtención de imágenes diagnósticas.
El tamaño del tubo tiene un diámetro limitado lo que puede impedir que algunas pacientes puedan ser colocadas de forma adecuada para hacer un estudio de RM.
La RM de mama no siempre distingue entre cáncer y una enfermedad benigna, pero ayuda en muchos aspectos al diagnóstico.



Mama – Biopsia de mama guiada por Resonancia Magnética



Es un estudio que utiliza la resonancia magnética como guía para realizar una punción biopsia.

La RM permite dirigir la aguja de punción con gran precisión para obtener una pequeña muestra que será estudiada posteriormente por un especialista (patólogo) para conocer el tipo de lesión.

Se utiliza la RM para localizar una lesión que no se ve en la mamografía ni en la ecografía. Se pretende llegar al punto exacto donde introducir la aguja para pinchar la lesión, con la mayor seguridad para la paciente.

El estudio se realiza en el Servicio de Radiodiagnóstico, en la sala de Resonancia Magnética. Se anestesia la piel para que las molestias sean mínimas. Una vez localizada la lesión, el radiólogo introduce una aguja para intentar extraer una muestra de tejido. En ocasiones puede ser necesario pinchar más de una vez.
El resultado de esta prueba se conocerá después de unos días y será usted informada por su médico de referencia.

Se realizará presión sobre la zona de la punción, para evitar el sangrado. En caso de estar en tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes deberá comunicarlo al médico solicitante y el día de la prueba.

A pesar de la adecuada elección de la técnica y de su correcta realización, pueden presentarse efectos indeseables, tanto los comunes derivados de la RM y el uso de contraste, como los específicos del procedimiento. La punción-biopsia es una técnica con pocas complicaciones, y cuando ocurren pueden ser fácilmente tratadas:

Leves y frecuentes. Hematoma: es la presencia de sangre en el lugar de la punción o en su trayecto, generalmente desaparece sin tratamiento y, en casos excepcionales, puede requerir de un pequeño corte en la piel para vaciarlo.
Graves y poco frecuentes. Infección relacionada con la punción, a pesar de la utilización de material estéril.

La alternativa a la punción biopsia con RM consiste, (aunque consideramos que este es el mejor método para llegar al diagnóstico) en la CIRUGÍA CONVENCIONAL, que se realiza en el quirófano y bajo anestesia general, practicando un corte en la piel para extraer una muestra del tejido a analizar.
Usted puede decidir no autorizar este procedimiento y, en ese caso, se realizarán controles radiográficos para determinar si se modifican o no las características de la lesión (tamaño, bordes, etc.).



Mama – Diagnóstico sin cirugía



Aproximadamente un 5-10 % de mujeres que se realizan Mamografías presentan imágenes (lesiones) no palpables con algún grado de sospecha.
Si la sospecha de cáncer es muy baja, una alternativa es realizar controles cortos (cada 6 meses) y prolongados (durante 2-3 años). Si la sospecha es ya significativa se recurre habitualmente a una Intervención Quirúrgica para conocer el Diagnóstico. Pero existe una alternativa a los controles y a la Cirugía : la BIOPSIA PERCUTÁNEA.
Con la Biopsia Percutánea pueden obtenerse muestras para analizarlas posteriormente. Su fiabilidad,en manos de Radiólogos y Anatomopatólogos competentes, suele ser similar a la alcanzada con una Intervención Quirúrgica Diagnóstica, con la ventaja de que no es necesaria la Anestesia General, ni el Ingreso Hospitalario, ni alterar la vida social, familiar o laboral de la paciente. Y además es más económica para el Sistema Sanitario.

La Biopsia Percutánea de lesiones mamarias no palpables puede llevarse a cabo con diversos equipos radiológicos y con diversos tipos de Agujas, y cada caso ha de ser evaluado de manera específica, con objeto de utilizar el más apropiado en cada paciente.
Cuando las imágenes radiológicas no resultan suficientemente aclaratorias , debe realizarse en muchos casos un análisis anatomopatológico para confirmar ( o descartar ) la presencia de un tumor maligno. De forma clásica, dicho análisis se obtenía extirpando quirúrgicamente un fragmento de tejido mamario que contenía la lesión. Pero desde hace algunos años resulta posible hacerlo sin necesidad de entrar en un quirófano y someterse a una intervención quirúrgica, por medio de las punciones mamarias ó Biopsias Percutáneas.
Mediante la punción pueden extraerse muestras de líquido, células o fragmentos de tejido que serán analizadas por médicos especialistas en Anatomía Patológica (Anatomopatólogos).
Existen varias clases de Biopsia Percutánea. El utilizar un tipo concreto de biopsia percutánea dependerá de diversos factores : tipo y nivel de información que se pretende alcanzar, tipo y tamaño de la lesión, y grado de visualización radiológica, fundamentalmente.
Entre las diversas clases de Biopsia Percutánea de la Mama, cabe citar:

Punción Aspirativa con Aguja Fina (P.A.A.F.)
Biopsia con Aguja Gruesa (B.A.G., ‘microbiopsia’)
Biopsia Asistida por Vacío (B.A.V., ‘mamotomía’)
Biopsia Escisional.
En las tres primeras se trata de obtener una muestra apropiada o representativa de la lesión, mientras que la Biopsia Escisional permite extraer la totalidad de la lesión.
La P.A.A.F. se realiza con agujas de muy fino calibre y, normalmente, no se requiere administrar anestesia local. El número de pinchazos es variable, según el tipo de muestra que se pretenda coger.
La B.A.G. se lleva a cabo con agujas algo más gruesas, de calibre 14-18 G habitualmente. También resulta bien tolerada y, normalmente, no se requiere administrar anestesia local, salvo en casos especiales. El número de punciones varía según diversos factores, pudiendo oscilar entre 2 y 10.
En la B.A.V. se requiere habitualmente el uso de una sofisticada tecnología que incluye dispositivos estereotáxicos digitales en Mesa Horizontal. El calibre de las agujas empleadas oscila entre 8 y 11 G. En este casos resulta necesaria la anestesia local en todos los casos. Gracias a sus características técnicas, la B.A.V. permite obtener unas muestras muy fiables a través de un solo orificio cutáneo, de modo que no es preciso introducir y sacar repetidas veces la aguja.

Con la Biopsia Escisional pueden extirparse lesiones de hasta 2 cm de tamaño, sin necesidad de someterse a una intervención quirúrgica. En casos de cáncer mamario, sin embargo, la lesión ha de ser más pequeña (no mayor de 1 cm), y la decisión de realizar el procedimiento ha de ser cuidadosa y reposadamente discutida con los médicos.
Cuando la lesión no se palpa con precisión, es necesario realizar la biopsia con ayuda de algún aparato radiológico: el Mamógrafo (aparato que hace mamografías) , el Ecógrafo (aparato con el que se realizan las ecografías), la Estereotaxia Digital en Mesa, la Resonancia magnética, etc. En estos casos, el procedimiento resulta más laborioso y difícil. Se requiere equipamiento adecuado y experiencia para realizar este tipo de punciones.
El análisis de la muestra extraída nos puede dar una información definitiva del diagnóstico de la lesión. La gran ventaja de la Biopsia Percutánea es que puede permitir conocer el diagnóstico sin necesidad de recurrir a una intervención quirúrgica. En los casos en los que el resultado resulte benigno, se habrá evitado entrar en un quirófano sin necesidad. Y en los casos de análisis maligno, podría programarse una única intervención quirúrgica de manera más adecuada y precisa. Finalmente, podría aplicarse un tratamiento médico en las pacientes con análisis maligno no candidatas a cirugía inicialmente.



RM – Resonancia Magnética de Mama



Es un estudio que utiliza la resonancia magnética como guía para realizar una punción biopsia.

La RM permite dirigir la aguja de punción con gran precisión para obtener una pequeña muestra que será estudiada posteriormente por un especialista (patólogo) para conocer el tipo de lesión.

Se utiliza la RM para localizar una lesión que no se ve en la mamografía ni en la ecografía. Se pretende llegar al punto exacto donde introducir la aguja para pinchar la lesión, con la mayor seguridad para la paciente.

El estudio se realiza en el Servicio de Radiodiagnóstico, en la sala de Resonancia Magnética. Se anestesia la piel para que las molestias sean mínimas. Una vez localizada la lesión, el radiólogo introduce una aguja para intentar extraer una muestra de tejido. En ocasiones puede ser necesario pinchar más de una vez.
El resultado de esta prueba se conocerá después de unos días y será usted informada por su médico de referencia.

Se realizará presión sobre la zona de la punción, para evitar el sangrado. En caso de estar en tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes deberá comunicarlo al médico solicitante y el día de la prueba.

A pesar de la adecuada elección de la técnica y de su correcta realización, pueden presentarse efectos indeseables, tanto los comunes derivados de la RM y el uso de contraste, como los específicos del procedimiento. La punción-biopsia es una técnica con pocas complicaciones, y cuando ocurren pueden ser fácilmente tratadas:
Leves y frecuentes. Hematoma: es la presencia de sangre en el lugar de la punción o en su trayecto, generalmente desaparece sin tratamiento y, en casos excepcionales, puede requerir de un pequeño corte en la piel para vaciarlo.
Graves y poco frecuentes. Infección relacionada con la punción, a pesar de la utilización de material estéril.

La alternativa a la punción biopsia con RM consiste, (aunque consideramos que este es el mejor método para llegar al diagnóstico) en la CIRUGÍA CONVENCIONAL, que se realiza en el quirófano y bajo anestesia general, practicando un corte en la piel para extraer una muestra del tejido a analizar.
Usted puede decidir no autorizar este procedimiento y, en ese caso, se realizarán controles radiográficos para determinar si se modifican o no las características de la lesión (tamaño, bordes, etc.).



RM – Biopsia de mama guiada por Resonancia Magnética



La resonancia magnética (RM) es una técnica de imagen que se utiliza para el diagnóstico.
Se basa en la utilización de un campo magnético y energía de radiofrecuencia y permite obtener imágenes del cuerpo.
Con las imágenes de RM se pueden analizar algunos aspectos que no es posible ver con las otras técnicas de imagen como la mamografía, la ecografía o la tomografía computarizada y en ocasiones concretas puede proporcionar información útil.
Cuándo puede indicarse la realización de una RM de Mama.
Se le puede indicar la realización de una RM de mama en algunas ocasiones, como:

• Precisar la localización de la lesión, cuando es necesario para planificar la cirugía.
• Definir mejor el tamaño de la lesión, cuando es necesario para el tratamiento.
• Complementar la valoración de una lesión vista en la mamografía o la ecografía.
• Diferenciar entre cicatrices y recaída de un tumor ya tratado.
• Valorar las características de la lesión antes de iniciar el tratamiento de quimioterapia neoadyuvante (la que se administra antes de realizar la cirugía del tumor mamario) y monitorizar los cambios que se producen tras este tratamiento neoadyuvante.

La máquina de resonancia magnética es un tubo abierto por sus extremos.
Para poder hacerle la exploración se le colocará en una camilla boca abajo y después -mientras usted está acompañada por el personal de resonancia- la camilla se desplazará hasta que la zona de las mama esté en el centro del tubo. En ese momento la cabeza estará casi fuera del tubo.
La posición para hacer una resonancia magnética de mamas es imprescindible para realizarla adecuadamente; durante todo el tiempo permanecerá en la misma posición, boca abajo, con la cabeza apoyada y las mamas situadas en un dispositivo. Es fundamental no moverse nada durante la exploración para de las imágenes salgan nítidas y sean analizables.
Durante la exploración no notará ninguna molestia. Únicamente saber que la máquina cuando está obteniendo las imágenes hace un ruido intenso; para minimizar la molestia de este ruido se le proporcionarán unos tapones de cera o unos auriculares que le aminorarán la posible incomodidad generada por el ruido.
En ningún momento estará sola ya que desde fuera de la sala el personal que la está atendiendo le estará viendo y oyendo a través de un cristal.
El estudio completo dentro de la sala de RM durará entre 30 y 45 minutos.
La resonancia magnética de mama generalmente se hacen con la administración de contraste. Para inyectar el contraste el personal de enfermería le preguntará sobre antecedentes de alergia, enfermedades renal, o si está tomando alguna medicación, y si no hay ningún inconveniente, le pinchará en una vena del brazo o de la mano antes de pasar a la sala de resonancia.
El contraste que se utiliza en los estudios de RM de Mama está hecho en base a gadolinio y no es como los contrastes utilizados en radiología -contrastes yodados- ni como los contrastes utilizados con los ultrasonidos.
El contraste de gadolinio es un contraste muy seguro y generalmente no notará nada cuando se le inyecte; es excepcional que se noten molestias en la zona de la punción, nauseas u otras reacciones adversas. Si se produce alguna reacción adversa inesperada será inmediatamente atendida por médicos y enfermeros.
Al finalizar el examen, se moverá la camilla hacia la posición inicial, se le retirará la vía endovenosa y se le indicará que puede pasar a su cabina para vestirse. Si el personal sanitario lo considera necesario le indicará si hubiera que realizar algún cuidado particular.

Para poder analizar adecuadamente la RM de Mama es necesario hacerla en determinados días del ciclo menstrual, porque el estado hormonal influye de forma muy significativa en las imágenes que se obtienen.
En mujeres en edad fértil (premenopausicas) lo ideal es hacer la resonancia entre los días 6 y 13 del ciclo menstrual, incluso si se está siguiendo contracepción oral. En caso de terapia hormonal sustitutiva se recomienda interrupción del tratamiento hormonal al menos 4 semanas antes de la resonancia, pero en esos casos deberá consultar con el médico que le haya prescrito el tratamiento hormonal para coordinar de la mejor manera posible sus tratamientos y la realización de la resonancia.

La RM de Mama no suele requerir ninguna preparación, aunque en ocasiones se le puede indicar que esté en ayunas desde 4 horas antes de la exploración.
Si los espacios reducidos le producen ansiedad o sensación de miedo, puede venir acompañado de otra persona que puede estar con usted durante la exploración sin ningún inconveniente. Si esa sensación es muy intensa -claustrofobia- y cree que le va a ser muy difícil permanecer quieta en esa posición puede comentarlo con su médico por si considera oportuno prescribirle alguna medicación que le disminuya la ansiedad para tomarla antes de la exploración; si ha tomado alguna medicación de este tipo debe acudir a realizar la exploración con algún acompañante.

Información general del paciente

¿Se le ha hecho alguna RM anteriormente?.
¿Padece alguna enfermedad renal, asma o alergia respiratoria?
¿Tiene alergia a algún medicamento?
¿Tiene alergia a algún alimento?
¿Le han inyectado algún contraste radiológico anteriormente?
¿Está o puede estar embarazada?
¿Fecha de la última regla?
¿Está en periodo de lactancia materna?

Dispositivos que son contraindicación absoluta
Si alguna respuesta es SI, usted no puede entrar en una sala de RM

Marcapasos
Desfibrilador
Suturas metálicas (clips) de aneurismas cerebrales
Neuroestimulador
Bioestimulador Implante coclear
Bombas de perfusión

Dispositivos y situaciones que es necesario conocer porque pueden ser contraindicación relativa o pueden modificar la forma de realización de la resonancia
Si alguna respuestas es SI, el radiólogo responsable de la exploración valorará si es posible hacer una RM y cómo debe realizarse

¿ Tiene algún objeto metálico en el cuerpo (balín, alfiler ..) ?
¿ Le ha entrado algún cuerpo extraño metálico en los ojos ?
¿ Ha trabajado con soldaduras ?
¿ Lleva puesto algún catéter para medicación ?
Audífono
Implante en el oído
Cualquier tipo de clip o grapa quirúrgica
Prótesis ortopédica (cadera, rodilla, extremidades…)
Dispositivo de fijación de la columna
Prótesis de mama
Expansor de mama
Implante o prótesis de pene
Malla quirúrgica
D.I.U., diafragmas, etc…
Piercing

Si no hay ninguna contraindicación le acompañarán a una cabina y le indicarán la ropa que se debe quitar y le entregará una bata para llevar durante la exploración.
Le indicarán también que debe quitarse todas las cosas que por su composición no pueden llevarse al interior de una sala de resonancia como: hebillas, pendientes, reloj, tarjetas de crédito, tarjetas magnéticas, audífonos, pelucas, prótesis dentales retirables, etc… y cualquier material porque pueden interferir en el campo magnético de la RM.

Un radiólogo, médico específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes radiológicos, supervisará el estudio de RM, analizará cuidadosamente las múltiples imágenes obtenidas y posteriormente realizará un informe que se enviará al medico que le haya solicitado la prueba.
El informe es un proceso que requiere tiempo y experiencia. Su médico le comunicará los resultados, tan pronto como sea posible.

Las imágenes de resonancia serán analizables sólo si es capaz de permanecer completamente inmóvil, mientras se obtienen las imágenes. La presencia de un implante u otro objeto metálico puede dificulta la obtención de imágenes diagnósticas.
El tamaño del tubo tiene un diámetro limitado lo que puede impedir que algunas pacientes puedan ser colocadas de forma adecuada para hacer un estudio de RM.
La RM de mama no siempre distingue entre cáncer y una enfermedad benigna, pero ayuda en muchos aspectos al diagnóstico.



Ecografía – Ecografía de mama



La ecografía son un exámen médico no invasivo, sus imágenes son obtenidas por ultrasonidos, es una prueba segura y no dolorosa, al no utilizar radiación ionizante (como se usa en los rayos X), no tiene riesgo para la salud.
Las imágenes por ultrasonido se capturan en tiempo real, pueden mostrar la estructura y el movimiento de los órganos internos del cuerpo, como así también la sangre que fluye por los vasos sanguíneos.
La prueba obtiene imágenes de las estructuras internas de la mama.
Se combina con “Ultrasonido Doppler” para evaluar la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos de la mama y así obtener información adicional sobre la lesión que se está estudiando.

Determinar las características de las lesiones de mama. El uso más habitual en la actualidad, es ayudar a diagnosticar las lesiones en la mama detectadas por usted misma o un médico durante un examen físico (como un bulto o secreción del pezón) y dar las características de lesiones potenciales observadas en una mamografía.
Las imágenes por ultrasonido pueden ayudar a determinar si una anormalidad es sólida (benigna o cancerosa), si está llena de fluido (quiste benigno) o si es a la vez quística y sólida. Además puede ayudar a mostrar características adicionales de la lesión y su área.
El ultrasonido Doppler se utiliza para evaluar el flujo sanguíneo en las lesiones de mama.
Se utiliza para la realización de biopsia de lesiones sospechosas ya que muestra imágenes en tiempo rela y son más fácil de abordar que con otras técnicas.

La mamografía es el único método diagnóstico que reduce las muertes por el cáncer de mama gracias a la detección precoz (screening, antes de que aparezcan manifestaciones del cáncer). Pero las mamografías no detectan todos los tipos de cáncer, algunas lesiones y anormalidades en la mama no son visibles o son difíciles de interpretar en las mamografías. En las mamas densas (abundante tejido glandular o tejido fibroso y menos grasa), la observación de muchos tipos de cáncer mediante mamografía puede ser difícil.
La ecografía y la resonancia magnética (RM) pueden ayudar a complementar la mamografía en la detección y clasificación de cánceres de mama. Cuando se utiliza ecografía para la exploración, en ocasiones se visualizan lesiones que pueden no ser cáncer (falsos positivos)

Realice su higiene habitual (ducha o baño), no se aplique cremas u otros aditivos.
Se le solicitará que se desvista hasta la cintura y que utilice una bata durante el procedimiento.

Es un exámen rápido (aproximadamente 20-30 minutos) y no doloroso.
Cuando se usa doppler puede oir el rudio del flujo sanguíneo (latido)
Estará tumbada en una camilla y esse le pedirá que cambie de posición durante el examen.
Se aplicará un gel tibio en la mama. El gel ayudará a que el transductor que mueve el radiólogo haga contacto con la mama y elimine bolsas de aire entre el transductor y la piel que pueden obstruir el paso de las ondas sonoras.
Generalmente no se producen molestias por la presión aplicada con el transductor. Sin embargo, si la exploración se realiza sobre una zona sensible, se puede experimentar una sensación de presión o un dolor leve causado por el transductor.
Una vez que se finaliza el proceso de toma de imágenes, se retira el gel de la pìel
Al terminar puede que se le pida a usted que se vista y que espere unos pocos minutos mientras se revisan las imágenes obtenidas por ultrasonido. Al finalizar el estudio puede hacer vida normal.

La ecografía mamaría debe ser realizada por médicos radiólogos entrenados y dedicados a las enfermedades de la mama, sus hallazgos deben completar a otras pruebas como la mamografía siempre por decisión del radiólogo.
Un radiólogo específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes de mama, analiza las imágenes y después enviará un informe firmado a su médico de atención primaria, o ginecólogo. En ciertos casos es posible que el radiólogo hable con usted de los hallazgos y si se debe realizar otras pruebas.

Beneficios

La ecografía no es invasiva ( no hay agujas o inyecciones).
No es dolorosa, es un método que se encuentra ampliamente disponible, es fácil de utilizar y es menos costoso que otros métodos por imágenes.
No utiliza radiación ionizante
Proporciona una imagen clara de los tejidos blandos que no se visualizan bien en las imágenes de mamografía.
Proporciona una imagen en tiempo real, por lo que es una buena herramienta para guiar procedimientos poco invasivos como las punciones por aspiración y biopsias.
Pueden ayudar a detectar lesiones en mujeres que tienen senos densos.
Ayudan a detectar y clasificar una lesión en la mama que no se pueda interpretar de manera adecuada mediante una mamografía.
Definen muchas lesiones, que a los radiólogos les presentan dudas en las mamografías, que se tratan de tejido normal ( lobulillos de grasa) o de quistes benignos.
Para la mayoría de las mujeres que tienen 30 años o más, se usará una mamografía junto con ecografía.
Para las mujeres con menos de 30 años, la ecografía por sí sola a menudo es suficiente para determinar si una lesión necesita una biopsia o no.

Riesgos

No se conocen efectos nocivos de los ultrasonidos diagnósticos en humanos.
La interpretación de sus hallazgos puede llevar a la realización de otros procedimientos adicionales como una ecografía de seguimiento, una punción o biopsia.
Muchas de las lesiones que se consideran dudosas resultan ser benignas.

Limitaciones

No reemplaza la mamografía anual y el examen clínico minucioso de las mamas
Muchos cánceres no se pueden visualizar con ecografía
Puede ser necesaria una biopsia para determinar si una lesión sospechosa es cáncer o no.
La mayoría de las lesiones que se biopsian no son cánceres.
No se detectan todas las microcalcificaciones que observa la mamografía y que indican cáncer en sus etapas inciales.
No reemplaza a las indicaciones de Resonancia Magnética que le explicará su radiólogo.